Lecturas del Domingo VIII del Tiempo Ordinario (Ciclo C)

El discípulo imitará a su maestro

Las lecturas de este domingo nos recuerdan que nuestras palabras y acciones reflejan la realidad de nuestro interior. Incluso cuando oramos y anhelamos vivir los valores de Jesús, nuestro discurso puede traicionar las maneras en las que aún tenemos que convertirnos por completo y mostrar nuestra necesidad de la misericordia de Dios.
La primera lectura nos anima a discriminar en la conversación con los demás, notando la calidad y el contenido del discurso de los demás antes de elegir imitarlos.
El Evangelio nos invita a tener a Jesús por maestro y guía: “el discípulo plenamente formado será siempre como su maestro”. Se nos recuerda que evitemos la tentación de seguir a los demás ciegamente o de criticarlos cuando nuestras propias faltas son mucho más evidentes. Nuestras vidas reflejarán nuestra propia pureza de corazón y semejanza a Jesús.
Si bien esto puede parecer una enseñanza dura y difícil de poner en práctica, san Pablo nos dice que nunca debemos darnos por vencidos, nunca admitir la derrota, porque, mientras estamos trabajando en la obra del Señor, nunca podemos estar trabajando sin fruto. ¡Dios siempre nos dará la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo! (segunda lectura)
Y así podemos recitar el Salmo con alegría, ofreciendo alabanza y acción de gracias al Señor, que sostiene a los que ponen su confianza en Dios. Arraigados en Jesús, floreceremos como una palmera junto a un oasis o un robusto cedro del Líbano. Proclamaremos la bondad de Dios.

Pieter Bruegel, the Elder, «The Parable of the Blind»

Quien juzga se equivoca, simplemente porque toma un lugar que no es suyo. Pero no solo se equivoca, también se confunde. Está tan obsesionado con lo que quiere juzgar, de esa persona -¡tan tan obsesionado!- que esa idea no le deja dormir. … Y no se da cuenta de la viga que él tiene. Es un fantasioso. Y quien juzga se convierte en un derrotado, termina mal, porque la misma medida será usada para juzgarle a él. El juez que se equivoca de sitio porque toma el lugar de Dios termina en una derrota. ¿Y cuál es la derrota? La de ser juzgado con la medida con la que él juzga.

papa francisco
homilía, casa santa marta
23 de junio 2014

Lectura del libro del Eclesiástico 27, 4-7
No elogies a nadie antes de oírlo razonar

Cuando se zarandea la criba, quedan los residuos: así los desechos de un hombre aparecen en sus palabras.
El horno pone a prueba los vasos del alfarero, y la prueba del hombre está en sus conversación.
El árbol bien cultivado se manifiesta en sus frutos: así la palabra expresa la índole de cada uno.
No elogies a nadie antes de oírlo razonar, porque allí es donde se prueban los hombres.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 91, 2-3. 13-16
R: Es bueno darte gracias, Señor

Es bueno dar gracias al Señor,
y cantar, Dios Altísimo, a tu Nombre;
proclamar tu amor de madrugada,
y tu fidelidad en las vigilias de la noche. R

El justo florecerá como la palmera,
crecerá como los cedros del Líbano:
trasplantado en la Casa del Señor,
florecerá en los atrios de nuestro Dios. R

En la vejez seguirá dando frutos,
se mantendrá fresco y frondoso,
para proclamar qué justo es el Señor,
mi Roca, en quien no existe la maldad. R

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto 15, 51. 54-58
Nos ha dado la victoria por Jesucristo

Hermanos:
Les voy a revelar un misterio: No todos vamos a morir, pero todos seremos transformados.
Cuando lo que es corruptible se revista de la incorruptibilidad y lo que es mortal se revista de la inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra de la Escritura: La muerte ha sido vencida. ¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está tu aguijón? Porque lo que provoca la muerte es el pecado y lo que da fuerza al pecado es la ley.
¡Demos gracias a Dios, que nos ha dado la victoria por nuestro Señor Jesucristo!
Por eso, queridos hermanos, permanezcan firmes e inconmovibles, progresando constantemente en la obra del Señor, con la certidumbre de que los esfuerzos que realizan por él no serán vanos.

Palabra del Señor

Aleluya Flp 2, 15d. 16a
Ustedes brillan como rayos de luz en el mundo,
mostrando la Palabra de Vida.

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 6, 39-45
De la abundancia del corazón habla la boca

Gloria a Ti, Señor

Jesús hizo esta comparación:
¿Puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en un pozo? El discípulo no es superior al maestro; cuando el discípulo llegue a ser perfecto, será como su maestro.
¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, deja que te saque la paja de tu ojo”, tú, que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano.
No hay árbol bueno que dé frutos malos, ni árbol malo que dé frutos buenos: cada árbol se reconoce por su fruto. No se recogen higos de los espinos ni se cosechan uvas de las zarzas.
El hombre bueno saca el bien del tesoro de bondad que tiene en su corazón. El malo saca el mal de su maldad, porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Les compartimos la refleexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España, para este Domingo: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2022-02-27

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Primera Lectura ~ Eclesiástico 27, 4-7

El Libro del Eclesiástico también es conocido por el nombre de su autor, Yeshua ben Sira (o Sirácida). Aparece en la secuencia principal de textos en la Biblia utilizada por la Iglesia Católica Romana, pero se encuentra sólo en el Apócrifos de ‘Biblias protestantes’. El texto fue escrito en hebreo, por Yeshua, un maestro de la fe judía nacido en Jerusalén alrededor del año 180 a.C., y traducido al griego por su nieto (sin nombre) poco después.
El libro recibió el nombre de Eclesiástico cuando fue traducido al Latín: esto significa ‘el libro de la Iglesia’, tal vez para enfatizar que fue no reconocido por las autoridades judías. Se compone de una serie de sabios refranes, como el Libro de los Proverbios. Estos son en su mayoría en defensa del judaísmo, su culto, lengua y cultura. La influencia griega fue muy fuerte en ese momento; algunos judíos habían comenzado a hablar griego en su trato cotidiano con los demás.
El pasaje de hoy anima a su lectores a ir más allá de las apariencias al formar una opinión sobre una persona.
Los estudiosos han visto vínculos entre algo de las observaciones de sentido común e imágenes hogareñas del Libro de Sirácida con partes del Nuevo Testamento. Hay un ejemplo en el pasaje de hoy, donde el referencia a la calidad de la fruta que crece en el huerto y que recuerda la frase del Evangelio de hoy: “cada árbol se reconoce por su fruto” (cf también Mateo 7, 16–20 y Mateo 12, 33).
La basura que queda en el tamiz se refiere a la forma en que se manejó el grano en el momento: después de haber sido trillado, fue tamizado. Lo que quedó fue paja, impurezas y estiércol. De la misma manera, un horno mostraría debilidad en el trabajo del alfarero.

Evangelio ~ Lucas 6, 39-45

El pasaje de esta semana, del Evangelio de Lucas, está a continuación al de la semana pasada. Esta es la tercera semana en que Lucas registra el discurso de Jesús sobre cómo relacionarse con otros, parte del llamado ‘Sermón del Llano’. Para ello, Jesús utiliza tres breves parábolas con imágenes familiares para la gente de la época.

¿Puede un ciego guiar a otro ciego?
La ceguera aquí es tanto espiritual como física. El ciego es el que ignora la enseñanza del dos semanas anteriores, que hace hincapié en cambiar la actitud hacia los pobres, amar a los enemigos, compartir los bienes. Es un llamado a la lucidez ya la humildad.

La paja en los ojos de alguien y la viga en los propios
Estas imágenes bastante extremas son típicas de la cultura semítica cuando se trata de hacer hincapié en un tema. Jesús usa aquí su propio conocimiento del mundo de la carpintería. La advertencia es no aplicar la enseñanza de la última quincena en relación con los demás en lugar de a uno mismo. Es más fácil señalar y condenar que efectuar cambios en nuestro comportamiento. La consiguiente falta de humildad puede conducir a una incapacidad para ver la realidad tal como realmente es.

Ningún árbol sano produce malos frutos
En la Escritura, el árbol es una imagen común para una persona sabia (como vimos en Salmo 1, hace dos semanas). También puede representar al pueblo como un todo (Isaías 5, 3). Los actos de una persona revelan su carácter. El fruto aquí es lo que sucede cuando se pone en práctica el Sermón de la Llanura.

Las palabras de una persona fluyen de lo que llena su corazón.
La última frase hace eco de las palabras de la Primera Lectura de hoy: «No elogies a nadie antes de oírlo razonar, porque allí es donde se prueban los hombres».

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Un comentario sobre “Lecturas del Domingo VIII del Tiempo Ordinario (Ciclo C)

  1. Bastante claro el contenido de la reflexión de los textos.
    Se presentan de manera pedagógica las imágenes que ofrecen las Lecturas.
    Las conclusiones tienen un sentido real y práctico.
    GRACIAS a la Comunidad Católica Latina en BANGKOK!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.