Querido Jesús, lava con tu amor mi corazón : Lectura y reflexión para los más pequeños

Hola amiguitos:
Después de muchos meses, nos da mucha alegría re-encontrarnos en este espacio donde juntos caminamos en la fe de la mano de nuestro hermano y amigo, Jesús.

En este Domingo 22 del tiempo ordinario (o también llamado «durante el año») del ciclo «B», el Evangelio de san Marcos nos relata una escena entre Jesús y los fariseos. Para refrescarnos la memoria, los fariseos eran un grupo que cumplía la Ley de manera muy, pero muy estricta y creían, por esta razón, que estaban por encima de otros grupos religiosos que vivían su fe de otra forma. Esta manera tan seria y severa de manifestar su fe, hizo que no entendieran a Jesús y hablaban mal de él y sus discípulos.

El lavarnos las manos es hoy una acción muy corriente; nuestros papis nos dicen siempre que antes de comer, o si estuvimos en la calle, o cuando volvemos del colegio, tenemos que lavarnos las manos para no enfermarnos, ¿verdad? Pero para los fariseos esta simple acción era algo muy distinto, pues insistían en que todos tenían que lavarse muy bien las manos y si no lo hacían, eran considerados impuros. Esto era parte del rito, o sea, de la acción que era obligatoria y muy importante para ellos. O sea, algo muy distinto a lo que es para nosotros y, ya veremos, cuan distinto esto era para Jesús.

Pero antes de empezar con la dinámica, le pedimos al Espíritu Santo que con su Amor nos guíe derramando su luz sobre cada uno… y ahora, si, comenzamos mirando la ilustración de Fano:

  • ¿Qué es lo primero que nos llama la atención?
  • ¿Qué es lo que Jesús está tratando de que no se coma o dañe nuestro corazón?
  • ¿Qué sentimos al verlo?

Después de unos minutos, leemos con detenimiento en Evangelio … como siempre, leemos dos veces, muy lentamente, saboreando cada palabra, palabra de Vida, palabra del Señor:

Evangelio ~ San Marcos 7, 1-8; 14-15; 21-23

Los fariseos eran un grupo de personas que siempre estaban dando la lata a Jesús. Decían que no cumplía las obligaciones religiosas, que hablaba de Dios de una manera muy extraña, y que se saltaba la ley, por ejemplo, cuando tocaba a los leprosos o perdonaba a los pecadores. Así que siempre estaban criticándole. Como un día que vieron que los amigos de Jesús empezaban a comer sin haberse lavado antes las manos. (Porque la ley de los judíos decía que lavarse las manos antes de comer era obligatorio). Entonces vinieron a reprocharle eso a Jesús. Pero él les contestó que es mucho más importante lavarse por dentro, porque si solo cumplimos la ley por fuera, eso es actuar para aparentar. Les dijo: no se preocupen tanto de la suciedad de fuera, sino de todas esas cosas que tenemos dentro y necesitamos barrer: los malos humores, el robo, el asesinato, la envidia, la mentira y muchas cosas más. Eso es lo que nos debería preocupar. Les dejó con la boca abierta y no sabían qué replicarle.

fuente: https://rezandovoy.org/reproductor/infantil/2021-08-29

  1. ¿Qué es lo primero que nos dice este pasaje?
  2. ¿Qué ejemplos de las cosas extrañas que hacía Jesús para los fariseos nos da el Evangelio?
  3. ¿Cuál es el reproche que le hacen a Jesús en el pasaje? ¿Por qué?
  4. ¿Qué les contesta Jesús?
  5. ¿Qué nos dice el Evangelio de cómo quedaron los fariseos al escuchar la respuesta de Jesús?
  6. ¿En qué nos hace pensar este pasaje? ¿Cómo está nuestro corazón?

Cuando leemos, re-leemos este pasaje, podemos pensar en los «actos» en lo que, a veces, nos comportamos como los fariseos: quizás cuando criticamos a quienes no hacen lo que creemos que es lo correcto, cuando dejamos que ese monstruo feo –como el que está en la ilustración y que puede ser el aparentar, el presumir, el no seguir el ejemplo de amor de Jesús con todos nuestros hermanos – dañe nuestro corazón… Esto nos da un excelente comienzo para nuestra oración de hoy, para hablar con Jesús, como un amigo a un amigo, sabiendo que Él nos cuida y nos ama… ¿les parece?

Resolvemos y coloreamos

fuente: http://elrincondelasmelli.blogspot.com

Oración:
Aunque te quiero mucho, Jesús y sé lo que quieres de mí, a veces soy como los fariseos, que no quieren a la gente. Ayúdame a darme cuenta, y a perdonar a quienes no aman. Sé que me ayudarás y eso me hace estar alegre. Te doy gracias porque muchas veces me importa lo que les pasa a otros, a los que me quieren y a los que no conozco Gracias, Jesús.

fuente: https://rezandovoy.org/reproductor/infantil/2021-08-29

¡Que pasen una feliz y bendecida semana, chicos, caminando en la fe de la mano de Jesús y bajo el manto de amor de María!

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

6 comentarios sobre “Querido Jesús, lava con tu amor mi corazón : Lectura y reflexión para los más pequeños

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.