Lecturas del Domingo XIX del Tiempo Ordinario (Ciclo C)

Jesús dijo: “Porque donde esté su tesoro,
allí estará también su corazón”.

Las lecturas de hoy nos recuerdan que Dios nos ha elegido a todos como suyos. También destacan la importancia de nuestra humilde fe y confianza en Dios, quien nos llama a “cobrar valor con alegría” en el mundo.
La Primera Lectura recuerda la noche de Pascua, cuando los esclavos judíos pusieron su confianza en Dios y escaparon de la opresión del Faraón.
En el Evangelio, Jesús enseña que si bien el Reino de Dios, en un sentido, ya ha llegado, en otro aún está por llegar: es a la vez un don y un desafío para nosotros. Por lo tanto, es vital que estemos despiertos para encontrarnos con el Maestro cada vez que regrese, entregando nuestros corazones a los tesoros inagotables de su reino.
La Segunda Lectura medita sobre la historia de Israel, invitándonos a imitar a personas como Abraham y Sara como modelos de fe. La fe es la virtud que nos permite seguir velando y esperando la presencia del Señor en los altibajos de nuestra vida cotidiana.
El salmista celebra a todos los pueblos: mujeres y hombres que son elegidos por el Señor y, a su vez, depositan en él su confianza y esperanza.
Quizás esta semana podamos tomar nuestra oración del tema de hoy: Padre, por favor aumenta nuestra confianza en ti, para que podamos vivir con alegría y con valentía.


Y todo esto que Jesús nos dice, se resume en un famoso dicho de Jesús: «Dónde está tu tesoro, allí estará también tu corazón». El corazón que desea, todos nosotros tenemos un deseo. La pobre gente que no tiene deseos, deseo de ir hacia adelante, hacia el horizonte. Para nosotros cristianos este horizonte es el encuentro con Jesús, el encuentro precisamente con Él, que es nuestra vida, nuestra alegría, lo que nos hace felices.

papa francisco
homilía, 11 de agosto 2013

Lectura del libro de la Sabiduría 18, 6-9
Con una misma acción castigabas a los enemigos y nos honrabas llamándonos a ti

Aquella noche fue dada a conocer de antemano a nuestros padres, para que, sabiendo con seguridad en qué juramentos habían creído, se sintieran reconfortados.
Tu pueblo esperaba, a la vez, la salvación de los justos y la perdición de sus enemigos; porque con el castigo que infligiste a nuestros adversarios, tú nos cubriste de gloria, llamándonos a ti.
Por eso, los santos hijos de los justos ofrecieron sacrificios en secreto, y establecieron de común acuerdo esta ley divina: que los santos compartirían igualmente los mismos bienes y los mismos peligros; y ya entonces entonaron los cantos de los Padres.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 32, 1. 12. 18-22
R:
¡Feliz el pueblo que el Señor se eligió como herencia!

Aclamen, justos, al Señor:
es propio de los buenos alabarlo.
¡Feliz la nación cuyo Dios es el Señor,
el pueblo que él se eligió como herencia! R

Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles,
sobre los que esperan en su misericordia,
para librar sus vidas de la muerte
y sustentarlos en el tiempo de indigencia. R

Nuestra alma espera en el Señor:
Él es nuestra ayuda y nuestro escudo.
Señor, que tu amor descienda sobre nosotros,
conforme a la esperanza que tenemos en ti. R

Lectura de la carta a los Hebreos 11, 1-2. 8-19
Esperaba la ciudad cuyo arquitecto y constructor iba a ser Dios

Hermanos:
La fe es la garantía de los bienes que se esperan, la plena certeza de las realidades que no se ven. Por ella nuestros antepasados fueron considerados dignos de aprobación.
Por la fe, Abraham, obedeciendo al llamado de Dios, partió hacia el lugar que iba a recibir en herencia, sin saber a dónde iba. Por la fe, vivió como extranjero en la Tierra prometida, habitando en carpas, lo mismo que Isaac y Jacob, herederos con él de la misma promesa.
Porque Abraham esperaba aquella ciudad de sólidos cimientos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.
También por la fe, Sara recibió el poder de concebir, a pesar de su edad avanzada, porque juzgó digno de fe al que se lo prometía. Y por eso, de un solo hombre, y de un hombre ya cercano a la muerte, nació una descendencia numerosa como las estrellas del cielo e incontable como la arena que está a la orilla del mar.
Todos ellos murieron en la fe, sin alcanzar el cumplimiento de las promesas: las vieron y las saludaron de lejos, reconociendo que eran extranjeros y peregrinos en la tierra.
Los que hablan así demuestran claramente que buscan una patria; y si hubieran pensado en aquella de la que habían salido, habrían tenido oportunidad de regresar. Pero aspiraban a una patria mejor, nada menos que la celestial. Por eso, Dios no se avergüenza de llamarse «su Dios» y, de hecho, les ha preparado una Ciudad. Por la fe, Abraham, cuando fue puesto a prueba, presentó a Isaac como ofrenda: él ofrecía a su hijo único, al heredero de las promesas, a aquel de quien se había anunciado: De Isaac nacerá la descendencia que llevará tu nombre. Y lo ofreció, porque pensaba que Dios tenía poder, aun para resucitar a los muertos.
Por eso recuperó a su hijo, y esto fue como un símbolo.

Palabra del Señor

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 12, 35-40
Estén preparados

Gloria a Ti, Señor

«Estén preparados, ceñidos y con las lámparas encendidas. Sean como los hombres que esperan el regreso de su señor, que fue a una boda, para abrirle apenas llegue y llame a la puerta. ¡Felices los servidores a quienes el señor encuentra velando a su llegada!
Les aseguro que él mismo recogerá su túnica, los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirlos. ¡Felices ellos, si el señor llega a medianoche o antes del alba y los encuentra así! Entiéndanlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, no dejaría perforar las paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada».

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Salmo 32 (33)

Los salmos se pueden definir como «oración poética» o «poemas de oración». Este salmo de alabanza es un buen ejemplo de uno de las más comunes características de la poesía hebrea: paralelismo – especialmente adecuado para los textos diseñados para ser leídos en voz alta. Su función no es diferente a la rima en poesía europea convencional.
El texto está estructurado en dos líneas, donde la repetición ayuda al oyente a comprender mejor que se dice. La segunda línea hace eco y amplifica la primera:

El Señor mira a los que le temen,
sobre los que esperan en su amor.
Para rescatar sus almas de la muerte
para mantenerlos vivos en ela indigencia.

El salmista también nos recuerda que la adoración debe ser gozosa. Esta alegría surge de nuestra felicidad en el conocimiento de que somos ‘las personas que él ha escogido como herencia”.
El Señor mantiene una vigilancia constante sobre nosotros: él es ‘nuestra ayuda y escudo’, y a su vez podemos estar seguros de su amor y ‘poner toda nuestra esperanza’ en él.
Nuestra espera en el Señor resuena la paciente vigilancia de aquellos esperando a su amo en el texto del evangelio de hoy.

Evangelio ~ Lc 12, 35-40 (versión corta)

El extracto de hoy consiste en dos breves parábolas que dan consejos a los discípulos. Deben estar preparados, leales y vigilantes hasta la segunda venida del Señor. Cuando Lucas escribía su Evangelio, la gente esperaba que el Señor regresara muy pronto, aunque no se sabía ni la hora ni el día. Deben por lo tanto estar listos.

‘Mira que estés vestido para la acción’
La traducción literal sería ‘Cíñete los cintos’, es decir, recógete la túnica larga en el cinturón, para que pueda moverse más libremente. Esta expresión también fue utilizado en el momento de la Pascua cuando los judíos se preparaban para salir de Egipto (Éxodo 12, 11). También se aplicaría a los peregrinos en el camino a Jerusalén, ya que haría mucho más fácil caminar largas distancias.

Los siervos esperando a que su amo regrese de la fiesta de bodas
La fiesta de bodas es una analogía del banquete mesiánico. Los judíos esperaban un gran banquete cuando el viniera el Mesías. La alegría y la celebración de una boda reflejan la organización típica de los hogares de la época como amo y sirvientes, pero aquí el sirviente representa el seguidor cristiano (ver también Romanos 1, 1), y el maestro es Jesús. Esta parábola es similar a la historia de las diez damas de honor en Mateo (Mt 25, 1–13).

Se pondrá un delantal… y los atenderá.
La inversión de roles donde el amo atiende al sirviente es significativa, recordando el modo de actuar de Jesús en la Última Cena, cuando lava los pies de los discípulos (Juan 13, 1-15). Del mismo modo leemos más adelante en el Evangelio de Lucas: “Porque quién es el mayor; el de la mesa o el que sirve? El de la mesa, seguramente? Sin embargo, heme aquí entre ustedes como el que sirve’. (Lucas 22, 27)

Puede ser en la segunda vigilia que venga, o en la tercera
Los judíos contaban tres ‘relojes’ (el tiempo que un guardia estaba de servicio nocturno), mientras que los romanos contaron cuatro. La segunda vigilia sería después de la medianoche; la tercera, justo antes del amanecer. Pero el tiempo real es irrelevante; lo que importa es estar listo.

Un ladrón rompiendo la pared de su casa
Las casas palestinas tenían paredes hechas de varias capas de barro seco y eran fáciles de romper.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.