Lecturas del Domingo II del Tiempo de Adviento (Ciclo A)

«Una voz clama en el desierto: ‘Preparen el camino del Señor’»

A medida que avanzamos en el Adviento, la Primera Lectura introduce uno de los temas principales de este período del año: la paz. Isaías pinta un cuadro del mundo entero, de personas y animales viviendo juntos en armonía, dirigidos por un Rey que tiene todas las cualidades para gobernar con justicia.
También el Salmo habla de esta esperanza de paz y justicia para todos.
San Pablo, cuando escribe a los Romanos, menciona también la esperanza que se encuentra en la Escritura. Razón de más, pues, para que seamos tolerantes unos con otros, para que todos podamos dar gloria al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo. (Segunda lectura)
En el Evangelio de esta semana, Juan el Bautista aparece junto al río Jordán para rogar a la gente que se arrepienta y prepare el camino para el que ha de venir. Les dice que ser hijo o hija de Abraham no será suficiente para estar seguro de ser salvado. No hay lugar para la complacencia. La gente debe arrepentirse; cambiar su forma de vida.
Conscientes de las lecturas de esta semana, tal vez podamos mirar a nuestro alrededor y, de palabra o de hecho, animar a las personas a emprender su viaje para encontrarse con Jesús en Navidad. Seguimos orando por todos aquellos que viven en países donde no hay paz.

La Navidad es un día de gran alegría también exterior, pero es sobre todo un evento religioso por lo que es necesaria una preparación espiritual. En este tiempo de Adviento, dejémonos guiar por la exhortación del Bautista: “Preparen el camino al Señor, allanen sus senderos” (v. 3).
Nosotros preparamos el camino del Señor y allanamos sus senderos cuando examinamos nuestra conciencia, cuando escrutamos nuestras actitudes, cuando con sinceridad y confianza confesamos nuestros pecados en el sacramento de la penitencia. En este sacramento experimentamos en nuestro corazón la cercanía del reino de Dios y su salvación.

papa francisco
ángelus, 4 de diciembre 2016

Lectura del libro de Isaías 11, 1-10
Juzgará con justicia a los débiles

Saldrá una rama del tronco de Jesé
y un retoño brotará de sus raíces.
Sobre él reposará el espíritu del Señor:
espíritu de sabiduría y de inteligencia,
espíritu de consejo y de fortaleza,
espíritu de ciencia y de temor del Señor
– y lo inspirará el temor del Señor –.
Él no juzgará según las apariencias
ni decidirá por lo que oiga decir:
juzgará con justicia a los débiles
y decidirá con rectitud para los pobres del país;
herirá al violento con la vara de su boca
y con el soplo de sus labios hará morir al malvado.
La justicia ceñirá su cintura y la fidelidad ceñirá sus caderas.
El lobo habitará con el cordero y el leopardo
se recostará junto al cabrito; el ternero
y el cachorro de león pacerán juntos,
y un niño pequeño los conducirá;
la vaca y la osa vivirán en compañía,
sus crías se recostarán juntas,
y el león comerá paja lo mismo que el buey.
El niño de pecho jugará sobre el agujero de la cobra,
y en la cueva de la víbora meterá la mano el niño apenas destetado.
No se hará daño ni estragos en toda mi Montaña santa,
porque el conocimiento del Señor
llenará la tierra como las aguas cubren el mar.
Aquel día, la raíz de Jesé
se erigirá como emblema para los pueblos:
las naciones la buscarán y la gloria será su morada.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 71, 1-2. 7-8. 12-13. 17
R: ¡Ven, Señor, rey de justicia y de paz!

Concede, Señor, tu justicia al rey
y tu rectitud al descendiente de reyes,
para que gobierne a tu pueblo con justicia
y a tus pobres con rectitud. R

Que en sus días florezca la justicia
y abunde la paz, mientras dure la luna;
que domine de un mar hasta el otro,
y desde el Río hasta los confines de la tierra. R

Porque Él librará al pobre que suplica
y al humilde que está desamparado.
Tendrá compasión del débil y del pobre,
y salvará la vida de los indigentes. R

Que perdure su nombre para siempre
y su linaje permanezca como el sol;
que Él sea la bendición de todos los pueblos
y todas las naciones lo proclamen feliz. R

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma 15, 4-9
Cristo salva a todos los hombres

Hermanos:
Todo lo que ha sido escrito en el pasado, ha sido escrito para nuestra instrucción, a fin de que por la constancia y el consuelo que dan las Escrituras, mantengamos la esperanza. Que el Dios de la constancia y del consuelo les conceda tener los mismos sentimientos unos hacia otros, a ejemplo de Cristo Jesús, para que con un solo corazón y una sola voz, glorifiquen a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo.
Sean mutuamente acogedores, como Cristo los acogió a ustedes para la gloria de Dios. Porque les aseguro que Cristo se hizo servidor de los judíos para confirmar la fidelidad de Dios, cumpliendo las promesas que él había hecho a nuestros padres, y para que los paganos glorifiquen a Dios por su misericordia. Así lo enseña la Escritura cuando dice:
«Yo te alabaré en medio de las naciones, Señor,
y cantaré en honor de tu Nombre».

Palabra del Señor

Aleluya Lc 3, 4. 6
Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos.
Todos los hombres verán la Salvación de Dios

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo 3, 1-12
Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca

En aquellos días se presentó Juan el Bautista, proclamando en el desierto de Judea:
«Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca».
A él se refería el profeta Isaías cuando dijo: «Una voz grita en el desierto:
«Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos.»»
Juan tenía una túnica de pelos de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. La gente de Jerusalén, de toda la Judea y de toda la región del Jordán iba a su encuentro, y se hacía bautizar por él en las aguas del Jordán, confesando sus pecados.
Al ver que muchos fariseos y saduceos se acercaban a recibir su bautismo, Juan les dijo:
«Raza de víboras, ¿quién les enseñó a escapar de la ira de Dios que se acerca? Produzcan el fruto de una sincera conversión, y no se contenten con decir: “Tenemos por padre a Abraham”. Porque yo les digo que de estas piedras Dios puede hacer surgir hijos de Abraham. El hacha ya está puesta a la raíz de los árboles: el árbol que no produce buen fruto será cortado y arrojado al fuego.
Yo los bautizo con agua para que se conviertan; pero aquel que viene detrás de mí es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de quitarle las sandalias. Él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego. Tiene en su mano la horquilla y limpiará su era: recogerá su trigo en el granero y quemará la paja en un fuego inextinguible».

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Los invitamos a escuchar la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España, para este Domingo: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2022-12-04

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Salmo 71

Este salmo pide la bendición de Dios sobre un rey.
Posiblemente fue utilizado en la coronación de un nuevo rey en Jerusalén, un descendiente de David, y puede haber sido repetido anualmente para el aniversario de su ascensión.
Para el antiguo Israel, el rey era casi divino y Dios estaba en el corazón de todas las cosas; se recitaban oraciones para que el rey pudiera asegurar la riqueza, justicia y paz, es decir, prosperidad. Se consideraba que una sociedad era sólo en la medida en que todos tenían lo suficiente para vivir. El éxito del rey era, por lo tanto, no medido por su riqueza y la fuerza de su ejército, pero por la forma en que cuidaba de los pobres y necesitados.
Para su pueblo, el rey era, pues, un líder ideal, y rezaban para que él fuera como el Mesías esperado: el ungido y enviado por Dios para ocupar el trono de Israel. El lenguaje usado en este salmo es igualmente mesiánico, y el nuevo rey que exalta es, de hecho, el esperado rey ideal: el Mesías.
Los primeros cristianos vieron al mismo Jesús como el rey aclamado aquí. Su reino es interminable y llega hasta los confines de la tierra tal como la conocían. Jesús es el defensor de los pobres y oprimidos por excelencia; su reino es universal y eterno.
Se piensa que el referencia a gobernar de un mar a otro probablemente se refiere a la mar Mediterráneo hacia el Oeste, y el golfo Pérsico hacia el este. El gran río es el Éufrates.

Evangelio ~ Mt 3, 1-12

Mateo presenta a Juan Bautista como el profeta que forma el vínculo entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Su descripción de la ropa de Juan recuerda la austera vestimenta del profeta Elías. (2 Reyes 1, 8)

Preparar el camino
Mateo está citando a Isaías 40, 3. En aquellos días había pocas carreteras construidas artificialmente. Todos estos caminos fueron construidos originalmente por el rey para su propio uso: se llamaban la «carretera» del Rey y se guardaban en reparar como y cuando el rey las necesitaba. Juan aparece por primera vez predicando en el desierto de Judea, la región árida al oeste del Mar Muerto que se extiende hasta el valle del Jordán. La preparación que Juan predica es la del arrepentimiento, un cambio de corazón.

Bautizar con agua
El bautizar con agua por parte de Juan, puede haber estado relacionado con el lavamientos purificatorio de los esenios (una secta judía de la época de Jesús). El lavado ritual había sido practicado por varios grupos en Palestina entre el 150 a. y 250 d.C.

Raza de víboras
La predicación de Juan es contundente y directa, especialmente cuando los fariseos y saduceos se acercan a él. Esta es la primera vez que se mencionan en Evangelio de Mateo, y ambos grupos son vistos bajo una luz negativa. En línea con esto, se les trata como víboras, una serpiente cuya presencia es insospechada y mortal. Juan les advierte que no den por sentada la salvación; no es su derecho de nacimiento. Los judíos pensaban que el favor de Abraham con Dios era tan grande que todos sus descendientes estaban a salvo en la vida venidera.

No apto para llevar sus sandalias.
Mateo difiere de los otros escritores de los Evangelios cuando habla de ‘llevar’ las sandalias de Jesús en lugar de ‘desatarlas’. Esto puede reflejar una posterior enseñanza, que un discípulo debe hacer todo por su maestro como un esclavo haría por su amo, excepto quitarle los zapatos.

Con el abanico limpia su era
Los judíos no habían oído la voz de los profetas durante 400 años. Ellos creían que el Reino iba a ser inaugurado por un juicio en el que los pecadores serían condenados y perecerían. Esta expectativa fue compartida por Juan el Bautista, que retrata a Jesús discriminando entre el bien y el mal, usando la imagen de la cosecha de trigo y paja. El abanico era una pala con la que se lanzaba por los aires el trigo trillado. Los granos caen al suelo; la paja ligera, arrastrada por el viento, era reunida y quemada.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.