Lecturas del Domingo de la Ascención del Señor (S) (Ciclo C)

‘¡Estoy con ustedes siempre!’

Mientras Cristo asciende al cielo, nos comisiona a ser su mensaje viviente de esperanza, amor y compasión en un mundo que clama por sanación.
Cristo es la cabeza de la Iglesia y nosotros somos el cuerpo, llenos de su sabiduría y poder para transformar toda la creación (Segunda Lectura). No se nos deja luchar solos.
Cristo resucitado nos llena de su Espíritu Santo para que los que creemos seamos sus testigos hasta los confines de la tierra (Primera Lectura).
Los discípulos de Jesús no se detienen en su pérdida cuando él se apartó de su vista, sino que están llenos de alegría al darse cuenta de que ahora está con ellos para siempre (Evangelio).
El Salmo, usando palabras, cantos y acciones de alegría y júbilo, nos lleva al corazón del evento que celebramos hoy.
Las lecturas y la liturgia de este maravilloso día de fiesta nos invitan a todos a compartir el asombro de aquellos primeros discípulos de Jesús, para que nosotros también podamos llegar a ser como ellos: alegres seguidores de Cristo.
Esta semana, podemos orar por la oportunidad de proclamar la alegría de la Buena Nueva a tantas personas como sea posible. También seguimos orando por la paz del mundo, y especialmente por el pueblo de Ucrania.

[Esto es la tarea que Jesús da a sus discípulos]. Si un discípulo se queda quieto y no sale, no dará jamás a los demás lo que ha recibido en el bautismo, no es un verdadero discípulo de Jesús: carece de la misionaridad, le falta salir de sí mismo para llevar algo de bien a los demás. El recorrido para el discípulo de Jesús es ir más allá, para llevar esta buena noticia. Si bien hay también otro recorrido del discípulo: el recorrido interior que busca al Señor cada día, también con la oración y en la meditación.  El discípulo tiene que realizar este recorrido, porque si no busca siempre a Dios, al Evangelio que lleva a los otros, tendrá un evangelio débil, aguado, sin fuerza. Porque este doble recorrido es el doble camino que Jesús quiere para sus discípulos. 

papa francisco
homilía, casa santa marta
11 de junio 2015

Lectura de los Hechos de los Apóstoles 1, 1-11
Lo vieron elevarse

En mi primer Libro, querido Teófilo, me referí a todo lo que hizo y enseñó esús, desde el comienzo, hasta el día en que subió al cielo, después de haber dado, por medio del Espíritu Santo, sus últimas instrucciones a los Apóstoles que había elegido. Después de su Pasión, Jesús se manifestó a ellos dándoles numerosas pruebas de que vivía, y durante cuarenta días se le apareció y les habló del Reino de Dios.
En una ocasión, mientras estaba comiendo con ellos, les recomendó que no se alejaran de Jerusalén y esperaran la promesa del Padre: «La promesa, les dijo, que yo les he anunciado. Porque Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados en el Espíritu Santo, dentro de pocos días.»
Los que estaban reunidos le preguntaron: «Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?»
Él les respondió: «No les corresponde a ustedes conocer el tiempo y el momento que el Padre ha establecido con su propia autoridad. Pero recibirán la fuerza del Espíritu Santo que descenderá sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra.»
Dicho esto, los Apóstoles lo vieron elevarse, y una nube lo ocultó de la vista de ellos. Como permanecían con la mirada puesta en el cielo mientras Jesús subía, se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: «Hombres de Galilea, ¿por qué siguen mirando al cielo? Este Jesús que les ha sido quitado y fue elevado al cielo, vendrá de la misma manera que lo han visto partir.»

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 46, 2-3. 6-9
R: El Señor asciende entre aclamaciones

Aplaudan, todos los pueblos,
aclamen al Señor con gritos de alegría;
porque el Señor, el Altísimo,
es temible, es el soberano de toda la tierra. R

El Señor asciende entre aclamaciones,
asciende al sonido de trompetas.
Canten, canten a nuestro Dios,
canten, canten a nuestro Rey. R

El Señor es el Rey de toda la tierra,
cántenle un hermoso himno.
El Señor reina sobre las naciones
el Señor se sienta en su trono sagrado. R

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Éfeso 1, 17-23
Lo hizo sentar a su derecha en el cielo

Hermanos:
Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, les conceda un espíritu de sabiduría y de revelación que les permita conocerlo verdaderamente. Que Él ilumine sus cora- zones, para que ustedes puedan valorar la esperanza a la que han sido llamados, los tesoros de gloria que encierra su herencia entre los santos, y la extraordinaria grandeza del poder con que Él obra en nosotros, los creyentes, por la eficacia de su fuerza.
Éste es el mismo poder que Dios manifestó en Cristo, cuando lo resucitó de entre los muertos y lo hizo sentar a su derecha en el cielo, elevándolo por encima de todo Principado, Potestad, Poder y Dominación, y de cualquier otra dignidad que pueda mencionarse tanto en este mundo como en el futuro.
Él puso todas las cosas bajo sus pies y lo constituyó, por encima de todo, Cabeza de la Iglesia, que es su Cuerpo y la Plenitud de Aquél que llena completamente todas las cosas.

Palabra del Señor

ó bien:

Lectura de la carta a los Hebreos 9, 24-28; 10, 19-23
Cristo entró al cielo

Hermanos:
Cristo, en efecto, no entró en un Santuario erigido por manos humanas –simple figura del auténtico Santuario– sino en el cielo, para presentarse delante de Dios en favor nuestro. Y no entró para ofrecerse así mismo muchas veces, como lo hace el Sumo Sacerdote que penetra cada año en el Santuario con una sangre que no es la suya. Porque en ese caso, hubiera tenido que padecer muchas veces desde la creación del mundo. En cambio, ahora él se ha manifestado una sola vez, en la consumación de los tiempos, para abolir el pecado por medio de su Sacrificio. Y así como el destino de los hombres es morir una sola vez, después de lo cual viene el Juicio, así también Cristo, después de haberse ofrecido una sola vez para quitar los pecados de la multitud, aparecerá por segunda vez, ya no en relación con el pecado, sino para salvar a los que lo esperan.
Por lo tanto, hermanos, tenemos plena seguridad de que podemos entrar en el Santuario por la sangre de Jesús, siguiendo el camino nuevo y viviente que él nos abrió a través del velo del Templo, que es su carne. También tenemos un Sumo Sacerdote insigne al frente de la casa de Dios. Acerquémonos, entonces, con un corazón sincero y llenos de fe, purificados interiormente de toda mala conciencia y con el cuerpo lavado por el agua pura. Mantengamos firmemente la confesión de nuestra esperanza, porque aquel que ha hecho la promesa es fiel.

Aleluya Mt 28, 19a. 20b.
«Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos.
Yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo», dice el Señor.

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 24, 46-53
Mientras los bendecía, fue llevado al cielo

Gloria a Ti, Señor

Jesús dijo a sus discípulos:
«Así estaba escrito: el Mesías debía sufrir y resucitar de entre los muertos al tercer día, y comenzando por Jerusalén, en su Nombre debía predicarse a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados. Ustedes son testigos de todo esto. Y yo les enviaré lo que mi Padre les ha prometido. Permanezcan en la ciudad, hasta que sean reves- tidos con la fuerza que viene de lo alto».
Después Jesús los llevó hasta las proximidades de Betania y, elevando sus manos, los bendijo. Mientras los bendecía, se separó de ellos y fue llevado al cielo.
Los discípulos, que se habían postrado delante de él, volvieron a Jerusalén con gran alegría, y permanecían continuamente en el Templo alabando a Dios.

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Te compartimos la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España, para este Domingo de la Ascensión: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2022-05-29

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

La fiesta de la Ascensión del Señor cae el jueves siguiente a la Sexto domingo de Pascua (el día 40 de Pascua). En algunas iglesias es se celebra el domingo siguiente.

Primera Lectura ~ Hch 1, 1-11

Esta semana volvemos a leer el comienzo de los Hechos de los Apóstoles. En las primeras líneas del libro, el autor, – generalmente se considera a san Lucas como tal –, proporciona un vínculo entre su evangelio y el relato de la vida de la iglesia cristiana primitiva que constituye los Hechos.
El texto está dirigido a Teófilo, que significa «amante de Dios» en griego. Esto puede ser una persona real, o puede representar a todos aquellos que aman a Dios, es decir, a nosotros.
Lucas resume lo que ha hecho hasta ahora y presenta su plan para este segundo libro. Los discípulos deben ser testigos de Cristo en Jerusalén, en Judea, Samaria y hasta los confines de la tierra. Para Lucas eso significa Roma. El libro de Hechos de los Apóstoles termina con Pablo enseñando en la capital del imperio romano.
En la mente de Lucas, Jerusalén sigue siendo el centro de la nueva Iglesia. Proporciona continuidad entre la historia de Israel y el nuevo grupo cristiano.
Los discípulos esperaban un cambio inminente en el orden mundial. ‘Tiene el ¿Llegará el momento?’, preguntan, pero Jesús se esfuerza por mostrarles que la venida del Espíritu Santo que “el Padre había prometido” hace esto innecesario.
Jesús permaneció en la tierra durante 40 días después de su resurrección; este es un número importante: los israelitas cruzaron el desierto durante 40 años, y Jesús fue tentado en el desierto por 40 días. Si a esto le sumamos ‘no muchos días mas a partir de ahora’, llegamos fácilmente a 50, que es el tiempo que transcurre entre Semana Santa y Pentecostés.
La aparición de los dos hombres de blanco nos recuerda a los dos hombres de ropas luminosas en la tumba de Jesús preguntan con los pies firmes en la tierra: ‘¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo?’ (Lucas 24, 5).

Evangelio ~ Lc 24, 46-53

Habiendo encontrado a Cristo resucitado, Cleofás y su compañero habían regresado a Jerusalén y hallaron reunidos a los discípulos y a otros, hablando de la resurrección de Jesús. Mientras hablaban, Jesús se les apareció. Estaban aterrorizados, pero Jesús disipó sus temores y les preguntó por algo de comer (Lucas 24, 33–45).
En este capítulo final de su Evangelio, Lucas da sólo un breve relato de la resurrección de Jesús. Hechos 1, 1–11 da más detalles, como vimos anteriormente.

‘Ven cómo está escrito que el Cristo sufriría y al tercer día resucitaría de entre los muertos. Ustedes son testigos de esto’.
Jesús puede estar aludiendo a referencias en el Antiguo Testamento: el ‘ Canto del siervo sufriente’ de Isaías 50, 6; Salmo 21 (22): “¿Por qué me has abandonado?”; y Oseas 6, 2: ‘Al tercer día nos resucitará’. El apóstol Pablo también escribió a los corintios que Cristo murió y resucitó al tercer día, “conforme a las Escrituras” (1 Corintios 15, 3–4).

‘Quédate en la ciudad hasta que seas revestido del poder de lo alto’
Habiendo visto a Jesús y escuchado su Palabra, hay una cosa más que los discípulos necesitan antes de que puedan llevar su mensaje a la gente. Hay ahora un tiempo de espera: Jesús no los enviará sin el poder de Dios. Este es el cumplimiento de la promesa de enviar un abogado, el Paráclito. La palabra griega para ‘poder’ es ‘dunamis’, de la cual tomamos la palabra «dinamita».

Mientras los bendecía, fue llevado hasta cielo
En las afueras de Betania, los discípulos ven Jesús que es llevado al cielo. Ahora son conscientes de la divinidad de Jesús y lo adoran. Esta es la primera vez que lo hacen. No más miedo, se empoderan. Llenos de alegría, regresan a Jerusalén donde alaban a Dios en el Templo. El Evangelio de Lucas termina donde empezó, en la casa de Dios.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.