«Ésto es mi Cuerpo. Ésta es mi Sangre»: Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo (B)

‘El que coma mi carne y
beba mi sangre vivirá en Mí y Yo en él’

En esta fiesta de Corpus Christi, damos gracias por lo que somos, y todo lo que Dios ha hecho por nosotros. Las lecturas de hoy muestran cómo se mueve el plan de Dios hacia un nuevo pacto de amor a través de Cristo.

En la primera lectura, vemos que Moisés media entre Dios y las personas, instruyendo sobre las reglas y los mandamientos del Señor. Para los israelitas, la sangre es el símbolo de la vida, y Moisés asperja la sangre de los toros sacrificados tanto en el altar como en la gente para indicar su deseo de entrar en un pacto con Dios.

El autor de la Carta a los Hebreos (segunda lectura) explica que Jesús mismo se ha convertido en el mediador de un nuevo pacto. Jesús es el sacerdote que ofrece el sacrificio y la víctima que se ofrece; Su propia sangre reemplazando la de los animales. Al hacer esto, Jesús aporta ‘el sacrificio perfecto a Dios a través del espíritu eterno’, que quita nuestros pecados.

En la narración del Evangelio de la Última Cena, Jesús comparte una comida con sus amigos más queridos, dándole en el pan y el vino, un regalo de amor y amistad. Al día siguiente, el viernes santo, Jesús dará libremente su propia vida, un sacrificio hecho por su gran amor por el mundo. Aquí comienza una nueva relación entre Dios y su pueblo.

El salmo de hoy es uno de acción de gracias y alabanza al Señor por su bondad y don. El salmista pregunta: ‘¿Con qué pagaré al Señor?’

Mientras celebramos hoy la Eucaristía, ofrezcamos a Dios una promesa de amor indiviso, y una ofrenda de nosotros al servicio de los demás.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/2021/05/28/the-most-holy-body-and-blood-of-christ-corpus-christi-year-b-6th-june-2021/

“Que el Cuerpo y la Sangre de Cristo sean para cada uno de ustedes una presencia y un soporte en medio de las dificultades, un consuelo sublime en el sufrimiento de cada día y una prenda de resurrección eterna”

Papa Francisco
Solemnidad de Corpus Christi, 3 de junio 2021

Lectura del libro del Éxodo 24, 3-8
Ésta es la sangre de la alianza que el Señor hace con ustedes

En aquellos días:
Moisés fue a comunicar al pueblo todas las palabras y prescripciones del Señor, y el pueblo respondió a una sola voz: «Estamos decididos a poner en práctica todas las palabras que ha dicho el Señor.»
Moisés consignó por escrito las palabras del Señor, y a la mañana siguiente, bien temprano, levantó un altar al pie de la montaña y erigió doce piedras en representación de las doce tribus de Israel. Después designó a un grupo de jóvenes israelitas, y ellos ofrecieron holocaustos e inmolaron terneros al Señor, en sacrificio de comunión. Moisés tomó la mitad de la sangre, la puso en unos recipientes, y derramó la otra mitad sobre el altar. Luego tomó el documento de la alianza y lo leyó delante del pueblo, el cual exclamó: «Estamos resueltos a poner en práctica y a obedecer todo lo que el Señor ha dicho.»
Entonces Moisés tomó la sangre y roció con ella al pueblo, diciendo: «Esta es la sangre de la alianza que ahora el Señor hace con ustedes, según lo establecido en estas cláusulas.»

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 115, 12-13. 15-18
R: Alzaré la copa de la salvación e invocaré el Nombre del Señor

¿Con qué pagaré al Señor
todo el bien que me hizo?
Alzaré la copa de la salvación
e invocaré el nombre del Señor. R

¡Qué penosa es para el Señor
la muerte de sus amigos!
Yo, Señor, soy tu servidor,
tu servidor, lo mismo que mi madre:
por eso rompiste mis cadenas. R

Te ofreceré un sacrificio de alabanza, 
e invocaré el Nombre del Señor.
Cumpliré mis votos al Señor,
en presencia de todo su pueblo. R

Lectura de la carta a los Hebreos 9, 11-15
La sangre de Cristo purificará nuestra conciencia

Hermanos:
Cristo, a diferencia de los sacerdotes del culto antiguo, ha venido como Sumo Sacerdote de los bienes futuros. El, a través de una Morada más excelente y perfecta que la antigua – no construida por manos humanas, es decir, no de este mundo creado – entró de una vez por todas en el Santuario, no por la sangre de chivos y terneros, sino por su propia sangre, obteniéndonos así una redención eterna.
Porque si la sangre de chivos y toros y la ceniza de ternera, con que se rocía a los que están contaminados por el pecado, los santifica, obteniéndoles la pureza externa, ¡cuánto más la sangre de Cristo, que por obra del Espíritu eterno se ofreció sin mancha a Dios, purificará nuestra conciencia de las obras que llevan a la muerte, para permitirnos tributar culto al Dios viviente!
Por eso, Cristo es mediador de una Nueva Alianza entre Dios y los hombres, a fin de que, habiendo muerto para redención de los pecados cometidos en la primera Alianza, los que son llamados reciban la herencia eterna que ha sido prometida.

Palabra del Señor

Secuencia ~ Laude Sion Salvatorem


https://comunidadcatolicabkk.org/2020/06/13/pan-de-vida-bebida-de-salvacion-solemnidad-del-santisimo-cuerpo-y-sangre-de-cristo-a/

Aleluya Jn 6, 51
«Yo soy el pan vivo bajado del cielo.
El que coma de este pan vivirá eternamente»
, dice el Señor

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 14, 12-16. 22-25
Ésto es mi cuerpo. Ésta es mi sangre.

Gloria a Ti, Señor

El primer día de la fiesta de los panes Acimos, cuando se inmolaba la víctima pascual, los discípulos dijeron a Jesús: «¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la comida pascual?»
Él envió a dos de sus discípulos, diciéndoles: «Vayan a la ciudad; allí se encontrarán con un hombre que lleva un cántaro de agua. Síganlo, y díganle al dueño de la casa donde entre: El Maestro dice: “¿Dónde está mi sala, en la que voy a comer el cordero pascual con mis discípulos?” El les mostrará en el piso alto una pieza grande, arreglada con almohadones y ya dispuesta; prepárennos allí lo necesario.»
Los discípulos partieron y, al llegar a la ciudad, encontraron todo como Jesús les había dicho y prepararon la Pascua.
Mientras comían, Jesús tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: «Tomen, esto es mi Cuerpo.»
Después tomó una copa, dio gracias y se la entregó, y todos bebieron de ella. Y les dijo: «Esta es mi Sangre, la Sangre de la Alianza, que se derrama por muchos. Les aseguro que no beberé más del fruto de la vid hasta el día en que beba el vino nuevo en el Reino de Dios.»

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

En este Domingo de Corpus Christi, te compartimos la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España: https://rezandovoy.org/reproductor/2021-06-06

Notas sobre las lecturas de hoy

Salmo 115


Hoy leemos una sección de Salmo 115 (116), un salmo típico de acción de gracias individual. Es parte de los salmos ‘Egipcios Hallel’ (113-118 (114-119)), que dan elogios por el regreso de la gente elegida de Dios de Egipto y la esclavitud impuesta por el faraón. ‘Hallel’ significa ‘alabanza’ y es la raíz principal para la palabra ‘Halleuiah’: ‘Alabar al Señor’.
En los hogares judíos, durante la vida de Jesús y hasta el día de hoy, este salmo se canta al final de la comida de la Pascua.
El escenario para este Salmo es el templo, cuando un miembro de la Congregación cuenta su historia, informa la respuesta dada a su oración (como, por ejemplo, cuando el Señor sacó a Israel de Egipto, él ‘aflojó [sus] cadenas’) y luego ofrece promesas a Dios a cambio.
Como cristianos, rezamos este salmo hoy en un día como el Jueves Santo, ya que recordamos la institución de la Eucaristía y la Última Cena de Jesús – quien también habrá cantado este salmo –; el verso ‘O preciosa es a los ojos del Señor la muerte de sus fieles’ asume un significado particular. La frase también podría traducirse como «la muerte de sus fieles entristece al Señor». Dios considera la muerte de todos sus fieles como un evento muy serio y significativo.
Llevado por una sentida expresión del corazón de la acción de gracias, el salmista aborda repentinamente al Señor personalmente: ‘Tu Siervo, Señor …’
En cuanto a las promesas hechas al Señor, ‘un sacrificio de acción de gracias’ se prescribe en el Libro de Levítico (7: 12-15), mientras que «llamando al nombre del Señor antes de que todos sus personas se refieran a la naturaleza pública del Día de Acción de Gracias ofrecido en los recintos del templo de Jerusalén, el principal sitio de culto de los judíos en ese momento.

Corpus Christi
(la fiesta del cuerpo y la sangre de Cristo)


La fiesta de hoy celebra el regalo que Jesús nos da en la Eucaristía, Él mismo como nuestra comida y bebida. En las Iglesias Católicas de muchos países, Corpus Christi se celebra el domingo después del de la Santísima Trinidad, mientras que en otras iglesias cristianas mantienen este domingo como el Día de Acción de Gracias por la institución de la Sagrada Comunión.

Evangelio Mc 14, 12-16. 22-25


Conocerás a un hombre con un cántaro de agua.
Era el papel de una mujer que llevara agua, por lo que un hombre que lo llevara en su hombro sería muy fácil de detectar. De acuerdo con la costumbre judía, Jesús planea usar la habitación superior, que a menudo se usaba como un lugar donde los rabinos enseñaban a sus discípulos más íntimos.

Preparando para la fiesta de la Pascua.
Cada detalle fue un recordatorio del momento en que Dios liberó a su pueblo de la esclavitud en Egipto (Éxodo 12). La preparación comenzó con una búsqueda ceremonial de levadura, una masa fermentada. La primera Pascua tuvo que ser comido a toda prisa, y así se comía el pan sin levadura, ya que podía hacerse muy rápido. En la tarde antes de la Pascua, los adoradores fueron al templo a sacrificar uno de sus propios corderos. Las carcasas se las llevaron a casa para ser asadas, no hervidas. Aparte del cordero y el pan, otro de los ingredientes principales era vino, mezclado con agua. Tenía que haber cuatro tazas de vino como un recordatorio de las cuatro promesas de Dios, hechas a través de Moisés a los israelitas. (Éxodo 6: 6-7).

Durante la cena, tomó un poco de pan …
Jesús habrá seguido los pasos familiares de esta antigua fiesta. Hablaría, habría dicho las oraciones preparadas y cantaron los tradicionales salmos de Hallel (ver la explicación de más arriba) a intervalos apropiados.

Este es mi cuerpo … esta es mi sangre, la sangre de la Alianza …
La palabra ‘alianza’ es una palabra común en la religión judía y significa algo así como un arreglo, una relación o una ganga. La aceptación de la Antigua Alianza se encuentra en Éxodo 24: 3-8 (la primera lectura de hoy). Ahora Jesús introduce ‘la Nueva Alianza’: una nueva relación entre Dios y la humanidad, que depende del derramamiento de su propia sangre.

fuente: https://stbeunosoutreach.files.wordpress.com/2021/05/prego-plus-corpus-christi-year-b-2021-1.pdf

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.