Lecturas del Domingo I del Tiempo de Adviento (Ciclo A)

Permanezcan despiertos

Al comienzo del año de la Iglesia, entramos en la maravillosa temporada de Adviento con una exhortación a «permanecer despiertos». Comenzamos un tiempo de preparación y anticipación mientras esperamos dar la bienvenida al Niño Jesús al mundo en Navidad. Cristo nos llama a cada uno de nosotros hoy a estar despiertos a su presencia en todo momento, para que podamos estar listos para saludarlo cuando regrese en gloria.
En el Evangelio, Jesús anima a sus seguidores a vivir en este estado de preparación y de anticipación, para que estén preparados para acoger al Hijo del Hombre cuando venga.
En la Primera Lectura, Isaías anuncia el Reino de Dios, el reino que estamos llamados a proclamar y vivir en nuestras propias vidas. Utilizando la imagen de una gran montaña, describe la presencia y la autoridad de Dios. Personas de todas las naciones serán atraídas al Señor y la paz reinará en todo el mundo. El Salmo es un canto de peregrino que habría sido cantado en los labios de los que entraban en Jerusalén. Este se convierte en nuestro propio canto peregrino al entrar en Adviento.
En la Segunda Lectura, Pablo nos llama a despertar a nuestra verdadera realidad. Somos hijos de la luz, y él nos anima a dejar de lado todo lo que desvía nuestra atención de Cristo. A lo largo del Adviento, sostenámonos unos a otros en oración.
Que la paz de Cristo esté con todos nosotros y su luz brille en nuestros corazones, para que también nosotros estemos listos para saludarlo en todos los que nos encontremos.

La espera de la venida de Jesús debe traducirse, por tanto, en un compromiso de vigilancia. Se trata sobre todo de maravillarse de la acción de Dios, de sus sorpresas y de darle primacía. Vigilancia significa también, concretamente, estar atento al prójimo en dificultades, dejarse interpelar por sus necesidades, sin esperar a que nos pida ayuda, sino aprendiendo a prevenir, a anticipar, como Dios siempre hace con nosotros.

papa francisco
ángelus, 1 de diciembre 2019

Lectura del libro de Isaías 2, 1-5
El Señor reúne a todas las naciones en la paz eterna del Reino de Dios

Palabra que Isaías, hijo de Amós, recibió en una visión, acerca de Judá y de Jerusalén:
Sucederá al fin de los tiempos,
que la montaña de la Casa del Señor
será afianzada sobre la cumbre de las montañas
y se elevará por encima de las colinas.
Todas las naciones afluirán hacia ella
y acudirán pueblos numerosos, que dirán:
«¡Vengan, subamos a la montaña del Señor,
a la Casa del Dios de Jacob!
Él nos instruirá en sus caminos
y caminaremos por sus sendas».
Porque de Sión saldrá la Ley y de Jerusalén,
la palabra del Señor.
Él será juez entre las naciones
y árbitro de pueblos numerosos.
Con sus espadas forjarán arados
y podaderas con sus lanzas.
No levantará la espada una nación contra otra
ni se adiestrarán más para la guerra.
¡Ven, casa de Jacob, y caminemos a la luz del Señor!

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 121, 1-2. 4-9
R: Vamos con alegría a la Casa del Señor

¡Qué alegría cuando me dijeron:
“Vamos a la Casa del Señor”!
Nuestros pies ya están pisando
tus umbrales, Jerusalén. R

Allí suben las tribus, las tribus del Señor
para celebrar el nombre del Señor.
Porque allí está el trono de la justicia,
el trono de la casa de David. R

Auguren la paz a Jerusalén:
«¡Vivan seguros los que te aman!
¡Haya paz en tus muros
y seguridad en tus palacios!» R

Por amor a mis hermanos y amigos,
diré: «La paz esté contigo».
Por amor a la Casa del Señor, nuestro Dios,
buscaré tu felicidad. R

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma 13, 11-14a
La salvación está cerca

Hermanos:
Ustedes saben en qué tiempo vivimos y que ya es hora de despertarse, porque la salvación está ahora más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe. La noche está muy avanzada y se acerca el día. Abandonemos las obras propias de la noche y vistámonos con la armadura de la luz. Como en pleno día, procedamos dignamente: basta de excesos en la comida y en la bebida, basta de lujuria y libertinaje, no más peleas ni envidias. Por el contrario, revístanse del Señor Jesucristo.

Palabra del Señor

Aleluya Sal 84, 8
¡Muéstranos, Señor, tu misericordia
y danos tu salvación!

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo 24, 37-44
Estén prevenidos y preparados

Gloria a Ti, Señor

Jesús dijo a sus discípulos:
«Cuando venga el Hijo del hombre, sucederá como en tiempos de Noé. En los días que precedieron al diluvio, la gente comía, bebía y se casaba, hasta que Noé entró en el arca;
y no sospechaban nada, hasta que llegó el diluvio y los arrastró a todos. Los mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre.
De dos hombres que estén en el campo, uno será llevado y el otro dejado. De dos mujeres que estén moliendo, una será llevada y la otra dejada.
Estén prevenidos, porque ustedes no saben qué día vendrá su Señor. Entiéndanlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, velaría y no dejaría perforar las paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora menos pensada».

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Los invitamos a escuchar la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España, para este Domingo I de Adviento: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2022-11-27

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

El Tiempo de Adviento

A lo largo de este período de Adviento, contrariamente a lo que los medios quieren hacernos creer, nos preparamos no sólo para las fiestas navideñas, los regalos y la buena comida, sino también, y lo más importante, para la venida del Señor.

Adviento significa Venida

De hecho nos preparamos para tres venidas:

  • La venida de Jesús, Emanuel; Dios hizo al hombre, nacido débil y vulnerable en Belén: la Primera Venida.
  • La venida en gloria de Jesús al final de los tiempos: la Segunda Venida.
  • La venida de Jesús en nuestros corazones – donde con María lo acogemos y le decimos SÍ: la Tercera Venida.

Nosotros mismos vivimos en el período de la historia entre la Primera y la Segunda Venida, y durante el Adviento, reflexionamos sobre esto. Velamos y esperamos con esperanza; preparamos un camino para el Señor; y anhelamos su venida para disipar nuestras tinieblas. El Adviento es también un tiempo en el que tratamos de prepararnos personalmente para la venida del Señor, mientras miramos nuestras vidas y reconocemos los momentos en los que no hemos dejado que su luz brille a través de nosotros.
Por eso el color de las vestiduras litúrgicas es el púrpura, el color del arrepentimiento. Con gran sentimiento de expectación y alegría podemos gritar en arameo, la lengua que usó el mismo Jesús:

“Maranatha: ¡Ven, Señor Jesús!”

Salmo 121 (122)

El salmo de esta semana es uno de los llamados ‘Salmos de las Ascensiones’, es decir, aquellos salmos relacionados con la peregrinación del pueblo de Israel a Jerusalén para las fiestas mayores (las fiestas de la Pascua, los Panes Ázimos y los Tabernáculos), como era requerido por la Ley (ver Deuteronomio 16, 16-17).
Este requisito fue visto como un esfuerzo emocionante en lugar de una tarea («Me regocijé cuando los escuché decir…»). Después de un viaje largo y probablemente extenuante, también había un gran alivio en el haber llegado. Es en Jerusalén donde se encuentra la casa de Dios, la casa del Señor.

Jerusalén es una ciudad construida en lo alto de una colina y bien protegida del ataque enemigo, como lo atestigua la referencia a puertas y murallas. La traducción no puede representar adecuadamente el estrecho vínculo entre las palabras «Paz» y «Jerusalén». De hecho, la palabra hebrea para Jerusalén ‘Ierushalaim’ contiene los mismos sonidos que ‘Shalom’, la palabra hebrea para paz: ‘sch-l-m’ e ‘I-r-sch-l-m’.

Esta paz, o Shalom, es más que un estado de no conflicto; es una sensación casi tangible de que Dios está presente, particularmente en el Templo, el lugar donde las doce tribus de Israel se reúnen para dar gracias y resolver cualquier discusión o disputa ante los tronos del juicio. Tal paz seguramente conduciría a la prosperidad y la seguridad. Para los cristianos contemporáneos, el llamado del salmista a orar por la paz de Jerusalén tiene una urgente relevancia.

Una introducción al Evangelio de San Mateo

Cada año, la temporada de Adviento marca el comienzo de un nuevo Año de la Iglesia y un nuevo año en el ciclo litúrgico de tres años. Este año, 2022-2023, es el Año A, cuando leemos el Evangelio según Mateo la mayoría de los domingos, mientras que Marcos viene en el Año B y Lucas en el Año C. Estos tres Evangelios se denominan sinópticos (del griego, ‘mirada conjunta’), y comparten más o menos la misma teología y visión de Jesús.

El Evangelio de Mateo suele encabezar la lista. Sin embargo, un estudio reciente ha establecido que la escritura de Mateo dependía de Marcos y que su texto griego no podía ser una traducción de un original arameo. Su Evangelio tal vez data de los años 80-90, ya que hace referencia a la destrucción del Templo de Jerusalén en el año 70 d.C. y al renacimiento del judaísmo después de eso. En el momento de su escritura, Pedro y Pablo habían muerto y el cristianismo se había extendido y desarrollado.

La mayoría de los académicos están de acuerdo en que Mateo era un cristiano judío educado de la segunda generación, que conocía bien el griego. Aparentemente estaba escribiendo para una audiencia judía, por lo que no intenta explicar las costumbres. Su estilo es conversacional, dándonos un retrato de Jesús como el Maestro supremo. Escribe en un griego excelente, pero también se refiere constantemente al pensamiento y la poesía hebrea.

Se cree que Mateo vivía fuera de Palestina, quizás en Antioquía de Siria, un pueblo con una gran población judía. Su trabajo fue difícil y delicado, ya que se esforzó por reconciliar a los fariseos y los nazarenos (como se llamaba a los seguidores de Jesús), los dos grupos sobrevivientes de la destrucción de Jerusalén, cada uno representando una rama diferente del judaísmo. Ningún otro evangelista hace tanto uso del Antiguo Testamento.

Los escritos de Mateo a veces se llaman el Evangelio ‘eclesiástico’, porque él es el único evangelista que usa la palabra ‘iglesia’ (ekklēsia), y su enseñanza dio forma a la Iglesia Primitiva. Nos da la primera fórmula bautismal y la forma familiar del Padrenuestro.

Mateo es representado como un hombre (a veces con alas), quizás porque su evangelio comienza con la genealogía de Cristo, mientras que los otros tres evangelistas están asociados con animales. Los primeros teólogos de la Iglesia, incluido San Ireneo de Lyon (120 a. C.), identificaron a los evangelistas con las cuatro «criaturas vivientes» que rodean el trono de Dios en Apocalipsis 4, 7, aunque también se encuentran tradiciones sobre cuatro criaturas celestiales en Ezequiel y Daniel.

Evangelio ~ Mt 24, 37-44

Mateo, Capítulo 24
A primera vista, puede parecer extraño que la Iglesia escogiera el capítulo 24 de los 28 capítulos del Evangelio de San Mateo para comenzar este ‘Año de Mateo’ y el tiempo de Adviento. Hay dos posibles explicaciones: una es que da continuidad a los discursos sobre el fin de los tiempos de las semanas anteriores (32-33 del tiempo ordinario). La segunda es que el Adviento espera la venida de Cristo en el juicio, a veces llamado la «Segunda Venida» o Parusía.

El Hijo del Hombre
Esta frase, de origen arameo, no indica una relación tradicional padre-hijo; más bien se utiliza para representar a un miembro individual de la especie humana: «un ser humano». Se encuentra primero en el profeta Daniel (7, 13-14) en una visión apocalíptica, y Mateo lo usa en relación con la Segunda Venida. El término enfatiza la humanidad de Jesús y su comunión con todos nosotros.

Los días de Noé
La gente en ese momento habría estado muy familiarizada con la historia de Noé. Sin embargo, lo que está en juego aquí no es comer, beber y casarse (ocupaciones en sí mismas no pecaminosas), sino el hecho de que las personas no eran conscientes de lo que sucedía a su alrededor.

Uno será tomado, el otro será dejado.
El que es tomado es el que Dios ha escogido; el otro, como la gente alrededor de Noé, estaba haciendo sus ocupaciones diarias, pero habían dejado que su espíritu interior se durmiera. Habían perdido su sentido de anticipación y vigilancia. Imágenes similares se encuentran en otras partes del Evangelio de Mateo, donde el Juicio es un tema principal: las ovejas y las cabras; las vírgenes prudentes y las insensatas; el trigo y la paja.

Tiempo de la Venida
El énfasis está en estar listo y alerta. Los lectores de Mateo esperaban que la Segunda Venida sucediera muy poco después de la muerte y resurrección de Jesús, pero como nada se materializó, comenzaron a desanimarse y regresar a sus viejas costumbres. Jesús les está recordando que estén preparados en todo momento. Saber la hora exacta en sí, no es lo importante.

El ladrón
Las casas palestinas a menudo se construían con ladrillos de arcilla; en consecuencia, eran relativamente fáciles de romper.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.