Lecturas del Domingo XXXIV del Tiempo Ordinario: Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo (Ciclo C)

‘Señor Jesús, acuérdate de mí’

Este domingo celebramos la Fiesta de Cristo Rey con la que concluye el año litúrgico.
La Primera Lectura describe la unción de David como Rey de Israel. Su pueblo lo describe como “uno de nosotros”, una persona que los ha guiado y pastoreado.
El Evangelio describe las reacciones de la gente ante la crucifixión de Jesús. Somos testigos de la humildad del ladrón que reconoce su pobreza y su maldad, y en silencio le pide a Jesús que se acuerde de él.
El Salmo es uno de regocijo y alabanza cuando el pueblo de Dios viene a la casa del Señor para celebrar su libertad.
San Pablo habla de la gracia y la alegría que nos ha llegado por la muerte y resurrección de Jesucristo. En Cristo, ganamos nuestra libertad a través del perdón de nuestros pecados (Segunda Lectura).
Hoy oramos, para saber desde lo más profundo del corazón, que somos pecadores amados y perdonados, acogidos por Dios a la luz de su gloria y alegría. Seguimos orando por la paz del mundo, y por todos los que sufren.

En este día, nos vendrá bien pensar en nuestra historia, y mirar a Jesús, y desde el corazón repetirle a menudo, pero con el corazón, en silencio, cada uno de nosotros: “Acuérdate de mí, Señor, ahora que estás en tu Reino. Jesús, acuérdate de mí, porque yo quiero ser bueno, quiero ser buena, pero me falta la fuerza, no puedo: soy pecador, soy pecadora. Pero, acuérdate de mí, Jesús. Tú puedes acordarte de mí porque tú estás en el centro, tú estás precisamente en tu Reino.” ¡Qué bien! Hagámoslo hoy todos, cada uno en su corazón, muchas veces. “Acuérdate de mí, Señor, tú que estás en el centro, tú que estas en tu Reino.”
La promesa de Jesús al buen ladrón nos da una gran esperanza: nos dice que la gracia de Dios es siempre más abundante que la plegaria que la ha pedido. El Señor siempre da más, es tan generoso, da siempre más de lo que se le pide: le pides que se acuerde de ti y te lleva a su Reino.
Jesús es el centro de nuestros deseos de gozo y salvación. Vayamos todos juntos por este camino.

papa francisco
homilíka, SOLEMNIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO
24 de noviembre 2013

Lectura del segundo libro de Samuel 5, 1-3
Ungieron a David como rey de Israel

Todas las tribus de Israel se presentaron a David en Hebrón y le dijeron: «¡Nosotros somos de tu misma sangre! Hace ya mucho tiempo, cuando aún teníamos como rey a Saúl, eras tú el que conducía a Israel. Y el Señor te ha dicho: «Tú apacentarás a mi pueblo Israel y tú serás el jefe de Israel.»»
Todos los ancianos de Israel se presentaron ante el rey en Hebrón. El rey estableció con ellos un pacto en Hebrón, delante del Señor, y ellos ungieron a David como rey de Israel.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 121, 1-2. 4-5
R: ¡Vamos con alegría a la Casa del Señor!

¡Qué alegría cuando me dijeron:
«Vamos a la Casa del Señor»!
Nuestros pies ya están pisando
tus umbrales, Jerusalén. R

Allí suben las tribus, las tribus del Señor
– según es norma en Israel –
para celebrar el nombre del Señor.
Porque allí está el trono de la justicia,
el trono de la casa de David. R

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Colosas 1, 12-20
Nos hizo entrar en el Reino de su Hijo muy querido

Hermanos: Darán gracias con alegría al Padre, que nos ha hecho dignos de participar de la herencia luminosa de los santos. Porque Él nos libró del poder de las tinieblas y nos hizo entrar en el Reino de su Hijo muy querido, en quien tenemos la redención y el perdón de los pecados.

Él es la Imagen del Dios invisible,
el Primogénito de toda la creación,
porque en Él fueron creadas todas las cosas,
tanto en el cielo como en la tierra,
los seres visibles y los invisibles,
Tronos, Dominaciones, Principados y Potestades:
todo fue creado por medio de Él y para Él.

Él existe antes que todas las cosas
y todo subsiste en Él.
Él es también la Cabeza del Cuerpo,
es decir, de la Iglesia.

Él es el Principio,
el Primero que resucitó de entre los muertos,
a fin de que Él tuviera la primacía en todo,
porque Dios quiso que en Él residiera toda la Plenitud.

Por Él quiso reconciliar consigo
todo lo que existe en la tierra y en el cielo,
restableciendo la paz por la sangre de su cruz.

Palabra del Señor

Aleluya Mc 11, 9. 10
¡Bendito el que viene en Nombre del Señor!
¡Bendito el Reino que ya viene.
el Reino de nuestro padre David!

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 23, 35-43
Señor, acuérdate de mí cuando llegues a tu Reino

Gloria a Ti, Señor

Después que Jesús fue crucificado, el pueblo permanecía allí y miraba. Sus jefes, burlándose, decían: «Ha salvado a otros: ¡que se salve a sí mismo, si es el Mesías de Dios, el Elegido!»
También los soldados se burlaban de Él y, acercándose para ofrecerle vinagre, le decían: «Si eres el rey de los judíos, ¡sálvate a ti mismo!»
Sobre su cabeza había una inscripción: «Este es el rey de los judíos.»
Uno de los malhechores crucificados lo insultaba, diciendo:
«¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros.»
Pero el otro lo increpaba, diciéndole: «¿No tienes temor de Dios, tú que sufres la misma pena que Él?
Nosotros la sufrimos justamente, porque pagamos nuestras culpas, pero Él no ha hecho nada malo.»
Y decía: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas a establecer tu Reino.»
Él le respondió: «Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso.»

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Te invitamos a escuchar la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España, para esta solemnidad: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2022-11-20

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Segunda Lectura: Col 1, 12-20

Colosas era una ciudad ubicada en el actual suroeste de Turquía. Aunque había una gran población judía, la mayoría de los nuevos cristianos eran aparentemente de origen gentil. La economía local giraba en torno a la lana y textiles.
Esta carta fue aceptada originalmente como una de las que auténticamente se le atribuían al mismo San Pablo, pero esto ha sido puesto en duda desde el siglo XIX, debido al lenguaje, estilo e ideas teológicas expresadA. La mayoría de los eruditos ahora consideran que fue escrito hacia el finales del siglo I DC por alguien familiarizado con la tradición paulina. En ese momento, el escribir en nombre de un autor importante y respetado era aceptado como una forma de homenaje.
El objetivo principal de la carta es brindar aliento y apoyo a los cristianos de Colosas, a menudo perseguidos y sufriendo por su fe. El autor también quiere corregir errores de creencias sobre los cuales se le habría informado (ver Colosenses 2).
Los versículos que rezamos hoy se pueden dividir en dos secciones: vv. 12–15 y vv. 15–20 .
La sección 1 da gracias al Padre que ha “creado un lugar para nosotros en el Reino del Hijo que ama”. Algunos han visto en la oposición entre la luz y las tinieblas una indicación de que estos versos podrían haber sido parte de una liturgia bautismal. Haciéndose eco de la huida de Egipto en el Éxodo, los cristianos han sido ‘sacados del poder de las tinieblas’. Como nuevos ciudadanos del Reino de Dios, obtenemos nuestra libertad a través del perdón de los pecados.
La sección 2 es un himno cristológico (ver también Filipenses 2, 6–11, o Efesios 1, 3–14 para himnos similares). Un buen número de estudiosos piensa que es la adaptación de un texto preexistente. Su tema principal es el papel de Cristo, que es visto como
• el que tiene dominio sobre toda la creación
• la cabeza (según el pensamiento griego, la fuente misma de la vida) de la Iglesia – es decir, todos los que somos el Cuerpo de Cristo Resucitado
• el que nos reconcilia con Dios. El pecado había alienado a toda la creación, y es por medio de Jesucristo, quien ‘hizo la paz con su muerte en el cruz’, que se nos da acceso directo a Dios.

Antecedentes históricos de la Fiesta

La Fiesta de Jesucristo nuestro Rey Universal ha sido celebrada este último domingo del año litúrgico por casi un siglo. La misma, señala el reinado de Cristo y el Fin de los Tiempos, cuando el reino de Jesús será establecido en toda su plenitud hasta los confines de la tierra. Esta fiesta conduce directamente Adviento, cuando anticipamos la segunda venida de Cristo.
La devoción a la realeza de Cristo fue abordada en la encíclica Quas Primas del Papa Pío XI (1925), que cita a Cirilo de Alejandría: “Cristo tiene dominio sobre todas las criaturas, un dominio no arrebatado por la violencia ni usurpado, sino por esencia y por naturaleza”. El Papa recordaba a los cristianos que su lealtad era hacia su gobernante espiritual en el cielo en lugar de cualquier líder terrenal (en una época en que el fascista Benito Mussolini era primer ministro italiano).

Evangelio: Lc 23, 35-43

Referencias del Antiguo Testamento
Lucas se basa en textos del Antiguo Testamento que le son familiares a sus lectores: Salmo 22, 6–8 para describir lo que le sucede a Jesús cuando es burlado por la multitud, un soldado y un criminal: ‘desprecio de la humanidad, … broma del pueblo’ y Sabiduría 2, 20: “Condenémosle a una muerte vergonzosa, ya que será cuidado, tenemos su palabra al respecto.

El Cristo crucificado es burlado
Las burlas dirigidas a Jesús recuerdan sus tentaciones en el desierto (Lucas 4, 1– 13). Jesús ahora es tentado a salvar su vida, no entregándola sino reteniéndola. Paradójicamente, las palabras usadas para mofarse de él son ciertas: «El Cristo de Dios’, ‘el Elegido’, ‘Rey de los judíos’.
El ‘buen ladrón’ es el que inicia respuestas positivas a Jesús. Él reconoce el reinado de Jesús. Jesús lo declara libre: es una absolución por Dios que «… lo ha puesto para juzgar a todos, vivos o muertos» (Hechos 10, 42).
La imagen de Cristo, nuestro Rey, en este Evangelio es muy diferente de la que dado a nosotros la segunda lectura de Colosenses. Sin embargo, las dos son complementarias. Las palabras del Prefacio de la Misa de este domingo lo ponen muy bellamente:

Como Rey reclama el dominio sobre toda la creación,
para que te presente a ti, su Padre todopoderoso,
un reino eterno y universal;
un reino de verdad y de vida,
un reino de santidad y gracia,
un reino de justicia, amor y paz.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

2 comentarios sobre “Lecturas del Domingo XXXIV del Tiempo Ordinario: Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo (Ciclo C)

  1. Unidos en la fe y en la Esperanza, les escribe el P. Angel Márquez, Párroco de Ntra. Sra. de la Milagrosa, en Mérida, Venezuela. Cuente con mi oración.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.