Lecturas del Domingo XIII del Tiempo Ordinario (Ciclo C)

‘Sígueme’

Las lecturas de este domingo se enfocan en el compromiso necesario para responder al llamado del Señor, un recordatorio de que la verdadera fe viene del corazón.
El Evangelio habla del compromiso incondicional que Jesús exigió de sus seguidores, no de la coerción, como sugirieron Santiago y Juan. Jesús hace conscientes a los tres que pasan al frente de lo que realmente significa seguirlo: no es para imaginarlo como una opción a tiempo parcial o “fácil”. Jesús no quiere que sus discípulos duden.
En la Primera Lectura, Eliseo responde rápidamente a ser ‘ungido’ por Elías. Muestra su deseo de servir al Señor al dejar su sustento y su hogar, siguiendo a Elías con las manos vacías.
En la Segunda Lectura, San Pablo enfatiza la importancia de la libertad. Sin embargo, advierte a los gálatas, y también a nosotros, que esto no es una excusa para la autoindulgencia. El Espíritu nos guiará para que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Vivir en libertad nos anima a asumir la responsabilidad total de nuestras propias vidas, en lugar de culpar a los demás por cualquier dificultad personal.
Si, como el salmista, confiamos y seguimos el camino de la vida del Señor, nos conducirá al gozo eterno.
Oremos esta semana por la gracia de la libertad para poder aceptar incondicionalmente la voluntad de Dios para con nosotros. También continuamos orando por la paz en todo el mundo, y especialmente por la gente de Ucrania y Europa del Este.

La Iglesia para seguir a Jesús es itinerante, actúa con prontitud, deprisa y decidida. El valor de estas tres condiciones puestas por Jesús ―itinerancia, prontitud y decisión― no radica en una serie de “noes” a las cosas buenas e importantes de la vida. El acento, más bien, hay que ponerlo en el objetivo principal: ¡convertirse en discípulo de Cristo! Una elección libre y consciente, hecha por amor, para corresponder a la gracia inestimable de Dios, y no un modo de promoverse a sí mismo.

papa francisco
ángelus, 30 de junio 2019

Lecturas del primer libro de los Reyes 19, 16b. 19-21
Eliseo partió y fue detrás de Elías

El Señor dijo a Elías: «A Eliseo, hijo de Safat, de Abel Mejolá, lo ungirás profeta en lugar de ti.»
Elías partió de allí y encontró a Eliseo, hijo de Safat, que estaba arando. Delante de él había doce yuntas de bueyes, y él iba con la última. Elías pasó cerca de él y le echó encima su manto.
Eliseo dejó sus bueyes, corrió detrás de Elías y dijo: «Déjame besar a mi padre y a mi madre; luego te seguiré.»Elías le respondió: «Sí, puedes ir. ¿Qué hice yo para impedírtelo?»
Eliseo dio media vuelta, tomó la yunta de bueyes y los inmoló. Luego, con los arneses de los bueyes, asó la carne y se la dio a su gente para que comieran. Después partió, fue detrás de Elías y se puso a su servicio.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 15, 1-2a. 5. 7-11
R: Señor, Tú eres la parte de mi herencia

Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti.
Yo digo al Señor: «Señor, tú eres mi bien.»
El Señor es la parte de mi herencia y mi cáliz,
¡tú decides mi suerte! R

Bendeciré al Señor que me aconseja,
¡hasta de noche me instruye mi conciencia!
Tengo siempre presente al Señor:
Él está a mi lado, nunca vacilaré. R

Por eso mi corazón se alegra,
se regocijan mis entrañas y todo mi ser descansa seguro:
porque no me entregarás la Muerte
ni dejarás que tu amigo vea el sepulcro. R

Me harás conocer el camino de la vida,
saciándome de gozo en tu presencia,
de felicidad eterna
a tu derecha. R

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Galacia 5, 1. 13-18
Ustedes han sido llamados para vivir en libertad

Hermanos:
Esta es la libertad que nos ha dado Cristo. Manténganse firmes para no caer de nuevo bajo el yugo de la esclavitud.
Ustedes, hermanos, han sido llamados para vivir en libertad, pero procuren que esta libertad no sea un pretexto para satisfacer los deseos carnales: háganse más bien servidores los unos de los otros, por medio del amor. Porque toda la Ley está resu- mida plenamente en este precepto: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
Pero si ustedes se están mordiendo y devorando mutuamente, tengan cuidado porque terminarán destruyéndose los unos a los otros.
Yo los exhorto a que se dejen conducir por el Espíritu de Dios, y así no serán arrastrados por los deseos de la carne. Porque la carne desea contra el espíritu y el espíritu contra la carne. Ambos luchan entre sí, y por eso, ustedes no pueden hacer todo el bien que quieren. Pero si están animados por el Espíritu, ya no están sometidos a la Ley.

Palabra del Señor

Aleluya 1Sam 3, 9; Jn 6. 68c
Habla, Señor, porque tu servidor escucha;
Tú tienes palabras de Vida eterna

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 9, 51-62
Se encaminó decididamente hacia Jerusalén. Te seguiré adonde vayas

Gloria a Ti, Señor

Cuando estaba por cumplirse el tiempo de su elevación al cielo, Jesús se encaminó decididamente hacia Jerusalén y envió mensajeros delante de él. Ellos partieron y entraron en un pueblo de Samaría para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron porque se dirigía a Jerusalén.
Cuando sus discípulos Santiago y Juan vieron esto, le dijeron: «Señor, ¿quieres que mandemos caer fuego del cielo para consumirlos?» Pero Él se dio vuelta y los reprendió. Y se fueron a otro pueblo.
Mientras iban caminando, alguien le dijo a Jesús: «¡Te seguiré adonde vayas!»
Jesús le respondió: «Los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza.»
Y dijo a otro: «Sígueme.» El respondió: «Permíteme que vaya primero a enterrar a mi padre.» Pero Jesús le respondió: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú ve a anunciar el Reino de Dios.»
Otro le dijo: «Te seguiré, Señor, pero permíteme antes despedirme de los míos.» Jesús le respondió: «El que ha puesto la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios.»

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Como cada Domingo, te compartimos la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2022-06-26

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Salmo 15 (16)

El salmo de hoy es un canto individual de confianza y deleite en el Señor. La referencia a ‘mi heredad’ (estribillo y primera estrofa) sugiere que el salmista era un levita: el Libro de Josué explica cómo la tierra fue dividida entre las 12 tribus de Israel (Josué 13–19), cada una con una ‘heredad’ de la tierra – excepto la tribu de Leví, cuya heredad es el mismo Dios: El Señor le dijo a Aarón: “No tendrás heredad en la tierra de ellos, ni parte de ella entre ellos será tuya. Soy yo quien seré tu porción y tu heredad entre los hijos de Israel.’ (Números 18, 20).
El salmista compite con los cultos paganos por la lealtad del pueblo alrededor de Jerusalén. En tal atmósfera, su reputación estaba bajo ataque, pero su fe permanece firme, seguro de que es el “amado” del Señor. Esto explica la estrecha intimidad en relación entre el salmista y el Señor. Para él, el Señor es ‘mi heredad, mi copa, mi premio, mi mano derecha’, etc. Este salmo también se cita dos veces en los Hechos de los Apóstoles, usando el traducción griega de la Septuaginta (Hechos 2, 25, 29–31 y 13, 35).

Evangelio ~ Lc 9, 51-62

Jesús tomó resueltamente el camino a Jerusalén… el pueblo samaritano no desea recibirlo.
La ruta directa de Galilea a Jerusalén pasaba por Samaria, pero la mayoría los judíos lo evitaban debido a una larga disputa entre judíos y samaritanos (Juan 4, 9). Los samaritanos harían cualquier cosa para evitar que los peregrinos pasaran por su territorio. Para que Jesús viajara por esta ruta e intentar encontrar hospitalidad allí fue inusual. Estaba extendiendo una mano de amistad, que fue rechazada.

‘Señor, ¿quieres que hagamos descender fuego del cielo…?’
Santiago y Juan debieron sentirse justificados en su deseo de destruir al pueblo inhóspito. Pero mientras sus compañeros buscan venganza, Jesús muestra tolerancia: los reprende y se aleja.

‘Te seguiré adonde vayas’
Mientras Jesús y sus compañeros toman otra ruta, se encuentran con tres personas, uno de los cuales seguiría a Jesús inmediatamente, y otros dos que quieren retrasar su seguimiento antes de aceptar la invitación de Jesús. Ni los compañeros de Jesús ni los que desean seguirlo han comprendido plenamente el significado de su Reino y lo que significa ser un discípulo. Las respuestas de Jesús están destinadas a darles una mayor comprensión.

‘El Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza’
La respuesta de Jesús al primer hombre le advierte que tenga en cuenta el costo de seguir Jesús, dando una visión realista de lo que implica el verdadero discipulado.

‘Dejar que los muertos entierren a sus muertos…’
Jesús está señalando que hay momentos cruciales cuando la decisión de cambio radical de vida ya no se puede aplazar.

‘Una vez que la mano está puesta sobre el arado …’
Es literalmente cierto que nadie puede arar un surco recto mientras está mirando por encima de su hombro. Si elegimos seguir a Cristo, no hay vuelta atrás.

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.