Lecturas del Domingo XXIII del Tiempo Ordinario (B)

Dile a todos los corazones débiles:
«Ánimo, no tengas miedo. ¡Mira, tu Dios viene a salvarte! «

La palabra de Dios siempre nos está llamando de nuevo, invitándonos a formas de ver más profundas y escuchar más atentamente. ¿Qué me llama la atención de las lecturas de hoy?

Isaías, en la primera lectura, ofrece un tema en el que nos llama a ver lo que hay que ver, a escuchar correctamente, a movernos con agilidad y determinación, a hablar con sinceridad y alegría.

El Salmo también habla de una profunda atención, ya que nos invita a darnos cuenta de las prioridades del Señor: los oprimidos y los necesitados están antes que todo lo demás. Podría preguntarme cómo encaja esto con la cultura actual y con mis propias elecciones cotidianas.

Tanto en la Segunda Lectura como en el Evangelio, no tenemos ninguna duda acerca de aquellos a quienes Dios elige. A través de la palabra de hoy, el Señor me está pidiendo que me dé cuenta, que me conmueva y que imite.

Oremos, esta semana, para que nosotros mismos podamos abrirnos a las maravillas del Señor y también a sus desafíos mientras tratamos de resistirnos a estar cerrados a la difícil situación de aquellos a quienes Dios eleva al primer lugar.

Este pasaje del Evangelio subraya la exigencia de una doble sanación. Sobre todo la sanación de la enfermedad y del sufrimiento físico, para restituir la salud del cuerpo; incluso esta finalidad no es completamente alcanzable en el horizonte terreno, a pesar de tantos esfuerzos de la ciencia y de la medicina. Pero hay una segunda sanación, quizá más difícil, y es la sanación del miedo. La sanación del miedo que nos empuja a marginar al enfermo, a marginar al que sufre, al discapacitado. Y hay muchos modos de marginar, también con una pseudo piedad o con la eliminación del problema; nos quedamos sordos y mudos delante de los dolores de las personas marcadas por la enfermedad, angustias y dificultades. Demasiadas veces el enfermo y el que sufre se convierten en un problema, mientras que deberían ser ocasión para manifestar la preocupación y la solidaridad de una sociedad en lo relacionado con los más débiles.

Papa Francisco
Ángelus, 9 de septiembre 2018

Lectura del libro de Isaías 35, 4-7a
Se despertarán los oídos de los sordos y la lengua de los mudos gritará de júbilo

Digan a los que están desalentados:
«¡Sean fuertes, no teman: ahí está su Dios!
Llega la venganza,
la represalia de Dios: él mismo viene a salvarlos!»
Entonces se abrirán los ojos de los ciegos
y se destaparán los oídos de los sordos;
entonces el tullido saltará como un ciervo
y la lengua de los mudos gritará de júbilo.
Porque brotarán aguas en el desierto
y torrentes en la estepa;
el páramo se convertirá en un estanque y
la tierra sedienta en manantiales.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 145, 7-10
R: ¡Alaba al Señor, alma mía!

El Señor mantiene su fidelidad para siempre,
hace justicia a los oprimidos
y da pan a los hambrientos.
El Señor libera a los cautivos. R

El Señor abre los ojos de los ciegos
y endereza a los que están encorvados.
El Señor ama a los justos
el Señor protege a los extranjeros. R

Sustenta al huérfano y a la viuda;
y entorpece el camino de los malvados.
El Señor reina eternamente,
reina tu Dios, Sión, a lo largo de las generaciones. R

Lectura de la carta de Santiago 2, 1-7
¿Acaso Dios no ha elegido a los pobres para hacerlos herederos del Reino?

Hermanos, ustedes que creen en nuestro Señor Jesucristo glorificado, no hagan acepción de personas.
Supongamos que cuando están reunidos, entra un hombre con un anillo de oro y vestido elegantemente, y al mismo tiempo, entra otro pobremente vestido. Si ustedes se fijan en el que está muy bien vestido y le dicen: «Siéntate aquí, en el lugar de honor», y al pobre le dicen: «Quédate allí, de pie», o bien: «Siéntate a mis pies», ¿no están haciendo acaso distinciones entre ustedes y actuando como jueces malintencionados?
Escuchen, hermanos muy queridos: ¿Acaso Dios no ha elegido a los pobres de este mundo para enriquecerlos en la fe y hacerlos herederos del Reino que ha prometido a los que lo aman?
Y sin embargo, ¡ustedes desprecian al pobre! ¿No son acaso los ricos los que los oprimen a ustedes y los hacen comparecer ante los tribunales? ¿No son ellos los que blasfeman contra el Nombre tan hermoso que ha sido pronunciado sobre ustedes?

Palabra del Señor

Aleluya Cf. Mt 4, 23
Jesús proclamaba la Buena Noticia del Reino,
y sanaba todas las dolencias de la gente.

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 7, 31-37
Hacer oír a los sordos y hablar a los mudos

Gloria a Ti, Señor

Cuando Jesús volvía de la región de Tiro, pasó por Sidón y fue hacia el mar de Galilea, atravesando el territorio de la Decápolis.
Entonces le presentaron a un sordomudo y le pidieron que le impusiera las manos. Jesús lo separó de la multitud y, llevándolo aparte, le puso los dedos en las orejas y con su saliva le tocó la lengua. Después, levantando los ojos al cielo, suspiró y le dijo: «Efatá», que significa: «Abrete.» Y en seguida se abrieron sus oídos, se le soltó la lengua y comenzó a hablar normalmente.
Jesús les mandó insistentemente que no dijeran nada a nadie, pero cuanto más insistía, ellos más lo proclamaban y, en el colmo de la admiración, decían: «Todo lo ha hecho bien: hace oír a los sordos y hablar a los mudos.»

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Te compartimos la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España, para este Domingo: https://rezandovoy.org/reproductor/2021-09-05

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de este Domingo

Segunda Lectura ~ Carta de Santiago 2, 1-7

Hoy y durante las próximas cuatro semanas leemos y rezamos la Carta de Santiago, aunque es más una exhortación que una «carta».
Está dirigida a comunidades judías cristianas que viven fuera de Palestina, aunque en un área donde el nombre de Santiago sería reconocido y tendría autoridad. Su conversión los liberó de las estrictas restricciones de la ley mosaica – y, como resultado, algunos se inclinaron a llevar una vida disoluta.
Santiago trata de mostrarles aquí que deben llevar una vida basada en los requisitos éticos de la Ley, en la línea de lo que enseñó el profeta Oseas: “Lo que quiero es amor, no sacrificio; conocimiento de Dios, no holocaustos ”(Oseas 6, 6).
El contenido y el estilo de la carta llevan a muchos eruditos modernos a creer que un cristiano versado en griego y judaísmo escribió esta carta en nombre de Santiago. Esta práctica era común en ese momento. Fue hecho sin ninguna intención de engañar: más bien fue un homenaje a la persona nombrada, y reflejando su tradición, dando así autoridad al libro.
A lo largo de la carta, el autor se dirige a su audiencia como «Mis hermanos», una forma común de dirigirse a los cristianos en ese momento. El ejemplo que da aquí probablemente no se refiere a un evento real, pero es típico de una «diatriba», un recurso popular de los filósofos griegos. Se trata de un diálogo con un personaje de ficción y la formulación de preguntas retóricas (aquellas que no requieren una respuesta, pero que se utilizan para plantear un punto). San Pablo también usa este recurso, como por ejemplo en su primera carta a los Corintios (9, 4-7).
Mateo también escribe sobre los «mejores asientos» en la sinagoga. Hablando de los escribas y fariseos, dice: «[Ellos] quieren ocupar el lugar de honor en los banquetes y los asientos delanteros de la sinagoga» (Mateo 23, 6). Es un ejemplo que la audiencia de Santiago reconocería fácilmente.
Dios escogió a los materialmente pobres, pero les promete riquezas y herencia, recordándonos la primera de las Bienaventuranzas (Mateo 5, 3).

Evangelio ~ Marcos 7, 31-37

Al regresar del distrito de Tiro, Jesús pasó por Sidón, hacia el mar de Galilea, atravesando la región de Decápolis.
Jesús estaría viajando de norte a sur, pero partiendo en dirección opuesta. Algunos dicen que este viaje habría sido poco probable dada la ruta que se describe (como viajar desde el sur hacia el oeste tomando una ruta que va hacia el noroeste). Sin embargo, otros lo ven como muy probable y consideran que este viaje indirecto habría durado unos ocho meses. Se piensa que Jesús habría necesitado este período de tiempo con sus discípulos antes de enfrentar los tiempos difíciles que se avecinaban.

Y le trajeron un sordo que tenía un impedimento en el habla.
Este encuentro entre Jesús y el hombre es un ejemplo perfecto de cómo Jesús trataba a las personas. Lo protege de cualquier vergüenza llevándolo a un lado. No mantiene una conversación con él, sino que simplemente toca las partes que necesitan curación.

Metió los dedos en los oídos del hombre y le tocó la lengua con saliva.
En aquellos días, la gente creía que la saliva era un agente curativo. Cuando Jesús habló, dijo una palabra «Ephphatha», que significa «Ábrete», Jesús miró al cielo, lo que indica que la curación que se estaba llevando a cabo era de Dios.

Ha hecho todas las cosas bien.
Estas palabras de admiración de los espectadores se hacen eco de las palabras de Dios sobre la creación del mundo, cuando declaró que todo era bueno. (Génesis 1,31) (*)

(*) fuente: https://stbeunosoutreach.files.wordpress.com/2021/08/prego-plus-23rd-sunday-otb-2021.pdf

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.