Lecturas del Domingo XXVI del Tiempo Ordinario (Ciclo C)

Es el Señor quien mantiene la fe para siempre

Nuestra fe en el Señor nos llama a actuar con justicia e integridad en todo momento. Las lecturas de este domingo, presentan un fuerte llamado a despertar de la complacencia y el comfort para que podamos enfocar nuestras vidas en el Señor y responder con compasión y amor a las necesidades de los pobres.
El profeta Amós (primera lectura) advierte a todos aquellos que se deleitan en vivir bien y en la seguridad de las cosas materiales. La suya es una falsa sensación de seguridad, y no se preocupan por los menos afortunados que ellos.
En cambio, el salmo canta la fidelidad y la justicia del Señor, que da de comer al hambriento, libera a los presos, cura a los heridos y consuela a los que lloran.
En la Segunda Lectura, se nos recuerda centrar nuestra vida en Cristo y, al hacerlo, estar llenos de fe, amor, paciencia y mansedumbre. La parábola evangélica hace eco de las advertencias del profeta Amós, y aquí la poderosa enseñanza de Jesús aborda de frente el desafío perenne de la riqueza y la pobreza. La sabiduría de los profetas habla de una verdad eterna que Jesús encarnó en sus valores, acciones y enseñanzas evangélicas. Jesús también habla como profeta: para algunos, la verdad de su Evangelio y Resurrección no será suficiente para que dejen de depender de la riqueza material y la seguridad. Esta semana, oremos unos por otros para que tengamos la gracia y la fuerza para permanecer centrados en Cristo. Que nuestra vida de oración nos lleve a responder con acción compasiva a las necesidades de nuestros hermanos y hermanas menos afortunados en todo el mundo.

El pobre Lázaro a la puerta del rico de James Tissot

Hoy, nos hará bien preguntarnos: ¿dónde está mi confianza? ¿En el Señor o soy un pagano, que confía en las cosas, en los ídolos que yo he hecho? ¿Todavía tengo un nombre o he comenzado a perder el nombre y le llamo ‘Yo’? ¿Yo, me, conmigo, para mí, solamente yo? Para mí, para mí… siempre ese egoísmo: ‘yo’. Esto no nos da la salvación.

papa francisco
homilía, casa santa marta
20 de marzo 2014

Lectura de la profecía de Amós 6, 1a. 4-7
Se terminará la orgía de los libertinos

¡Ay de los que se sienten seguros en Sión! Acostados en lechos de marfil y apoltronados en sus divanes, comen los corderos del rebaño y los terneros sacados del establo. Improvisan al son del arpa, y como David, inventan instrumentos musicales; beben el vino en grandes copas y se ungen con los mejores aceites, pero no se afligen por la ruina de José.
Por eso, ahora irán al cautiverio al frente de los deportados, y se terminará la orgía de los libertinos.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial– 112
R: ¡Alaba al Señor, alma mía!

El Señor hace justicia a los oprimidos
y da pan a los hambrientos.
El Señor libera a los cautivos. R

El Señor abre los ojos de los ciegos
y endereza a los que están encorvados.
El Señor ama a los justos
y protege a los extranjeros. R

Sustenta al huérfano y a la viuda
y entorpece el camino de los malvados.
El Señor reina eternamente, reina tu Dios, Sión,
a lo largo de las generaciones. R

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a Timoteo 6, 11-16
Observa lo que está prescrito, hasta la Manifestación de nuestro Señor Jesucristo

Hombre Dios, practica la justicia, la piedad, la fe, el amor, la constancia, la bondad. Pelea el buen combate de la fe, conquista la Vida eterna, a la que has sido llamado y en vista de la cual hiciste una magnífica profesión de fe, en presencia de numerosos testigos.
Yo te ordeno delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y delante de Cristo Jesús, que dio buen testimonio ante Poncio Pilato: observa lo que está prescrito, manteniéndote sin mancha e irreprensible hasta la Manifestación de nuestro Señor Jesucristo, Manifestación que hará aparecer a su debido tiempo el bienaventurado y único Soberano, el Rey de los reyes y Señor de los señores, el único que posee la inmortalidad y habita en una luz inaccesible, a quien ningún hombre vio ni puede ver.
¡A Él sea el honor y el poder para siempre! Amén.

Palabra del Señor

Aleluya 2Cor 8, 9
Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre por nosotros,
a fin de enriquecernos con su pobreza.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 16, 19-31
Has recibido bienes y Lázaro recibió males; ahora él encuentra aquí su consuelo, y tú, el tormento

Gloria a Ti, Señor

Jesús dijo a los fariseos:
«Había un hombre rico que se vestía de púrpura y lino finísimo y cada día hacía espléndidos banquetes. A su puerta, cubierto de llagas, yacía un pobre llamado Lázaro, que ansiaba saciarse con lo que caía de la mesa del rico; y hasta los perros iban a lamer sus llagas.
El pobre murió y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. El rico también murió y fue sepultado.
En la morada de los muertos, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro junto a él. Entonces exclamó: «Padre Abraham, ten piedad de mí y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en el agua y refresque mi lengua, porque estas llamas me atormentan.»
«Hijo mío, respondió Abraham, recuerda que has recibido tus bienes en vida y Lázaro, en cambio, recibió males; ahora él encuentra aquí su consuelo, y tú, el tormento. Además, entre ustedes y nosotros se abre un gran abismo. De manera que los que quieren pasar de aquí hasta allí no pueden hacerlo, y tampoco se puede pasar de allí hasta aquí.»
El rico contestó: «Te ruego entonces, padre, que envíes a Lázaro a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos: que él los prevenga, no sea que ellos también caigan en este lugar de tormento.»
Abraham respondió: «Tienen a Moisés y a los Profetas; que los escuchen.»
«No, padre Abraham, insistió el rico. Pero si alguno de los muertos va a verlos, se arrepentirán.»
Pero Abraham respondió: «Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, aunque resucite alguno de entre los muertos, tampoco se convencerán.»»

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Como cada Domingo, te compartimos la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2022-09-25

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Segunda Lectura ~ 1Tim 6, 11-16

Esta semana llegamos al capítulo final de la Primera Carta a Timoteo, que hemos estado leyendo y orando durante la última quincena. Timoteo fue un compañero cercano de Pablo, nacido de una mezcla de padres judíos y paganos. Acompañó a Pablo en varias misiones después de su primer encuentro en Listra (Hechos 16, 1-2).
Aquí se le describe como «un hombre consagrado a Dios»: un expresión aplicada a menudo a los profetas en el Antiguo Testamento (p. Deuteronomio 33, 1), que llama la atención sobre la responsabilidad espiritual de líderes de la iglesia.
El lenguaje usado en los vv. 11-12 es uno de conflicto: ‘Lucha contra el buen combate’ (recordando la apertura de nuestro himno moderno). Timoteo puedo haber profesado públicamente, con motivo de su bautismo, que Jesús es el Señor: un acto de subversión hacia las fuerzas romanas.
La bendición final bien pudo haber sido un antiguo himno litúrgico de inspiración greco-judía. Nos invita a contrastar a Dios, “bienaventurado y único soberano de todo» con César, el emperador romano cuyo poder divino los cristianos no podían reconocer.
El lenguaje «el Rey de reyes y el Señor de los señores» también es atrevido, ya que tales términos normalmente estaban reservados para el mismo emperador.
Aquí, estas cualidades, parecen atribuirsele a Cristo, quien es ‘el único inmortal…’, enfatizando su trascendencia y superioridad sobre los gobernantes terrenales.

Evangelio ~ Lc 16, 19-31

El rico y el pobre Lázaro

El Evangelio de esta semana sigue a la del domingo pasado y trata sobre las actitudes hacia el dinero y las posesiones. Ambas historias ocurren solo en Lucas (Cap. 16); el de esta semana es a veces llamado ‘Dives and Lázaro’, aunque Dives no es un nombre propio y simplemente significa «rico» en latín. De manera similar, ‘Lazar’ en latín, denota una persona infectada con una enfermedad repulsiva, aunque durante los tiempos del Nuevo Testamento ‘Lázaro’ era un nombre griego popular que significa «Dios ha ayudado». Cuentos similares existían en la literatura popular egipcia y fueron contadas por los rabinos del momento; es posible que estemos leyendo un adaptación de tal historia. Jesús se dirige aquí a los fariseos, a quienes acaba de describir como personas «que amaban el dinero” (v. 14). Eran conocidos por la observancia escrupulosa de la Ley y su creencia en la vida después de la muerte viéndose, a sí mismos, como hijos de Abraham.

Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino fino
Estas pocas palabras prepararon inmediatamente la escena. Ambas prendas sólo podían ser usadas por una persona muy rica. El tinte púrpura, hecho de cierto tipo de caracol encontrado en la costa de Siria y Palestina, era muy caro, como lo eran las finas ropas interiores de lino egipcio.

A su puerta yacía un pobre llamado Lázaro
Otro indicio de la gran riqueza del hombre: vive en una mansión cerrada. La palabra traducida aquí como ‘poner’ también implica la idea de ser ‘abandonado’ o ‘tirado’ por ahí. Lázaro no fue allí por su propia voluntad. El estrés está en su impotencia Su único estatus es su nombre: de hecho, es el único personaje principal en un parábola de Jesús con su propio nombre. (Este Lázaro no es la misma persona que el hermano de María y Marta, amiga de Jesús que resucita en el evangelio de Juan (Juan 11).)

Las sobras que cayeron de la mesa del rico
Durante un banquete, los invitados usaban pan para limpiar su plato o la grasa en sus manos y tiraban debajo de la mesa donde los perros comían las sobras.

El seno de Abraham
Término judío contemporáneo para el lugar donde los piadosos iban a esperar el resurrección al final de los tiempos. Puede aludir al banquete celestial, el lugar de honor estaba al lado del anfitrión; el huésped podría reclinarse en el el seno del anfitrión. Por el contrario, Hades (en hebreo Sheol) era el inframundo, la morada de los muertos, aquí descrito como un lugar de tormento.

“Padre Abraham, ten piedad de mí y envía a Lázaro…”
Ser hijo de Abraham no garantizaba la salvación. Incluso desde su tormento, el hombre rico todavía se comporta como el Amo y trata de dar órdenes. El está siendo castigado no por ser rico, sino por ser indiferente a la difícil situación de los pobres.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.