Lecturas del Bautismo del Señor (F) (Ciclo C)

«Como un pastor, Él apacienta su rebaño, los reúne con su brazo»

Hoy marcamos el final de la temporada navideña, celebrando el Bautismo del Señor. Esta fiesta presagia el comienzo de la misión pública de Jesús: la obra de enseñar, predicar y sanar. El gran amor y la misericordia de Dios ofrecen salvación a todos a través de Jesús, por el don del Espíritu Santo.
En el Evangelio, Dios proclama a Jesús como su Hijo amado en su bautismo en el Jordán. San Lucas llama nuestra atención sobre la venida del Espíritu Santo mientras Jesús está en oración.
La primera lectura ofrece esperanza y alegría. Dios ha visto a su pueblo arrepentirse y los llevará a casa a través del desierto. Él es a la vez su defensor y su pastor, que recoge, guía y alimenta.
La imagen de Dios recogiendo y nutriendo se refleja en el Salmo.
El Señor renueva con su Espíritu a todos los que lo miran. San Pablo (segunda lectura) nos dice que se debe enteramente a la misericordia, el amor y la compasión de Dios que se nos ofrece la salvación; no por nada de lo que hayamos logrado. La bondad amorosa de Dios se revela a través del «agua purificadora del renacimiento» y la renovación con el Espíritu Santo en Cristo.
Hoy es una oportunidad para reflexionar sobre el don del bautismo. Nos recordamos a nosotros mismos que las palabras pronunciadas en el bautismo de Jesús también se aplican a nosotros, que somos también hijas e hijos amados de Dios, llamados a dar a conocer Su amor a todos aquellos que encontramos en el camino.
Oremos esta semana, y en las próximas, por cualquier gracia que Dios sienta que necesitamos para ayudarnos. (*)

Antes de sumergirse en el agua, Jesús “se sumerge” en la multitud, se une a ella asumiendo plenamente la condición humana, compartiendo todo, excepto el pecado. En su santidad divina, llena de gracia y misericordia, el Hijo de Dios se hizo carne para tomar sobre sí y quitar el pecado del mundo: tomar nuestras miserias, nuestra condición humana. Por eso, hoy también es una epifanía, porque yendo a bautizarse por Juan, en medio de la gente penitente de su pueblo, Jesús manifiesta la lógica y el significado de su misión.

Papa Francisco
Fiesta del Bautismo del Señor
Ángelus, 13 de enero 2019

Lectura del libro de Isaías 40, 1-5. 9-11
Se revelará la gloria del Señor y todos los hombres la verán

¡Consuelen, consuelen a mi Pueblo,
dice su Dios!
Hablen al corazón de Jerusalén
y anúncienle
que su tiempo de servicio se ha cumplido,
que su culpa está paga,
que ha recibido de la mano del Señor doble castigo por todos sus pecados.
Una voz proclama:
¡Preparen en el desierto
el camino del Señor,
tracen en la estepa
un sendero para nuestro Dios!
¡Que se rellenen todos los valles
y se aplanen todas las montañas y colinas;
que las quebradas se conviertan en llanuras
y los terrenos escarpados, en planicies!
Entonces se revelará la gloria del Señor
y todos los hombres la verán juntamente,
porque ha hablado la boca del Señor.
Súbete a una montaña elevada,
tú que llevas la buena noticia a Sión;
levanta con fuerza tu voz,
tú que llevas la buena noticia a Jerusalén.
Levántala sin temor, di a las ciudades de Judá:
“¡Aquí está su Dios!”.
Ya llega el Señor con poder
y su brazo le asegura el dominio:
el premio de su victoria lo acompaña
y su recompensa lo precede.
Como un pastor, Él apacienta su rebaño,
lo reúne con su brazo;
lleva sobre su pecho a los corderos
y guía con cuidado a las que han dado a luz.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 103, 1b-4. 24-25. 27-30
R: ¡Bendice al Señor, alma mía!

¡Señor, Dios mío, qué grande eres!
Estás vestido de esplendor y majestad
y te envuelves con un manto de luz.
Tú extendiste el cielo como un toldo. R

Construiste tu mansión sobre las aguas.
Las nubes te sirven de carruaje y avanzas en alas del viento.
Usas como mensajeros a los vientos,
y a los relámpagos, como ministros. R

¡Qué variadas son tus obras, Señor!
¡Todo lo hiciste con sabiduría,
la tierra está llena de tus criaturas!
Allí está el mar, grande y dilatado,
donde se agitan, en número incontable,
animales grandes y pequeños. R

Todos esperan de ti
que les des la comida a su tiempo:
se la das, y ellos la recogen;
abres tu mano, y quedan saciados. R

Si escondes tu rostro, se espantan;
si les quitas el aliento,
expiran y vuelven al polvo.
Si envías tu aliento, son creados,
y renuevas la superficie de la tierra. R

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a Tito 2, 11-14; 3, 4-7
Él nos salvó haciéndonos renacer por el bautismo y renovándonos por el Espíritu Santo

Querido hijo:
La gracia de Dios, que es fuente de salvación para todos los hombres, se ha manifestado. Ella nos enseña a rechazar la impiedad y los deseos mundanos, para vivir en la vida presente con sobriedad, justicia y piedad, mientras aguardamos la feliz esperanza y la Manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador, Cristo Jesús. Él se entregó por nosotros, a fin de librarnos de toda iniquidad, purificarnos y crear para sí un Pueblo elegido y lleno de celo en la práctica del bien.
Pero cuando se manifestó la bondad de Dios, nuestro Salvador, y su amor a los hombres, no por las obras de justicia que habíamos realizado, sino solamente por su misericordia, Él nos salvó, haciéndonos renacer por el bautismo y renovándonos por el Espíritu Santo. Y derramó abundantemente ese Espíritu sobre nosotros por medio de Jesucristo, nuestro Salvador, a fin de que, justificados por su gracia, seamos en esperanza herederos de la Vida eterna.

Palabra del Señor

Aleluya Lc 3, 3-16
«Viene uno que es más poderoso que yo», dijo Juan Bautista;
«Él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego».

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 3, 15-16. 21-22
Jesús fue bautizado y, mientras estaba orando, se abrió el cielo

Gloria a Ti, Señor

Como el pueblo estaba a la expectativa y todos se preguntaban si Juan no sería el Mesías, él tomó la palabra y les dijo a todos: «Yo los bautizo con agua, pero viene uno que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de desatar la correa de sus sandalias; Él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego».
Todo el pueblo se hacía bautizar, y también fue bautizado Jesús. Y mientras estaba orando, se abrió el cielo y el Espíritu Santo descendió sobre Él en forma corporal, como una paloma. Se oyó entonces una voz del cielo: «Tú eres mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección».

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Te invitamos a escuchar la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España, para esta fiesta del Bautismo del Señor: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2022-01-09

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Primera lectura ~ Isaías 40, 1-5. 9-11

El pasaje de hoy está tomado del comienzo de la segunda sección del Libro de Isaías (capítulos 40-55) que la mayoría de los eruditos concuerdan fue escrito por un autor diferente, conocido como Segundo Isaías o Deutero-Isaías. Estos Los capítulos se escribieron alrededor del 540 a.C., justo antes de que el rey persa Ciro permitió que el pueblo de Israel regresara a su tierra al final de su exilio. El Señor no ha abandonado a su pueblo.
La primera palabra «Consuela» aparece en plural en el texto hebreo original, que lleva a los eruditos a creer que el Señor, en lenguaje poético, se está dirigiendo una corte celestial angelical o un grupo de profetas que incluiría Isaías.
Ahora hay esperanza: mientras que en los capítulos anteriores el autor habría enunciado repetidamente que el exilio era una manera de que Dios mostrara su disgusto por el comportamiento de la gente; ahora, sus pecados son perdonados y así pueden seguir adelante.
Sin embargo, el camino a casa no es fácil. El regreso de Babilonia a Jerusalén a través del desierto será difícil, incluso con una geografía no hostil.
Este viaje físico puede verse como un reflejo del viaje espiritual de los exiliados. Algunos eruditos ven el desierto como una metáfora del estado de la gente mente cuando estaba en Babilonia, mientras que otros lo comparan con un nuevo Éxodo y el cruce del desierto del Sinaí. Es la primera vez que se menciona la imagen de ‘el Camino’. Esto es rico en significado: Jesús se llamó a sí mismo «el Camino» (Juan 14, 6), mientras que los primeros cristianos fueron referidos como «el Camino» (Hechos 9, 2).
La venida del Señor, y también su naturaleza, rey poderoso y tierno, pastor bondadoso, que conduce su rebaño (como era la costumbre en la antigüedad práctica de pastoreo) – será su mayor consuelo.

Evangelio ~ Lucas 3, 15-16. 21-22

El bautismo del Señor está registrado en todos los evangelios, marcando el comienzo de la vida pública de Jesús. Lucas no se enfoca directamente en el bautismo, sino sobre lo que pasa después. Destaca dos de los temas que son centrales en su Evangelio: el papel del Espíritu y la importancia de la oración.

Había crecido un sentimiento de expectativa entre la gente.
La gente había esperado por mucho tiempo al Mesías prometido. Varios falsos profetas ya habían aparecido (Hechos 5, 36–37). Debido a sus actividades, la gente pensaba que Juan el Bautista podría ser el verdadero Mesías. Pero Juan explica, con toda humildad, que se ve a sí mismo como el mas inferior de los esclavos. Solo un esclavo no judío recibiría instrucciones de aflojar las sandalias de su amo.

Hay uno mas poderoso que yo
Al referirse a Jesús como poderoso, Juan estaba proclamando a Jesús como el gran libertador.

Jesús bautizará con el Espíritu Santo y fuego.
La diferencia importante entre el bautismo de Juan y el de Jesús es que Juan bautizaba solo con agua, la forma tradicional de bautizar a principios de Iglesia. El agua era un signo externo de limpieza. El bautismo de Jesús es un acto de Dios, que trae la salvación, representada por el Espíritu Santo, y juicio, representado por fuego. (Juan inmediatamente elabora esto en el versículo 17). Cuando Juan habla del Espíritu Santo y del fuego, está hablando en el contexto de las escrituras judías, que frecuentemente atribuyen logros mesiánicos al Espíritu, y donde la aparición de Dios suele ir acompañada de fuego.

Mientras Jesús estaba en oración
Lucas a menudo retrata a Jesús en oración cuando sucede algo crucial. El ahora presenta a Jesús como el punto culminante del ministerio bautismal de Juan. Inmediatamente una nueva comienza la era.

El cielo se abrió …
Una señal de una visitación de Dios con una nueva revelación para el pueblo (Isaías 64, 1). En esta escena, los tres miembros de la Santísima Trinidad son manifiestos. Jesús está fisicamente presente; el Espíritu Santo viene en forma de una paloma; y la voz del Padre se escucha desde cielo, identificando a Jesús como su Hijo amado. (*)

(*) fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.