Lecturas del Domingo XXVII del Tiempo Ordinario (Ciclo C)

Los apóstoles dijeron al Señor: ¡Auméntanos la fe!

Las lecturas de este domingo nos invitan a pensar en términos de confianza y fidelidad y nos recuerdan que seamos pacientes.
Habacuc (primera lectura), siente que el Señor no está escuchando cuando pregunta por qué no se hace nada con respecto a la violencia y la indignación que ve. Pero el Señor le asegura que, cualesquiera que sean las circunstancias que lo rodean, la persona recta permanecerá fiel, confiando en Dios.
En el Evangelio, Jesús enseña sobre la fe y el servicio cuando los apóstoles le preguntan: “¡Auméntanos la fe!”. En este pasaje, los aleja de considerar la fe como una cantidad, para poner en práctica la fe que tienen. Jesús usa el tamaño de una semilla de mostaza para demostrar el poder de esa fe. En la siguiente parábola, advierte a los discípulos acerca de conocer el lugar de uno en los planes de Dios, en lugar de tener una actitud de «¿qué hay para mí?» Nuestra relación con Dios debe ser una de amor y servicio total e incondicional.
San Pablo nos dice que el don de la fe en Cristo es el Espíritu de poder, amor y dominio propio. Armados con este Espíritu, nunca debemos avergonzarnos de dar testimonio del Señor, incluso si eso significa ir contra la corriente o soportar dificultades. (Segunda Lectura)
El salmista nos exhorta: ‘¡Oh, si hoy escucharas su voz!’ Debemos presentarnos ante el Señor con el corazón abierto, dando gracias y alabando. Oremos por una profundización de nuestra propia fe y confianza en Dios, y para que nos guíe para usar los preciosos dones dados por Dios con un corazón de servicio. También recordamos a quienes sufren en la guerra y el conflicto en Ucrania y en todos los lugares de conflicto.

Me parece que todos nosotros podemos hacer nuestra esta invocación. También nosotros, como los apóstoles, decimos al Señor Jesús: “¡Auméntanos la fe!”. Sí, Señor, nuestra fe es pequeña, nuestra fe es débil, frágil, pero te la ofrecemos tal como es, para que Tú la hagas crecer. ¿Les parece que repitamos todos juntos esto: Señor, auméntanos la fe? ¿Lo hacemos? Todos: Señor auméntanos la fe. ¡Señor, auméntanos la fe. Señor auméntanos la fe! ¡Que nos la haga crecer, ¡eh!
Y el Señor, ¿qué cosa nos responde? Responde: “Si tuvieran fe como un grano de mostaza, habrían dicho a este sicómoro: ‘Arráncate y plántate en el mar’, y les habría obedecido”. La semilla de la mostaza es pequeñísima, pero Jesús dice que basta tener una fe así, pequeña, pero verdadera, sincera, para hacer cosas humanamente imposibles, impensables. ¡Y es verdad!»

papa francisco
homilía, casa santa marta
6 de octubre 2013

Lectura de la profecía de Habacuc 1, 2-3; 2, 2-4
El justo vivirá por su fidelidad

¿Hasta cuándo, Señor, pediré auxilio sin que Tú escuches, clamaré hacia ti: «¡Violencia!», sin que tú salves? ¿Por qué me haces ver la iniquidad y te quedas mirando la opresión? No veo más que saqueo y violencia, hay contiendas y aumenta la discordia. El Señor me respondió y dijo: Escribe la visión, grábala sobre unas tablas para que se la pueda leer de corrido. Porque la visión aguarda el momento fijado, ansía llegar a término y no fallará; si parece que se demora, espérala, porque vendrá seguramente, y no tardará. El que no tiene el alma recta, sucumbirá, pero el justo vivirá por su fidelidad.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial– 94
R:
¡Ojalá hoy escuchen la voz del Señor!

¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor,
aclamemos a la Roca que nos salva!
¡Lleguemos hasta él dándole gracias,
aclamemos con música al Señor. R

¡Entren, inclinémonos para adorarlo!
¡Doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó!
Porque Él es nuestro Dios,
y nosotros, el pueblo que Él apacienta,
las ovejas conducidas por su mano. R

Ojalá hoy escuchen la voz del Señor:
«No endurezcan su corazón como en Meribá,
como en el día de Masá, en el desierto,
cuando sus padres me tentaron y provocaron,
aunque habían visto mis obras.» R

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a Timoteo 1,6-8. 13-14
No te avergüences del testimonio de nuestro Señor

Querido hermano:
Te recomiendo que reavives el don de Dios que has recibido por la imposición de mis manos. Porque el Espíritu que Dios nos ha dado no es un espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y de sobriedad. No te avergüences del testimonio de nuestro Señor, ni tampoco de mí, que soy su prisionero. Al contrario, comparte conmigo los sufrimientos que es necesario padecer por el Evangelio, animado con la fortaleza de Dios. Toma como norma las saludables lecciones de fe y de amor a Cristo Jesús que has escuchado de mí. Conserva lo que se te ha confiado, con la ayuda del Espíritu Santo que habita en nosotros.

Palabra del Señor

Aleluya 1Ped 1, 25
La Palabra del Señor permanece para siempre.
Ésta es la palabra que les ha sido anunciada: el Evangelio

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 17, 5-10
Si tuvieras fe

Gloria a Ti, Señor

Dijo el Señor a sus discípulos: «Si tu hermano peca, repréndelo, y si se arrepiente, perdónalo. Y si peca siete veces al día contra ti, y otras tantas vuelve a ti, diciendo: «Me arrepiento, perdónalo». Los apóstoles le dijeron al Señor: «Auméntanos la fe.» Él respondió: «Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: «Arráncate de raíz y plántate en el mar,» ella les obedecería.
Supongamos que uno de ustedes tiene un servidor para arar o cuidar el ganado. Cuando este regresa del campo, ¿acaso le dirá: «Ven pronto y siéntate a la mesa»? ¿No le dirá más bien: «Prepárame la cena y recógete la túnica para servirme hasta que yo haya comido y bebido, y tú comerás y beberás después»? ¿Deberá mostrarse agradecido con el servidor porque hizo lo que se le mandó? Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les mande, digan: «Somos simples servidores, no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber»».

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Te invitamos a escuchar la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España, para este Domingo: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2022-10-02

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Salmo 94 (95)

Este salmo de alabanza es recitado todos los días por muchos de los religiosos, ordenados y laicos que rezan la Oración de Laudes de la Iglesia. Es una oración para el culto colectivo, a veces conocida como Venite: ‘Vamos…’ y sigue el patrón tradicional de un himno de elogio.
Primero viene un invitación a alabar al Señor usando movimientos físicos (bajar la cabeza, inclinarse, arrodillarse) y musical instrumentos, en este caso nuestra voz (salve el Señor con canciones).
Luego siguen las razones para alabar a Dios, generalmente introducidas con el palabra ‘por’ o ‘porque’. Finalmente hay una conclusión, generalmente expresando un deseo. Después de la alabanza inicial, también escuchamos la voz de Dios en la estrofa de conclusión. Al usar la palabra ‘hoy’, el deseo del Señor de que deberíamos recordar y aprender de los errores de los israelitas durante el Éxodo en Massah y Meriba: dos palabras que significan respectivamente ‘probando’ y ‘quejándose o peleando’ – donde se quejaron a Moisés porque no había comida.
Hicieron lo mismo más tarde cuando llegaron a un lugar donde no había agua; una vez más ellos cuestionaron la bondad de Dios. La audiencia del salmista y nosotros mismos en el presente siglo podemos aprender de la experiencia de los israelitas.

Evangelio ~ Lc 17, 5-10

Durante las últimas seis semanas, hemos acompañado a Jesús en su viaje hacia Jerusalén y su Pasión. Nuestra atención se ha centrado en la oposición a Jesús y sus discípulos. Lucas vuelve ahora al tema de la renovación y las exigencias del discipulado.

‘¡Aumenta nuestra fe!’
Jesús acaba de recordar a sus amigos que deben mostrar el tipo de amor y el perdón que la mayoría de la gente encuentra muy difícil, por lo que piden una aumento en la fe.

Fe del tamaño de un grano de mostaza
Jesús responde que lo que importa no es el tamaño de tu fe, sino que tengamos fe en todo y hagamos buen uso de ella. Familiarizado con el drama griego y sus convenciones, Lucas relata el palabras usando imágenes exageradas y gráficas para lograr un efecto memorable: el la semilla de mostaza es una de las más pequeñas que se encuentran. Fe del tamaño de una “semilla de mostaza” puede producir resultados sorprendentes.

Una morera arrancada y plantada en el mar
Aquí hay otra imagen gráfica. No solo un morera tiene una muy profunda y extensa raíz, pero sería casi imposible cultivarlo en agua de mar. Jesús da a sus discípulos otro ejemplo de los efectos inesperados de fe genuina.

‘¿Quién de ustedes le diría a su sirviente…?’
Esta parábola aparece sólo en el Evangelio de Lucas. Lucas utiliza la jerarquía social de su tiempo para ser entendido fácilmente por su audiencia. Él cita una situación que le habrá parecido absurda a los lectores del primer siglo: ningún amo comería después de su sirviente. La respuesta a la pregunta de Jesús sería claramente: ‘¡Claro que no!’

‘Solo hemos hecho lo que estábamos obligados a hacer’
Aquí Jesús señala que los discípulos tienen que actuar como humildes siervos, no con vistas a la propia glorificación o para ganar el favor de Dios, sino porque les pidió que hicieran esa tarea en particular. No podemos esperar alcanzar la gracia de Dios simplemente haciendo lo que él nos pide que hagamos, no más que los esclavos ganarían crédito al obedecer las órdenes de sus amos. En el mundo de hoy, podríamos hablar de servir a Dios en nuestras actividades diarias sin esperar otra recompensa que la certeza de su amor. La gracia de Dios se da gratuitamente a todos.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.