Lecturas del Domingo II del Tiempo de Cuaresma (Ciclo C)

«Este es mi Hijo el Elegido, escúchenlo»

La Cuaresma es un tiempo de búsqueda y escucha del Señor. Cada año, en este segundo domingo, leemos un relato de la Transfiguración: un encuentro espiritual transformador que vincula a Jesús con el cumplimiento de la Ley y los Profetas. Aquí vemos un anticipo de la gloria de Cristo Resucitado: una visión de cómo nuestras vidas son transformadas por la presencia de Cristo en nosotros.
La Primera Lectura habla de un encuentro entre Dios y Abrám. A través de la fe de Abrám, Dios hace un pacto eterno con el pueblo de Israel.
El Salmo es un canto de anhelo y esperanza en la fe del Señor: un llamado a la oración que nos anima a buscar la luz, la guía y la fuerza de Dios.
En la carta a los Filipenses (segunda lectura), se nos invita a estar unidos en nuestra fe. Cristo nos transfigurará.
En el relato del Evangelio de Lucas sobre la Transfiguración, Jesús lleva a sus compañeros cercanos a orar. Aquí se coloca firmemente a Jesús en el contexto del cumplimiento de la Alianza de Dios con el pueblo de Israel. Hay ecos del pasado y destellos de la próxima muerte de Jesús en el cansancio de los discípulos que oran con él. Este breve pasaje tiene un mensaje muy claro para nosotros hoy: ‘¡Escuchemos!’.
Al entrar en oración esta semana, recordemos que nunca estamos solos mientras oramos. Como compañeros en Cristo, somos parte de una comunidad eterna unida por la luz de Cristo dentro de nosotros. Cristo es nuestra ayuda y fortaleza: juntos respondamos al llamado y escuchémoslo.

[Por lo tanto,] la Transfiguración de Cristo nos muestra la prospectiva cristiana del sufrimiento. No es un sadomasoquismo el sufrimiento: es un pasaje necesario pero transitorio. El punto de llegada al que estamos llamados es luminoso como el rostro de Cristo transfigurado: en Él está la salvación, la beatitud, la luz, el amor de Dios sin límites. Mostrando así su gloria, Jesús nos asegura que la cruz, las pruebas, las dificultades con las que nos enfrentamos tienen su solución y quedan superadas en la Pascua. Por ello, en esta Cuaresma, subamos también al monte con Jesús. ¿Pero en qué modo? Con la oración.

papa francisco
ángelus, 17 de marzo 2019

Lectura del libro del Génesis 15, 5-12. 17-18
Dios selló una alianza con el fiel Abraham

Dios llevó a Abrám afuera y continuó diciéndole: «Mira hacia el cielo y si puedes, cuenta las estrellas.» Y añadió: «Así será tu descendencia.»
Abrám creyó en el Señor, y el Señor se lo tuvo en cuenta para su justificación.
Entonces el Señor le dijo: «Yo soy el Señor que te hice salir de Ur de los caldeos para darte en posesión esta tierra.»
«Señor, respondió Abrám, ¿cómo sabré que la voy a poseer?»
El Señor le respondió: «Tráeme una ternera, una cabra y un carnero, todos ellos de tres años, y también una tórtola y un pichón de paloma.» El trajo todos estos animales, los cortó por la mitad y puso cada mitad una frente a otra, pero no dividió los pájaros. Las aves de rapiña se abalanzaron sobre los animales muertos, pero Abrám las espantó.
Al ponerse el sol, Abrám cayó en un profundo sueño, y lo invadió un gran temor, una densa oscuridad. Cuando se puso el sol y estuvo completamente oscuro, un horno humeante y una antorcha encendida pasaron en medio de los animales descuartizados.
Aquel día, el Señor hizo una alianza con Abrám diciendo: «Yo he dado esta tierra a tu descendencia, desde el Torrente de Egipto hasta el Gran Río, el río Eufrates.»

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 26, 1. 7-9. 13-14
R: El Señor es mi luz y mi salvación

El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es el baluarte de mi vida,
¿ante quién temblaré? R

¡Escucha, Señor, yo te invoco en alta voz,
apiádate de mí y respóndeme!
Mi corazón sabe que dijiste:
«Busquen mi rostro.» R

Yo busco tu rostro, Señor, no lo apartes de mí.
No alejes con ira a tu servidor, Tú, que eres mi ayuda;
no me dejes ni me abandones,
mi Dios y mi salvador. R

Yo creo que contemplaré la bondad del Señor
en la tierra de los vivientes.
Espera en el Señor y sé fuerte;
ten valor y espera en el Señor. R

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Filipos 3, 17––4, 1
Cristo hará nuestro cuerpo semejante a su cuerpo glorioso

Hermanos:
Sigan mi ejemplo, hermanos, y observen atentamen- te a los que siguen el ejemplo que yo les he dado. Porque ya les advertí frecuentemente y ahora les repito llorando: hay muchos que se portan como enemigos de la cruz de Cristo. Su fin es la perdición, su dios es el vientre, su gloria está en aquello que los cubre de vergüenza, y no aprecian sino las cosas de la tierra. En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, y esperamos ardientemente que venga de allí como Salvador el Señor Jesucristo. Él transformará nuestro pobre cuerpo mortal, haciéndolo semejante a su cuerpo glorioso, con el poder que tiene para poner todas las cosas bajo su dominio.
Por eso, hermanos míos muy queridos, a quienes tanto deseo ver, ustedes que son mi alegría y mi corona, amados míos, perseveren firmemente en el Señor.

Palabra del Señor

Aclamación antes del Evangelio Mt 17, 5
Desde la nube resplandeciente se oyó la voz del Padre:
«Éste es mi Hijo amado; escúchenlo»

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 9, 28b-36
Mientras oraba, su rostro cambió de aspecto

Gloria a Ti, Señor

Jesús tomó a Pedro, Juan y Santiago, y subió a la montaña para orar. Mientras oraba, su rostro cambió de aspecto y sus vestiduras se volvieron de una blancura deslumbrante. Y dos hombres conversaban con Él: eran Moisés y Elías, que aparecían revestidos de gloria y hablaban de la partida de Jesús, que iba a cumplirse en Jerusalén.
Pedroy sus compañeros tenían mucho sueño, pero permanecieron despiertos, y vieron la gloria de Jesús y a los dos hombres que estaban con Él.
Mientras estos se alejaban, Pedro dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Hagamos tres carpas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.»
Él no sabía lo que decía. Mientras hablaba, una nube los cubrió con su sombra y al entrar en ella, los discípulos se llenaron de temor. Desde la nube se oyó entonces una voz que decía: «Este es mi Hijo, el Elegido, escúchenlo.» Y cuando se oyó la voz, Jesús estaba solo. Los discípulos callaron y durante todo ese tiempo no dijeron a nadie lo que habían visto.

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Como cada Domingo, les compartimos la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2022-03-13

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Segunda Lectura ~ Filipenses 3, 17–4, 1

Filipos era una ciudad importante en Macedonia (una región que debe su nombre a Felipe II de Macedonia), con una gran población local compuesta por romanos y griegos. Pablo estableció allí su primera comunidad alrededor del año 50 d. C., cuando la visitó durante su segundo viaje misionero. De los nombres de las personas mencionado en su carta, pareceriera que estaba compuesta predominantemente por gentiles.
Pablo escribió su carta desde la prisión. Si esto fue en Roma o Éfeso es no se sabe, pero al parecer, estaba bajo arresto domiciliario. Los repentinos cambios de tono y el carácter inconexo de esta carta han llevado a algunos eruditos a creer que esta epístola era de hecho una colección de tres diferentes letras.
El pasaje que leemos y oramos hoy se ubica hacia el final de la epístola. Pablo usa lenguaje fuerte y emotivo. Mientras que pide a sus seguidores que imiten su ‘regla de la vida’ puede parecer arrogante o engreído para algunos, pero Pablo no tiene reparos al respecto. El mismo imita a Jesucristo; y a menudo invita a sus lectores seguirlo de esta manera (ver 1 Tesalonicenses 1, 6 o 1 Corintios 4, 16): ‘Tómame como tu modelo, como yo tomo a Cristo’ (1 Corintios 11, 1).
Los eruditos están divididos en cuanto a quiénes son los «enemigos de la cruz». Ellos pueden ser cristianos judíos que querían que los gentiles se convirtieran en judíos y siguieran rituales judíos antes de convertirse en cristianos; o personas que predican un evangelio no centrado en el sacrificio de Jesús en la cruz; o incluso filipenses hedonistas, que viven de manera disoluta, no son cristianos.
La referencia a ‘hacer comida en sus dioses’ se referiría entonces a estrictas leyes dietéticas judías o a la glotonería. El ‘algo que deberían pensar vergonzoso’ puede referirse al orgullo indebido que algunos atribuían a ser circunciso.
Pablo cita el Salmo 8, 6 en relación con el Señor que puede ‘dominar la universo entero’, y una vez que estemos en el cielo ‘transfigurar nuestros miserables cuerpos’.

Evangelio ~ Lucas 9, 28-36

Jesús subió al monte a orar
La Iglesia Católica Romana presenta la Transfiguración de Jesús cada año en el Evangelio del segundo domingo de Cuaresma. Es un momento significativo en la vida de Jesús antes de su viaje a Jerusalén y su crucifixión. No se nombra ninguna montaña específica y el hecho de que Jesús y sus discípulos fueran allí para orar puede indicar que era tanto una montaña teológica como un real, un lugar de oración donde Dios se revela.

De repente había dos hombres allí hablando con él; ellos eran Moisés y Elías apareciendo en gloria.
Moisés, el gran legislador del pueblo de Israel, y Elías, el mayor de los los profetas, representan la totalidad del Antiguo Testamento. Ellos indican que el propósito de la Ley y los Profetas, en la preparación para Cristo, se ha cumplido. Según la tradición bíblica, ambos hombres habían sido llevados al cielo. Asimismo, dos hombres también «aparecen de repente» en el momento de la resurrección de Jesús (Lucas 24, 4) y Ascensión (Hechos 1, 10).

Y hablaban de su muerte
Moisés y Elías hablaron del paso o “pasaje” de Jesús, traducido de la palabra ‘éxodo’. Para Jesús significaba que pasaría a la gloria celestial por medio de la muerte, como cuando el ángel de la muerte pasó sobre las casas de los hebreos en Egipto y como Israel había pasado de la esclavitud a libertad.

Pedro y sus compañeros vieron la gloria de Jesús
Cuando los dos hombres se marcharon, Pedro quiso montar tres tiendas de campaña para permancer allí y quedarse en la maravilla del momento. Quizás, estaría pensando en la Fiesta Judía de los Tabernáculos o Cabañas – Succoth en Hebreo (Zacarías 14, 16) que recordaba los cuarenta años de Israel vagando por el desierto, cuando vivían en tiendas o cabañas.

Vino una nube y los cubrió
Esta no era una nube ordinaria sino una shekinah, una nube que señalaba la presencia e inspiró asombro y miedo en aquellos que lo presenciaron y fueron envuelto en ella.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.