Lecturas del Domingo IV del Tiempo de Adviento (Ciclo C)

«¡Bendito es el fruto de tu vientre!»

¡Cristo viene! Las lecturas de este fin de semana están llenas de expectación.
La promesa de Dios a través de Miqueas se cumple en el encuentro entre María e Isabel y su fe. En la primera lectura, Miqueas proclama que el Mesías vendrá de Belén y llevará a su rebaño de regreso a su tierra en paz.
El Salmo es una súplica al Pastor de Israel por este regreso y por el envío del Mesías, el elegido.
La segunda lectura de la carta a los Hebreos subraya el hecho de que el Cristo que nos redimió tomó un cuerpo humano, como el nuestro. El Evangelio nos ayuda a aunar todos estos temas: la obediencia a la voluntad de Dios; fe en sus promesas; y especialmente la fe en la Encarnación: Jesús nuestro Salvador, que ya se hizo carne en el seno de María.
Recorramos estos últimos días de Adviento en compañía de María, para que Cristo nazca en nosotros. (*)

The Visitation (1973), Claudia Williams, St. Beuno’s

[María] Podría haberse quedado en casa para prepararse para el nacimiento de su hijo, en lugar de eso, se preocupa primero de los demás que de sí misma, demostrando, de hecho, que ya es una discípula de ese Señor que lleva en su vientre. El evento del nacimiento de Jesús comenzó así, con un simple gesto de caridad; además, la auténtica caridad es siempre el fruto del amor de Dios. La visita del evangelio de María a Isabel, que escuchamos hoy en la misa, nos prepara para vivir bien la Navidad, comunicándonos el dinamismo de la fe y la caridad. Este dinamismo es obra del Espíritu Santo: el Espíritu de amor que fecundó el seno virginal de María y que la instó a acudir al servicio de su pariente anciana. Un dinamismo lleno de alegría, como vemos en el encuentro entre las dos madres, que es todo un himno de júbilo alegre en el Señor, que hace grandes cosas con los pequeños que se fían de él.

Papa francisco
ángelus, 23 de diciembre 2018

Lecturas de la profecía de Miqueas 5, 1-4a
De ti nacerá el que debe gorbernar a Israel

Asi habla el Señor:
Tú, Belén Efratá, tan pequeña entre los clanes de Judá,
de ti me nacerá el que debe gobernar a Israel:
sus orígenes se remontan al pasado,
a un tiempo inmemorial.
Por eso, el Señor los abandonará
hasta el momento en que dé a luz
la que debe ser madre;
entonces el resto de sus hermanos
volverá junto a los israelitas.
Él se mantendrá de pie
y los apacentará con la fuerza del Señor,
con la majestad del nombre del Señor, su Dios.
Ellos habitarán tranquilos,
porque Él será grande
hasta los confines de la tierra.
¡Y Él mismo será la paz!

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 79, 2ac. 3b. 15-16. 18-19
R: Restáuranos, Señor del universo

Escucha, Pastor de Israel,
Tú que tienes el trono sobre los querubines,
resplandece, reafirma tu poder
y ven a salvarnos. R

Vuélvete Señor de los ejércitos,
observa desde el cielo y mira:
ven a visitar tu vid, la cepa que planto tu mano,
el retoño que Tú hiciste vigoroso. R

Que tu mano sostenga al que está a tu derecha
al hombre que Tú fortaleciste,
y nunca nos apartaremos de ti:
devuélvenos la vida e invocaremos tu Nombre. R

Lectura de la carta a los Hebreos 10, 5-10
Aquí estoy para hacer, Dios, tu voluntad

Hermanos:
Cristo, al entrar en el mundo, dijo:
«Tú no has querido sacrificio ni oblación;
en cambio, me has dado un cuerpo.
No has mirado con agrado los holocaustos
ni los sacrificios expiatorios.
Entonces dije: Dios, aquí estoy, yo vengo
– como está escrito de mí en el libro de la Ley –
para hacer, Dios, tu voluntad».
Él comienza diciendo: «Tú no has querido ni has mirado con agrado los sacrificios, los holocaustos, ni los sacrificios expiatorios, a pesar de que están prescritos por la Ley». Y luego añade: «Aquí estoy, yo vengo para hacer tu voluntad». Así declara abolido el primer régimen parae stablecer el segundo. Y en virtud de esta voluntad quedamos santificados por la oblación del cuerpo de Jesucristo, hecha de una vez para siempre.

Palabra del Señor

Aleluya Lc 1, 38
Yo soy la servidora del Señor;
que se haga en mí según tu Palabra

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 1, 39-45
¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme?

Gloria a Ti, Señor

María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó:
«¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor».

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Puedes escuchar la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España, para este Domingo a través del siguiente enlace: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2021-12-19

~ Creciendo en la Fe ~
Notas acerca de las lecturas de esta semana

El último domingo de Adviento, la cuarta vela del la corona está encendida. En muchas tradiciones de la Iglesia, esta vela representa el amor, cuando reflexionamos sobre el amor abnegado de Cristo mismo. (Muchas coronas también incluyen una quinta vela blanca «Cristo» en el medio, que se encenderá en Nochebuena o el mismo día de Navidad).

Primera Lectura ~ Miqueas 5, 1-4

El profeta Miqueas, contemporáneo del profeta Isaías, escribió en un tiempo de gran agitación. Los asirios habían invadido el reino del norte, Israel y sitiaban a Jerusalén. El reino del sur de Judá fue amenazado. Miqueas, hablando ocho siglos antes del nacimiento de Jesús, amonesta a la gente por su comportamiento pecaminoso, pero promete que eventualmente llegará un momento mejor, cuando un rey perfecto e idealizado restaura la gloria de su región.
El rey vendrá de Belén, que literalmente significa «casa de pan» en la región de Efrata, cinco millas al sur de Jerusalén (en lugar de la «Otra» Belén al noroeste de Nazaret. Este pequeño pueblo fue el lugar de nacimiento de Jesé y su hijo David, el rey más grande de Israel.
Desde este humilde lugar se levantará el rey perfecto de linaje antiguo («el días de antañi») nacido de «ella que va a dar nacimiento’.
Él reunirá y gobernará a su pueblo como un pastor que guía a su rebaño. Este será un momento de paz. Al leer el Evangelio de Mateo (2, 5–6), podemos ver cómo la gente interpretó esta profecía en la época de Jesús. Cuando Herodes pregunta a los magos dónde iba a nacer el Mesías, ellos responden «en Belén de Judea» y citan los versos de Miqueas que rezamos hoy. Por tanto, está claro que en el momento en que Mateo escribió su evangelio, la gente vio en Jesús al Mesías largamente esperado, el pastor-rey.

Evangelio ~ Lucas 1, 39-45, la Visitación

María se encuentra con el ángel Gabriel, quien anuncia no solo que va a concebir y tener un hijo, pero que su pariente Isabel también está en cinta, a pesar de su gran edad. María ahora se pone en camino para encontrarse con Isabel.

María partió en ese momento y se fue lo más rápido que pudo
San Lucas no da razones del viaje de María. ¿Fue porque ella quería felicitar a su prima; porque tenía miedo de la sociedad local y el estigma de estar embarazada antes de casarse; o fue tal vez porque ella estaba asustada y buscaba consuelo en una vieja amiga? Cada lector tendrá sus propias respuestas. Lucas, sin embargo, nos da una idea de la inmediatez de su decisión.

Una ciudad en la región montañosa de Judá
Todo en el relato de Lucas contribuye a que este importante encuentro no sea algo rimbombante. No se mencionan dignatarios locales poderosos y la ubicación es un pueblo sin nombre en el campo. En una inversión del orden social normal en epocas del relato, son dos mujeres embarazadas las que ocupan el papel protagónico.

Isabel y María
Hay muchos casos de mujeres mayores o estériles que conciben contra todos expectativas en el Antiguo Testamento: Sara, Rebeca y Raquel en Génesis, y Ana en el primer libro de Samuel. María, en cambio, es una niña; los eruditos piensan que era una joven adolescente, probablemente menor de 15 años.

Isabel está llena del Espíritu Santo
En el Evangelio de Lucas, esta expresión tiene el mismo significado que en el Antiguo Testamento: Dios empodera a la persona para realizar una tarea especial.

Una visita de la madre de mi Señor
Esta es la primera vez que se llama a Jesús «Señor». Antes de esto, el término «Señor» había sido conectado con Dios; pero de ahora en adelante «el Señor» se referirá a Jesucristo. Nosotros recuerdamos el grito de Tomás en el Evangelio de San Juan «¡Señor mío y Dios mío!» (Juan 20, 28).

Promesas cumplidas
El encuentro entre María e Isabel es el encuentro entre el antiguo orden y el nuevo. Isabel dará a luz a Juan, un profeta en la tradición del Antiguo Testamento, mientras que María dará a luz a Jesús, Dios hecho hombre. Jesús es el cumplimiento de todas las promesas hechas por Dios en el Antiguo Testamento. (*)

fuente: (*) https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Para rezar en familia

En Adviento, acostumbrémonos a decir, por ejemplo: «Ven, Señor Jesús». Solo eso, pero decirle: “Ven, Señor Jesús”. Este tiempo de preparación para Navidad es hermoso: pensemos en el pesebre, pensemos en la Navidad, y digamos con el corazón: “Ven, Señor Jesús, ven”. Repitamos esta oración a lo largo del día yel ánimo permanecerá vigilante.
“Ven, Señor Jesús”: es una oración que podemos repetirla tres veces, todos juntos:
“Ven, Señor Jesús”, “Ven, Señor Jesús», «Ven, Señor Jesús»

Papa Francisco
Ángelus, 28 de noviembre 2021

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.