Lecturas del Domingo III del Tiempo de Adviento (‘Gaudete’) (Ciclo A)

¡Alégrense, el Señor está cerca!

En este domingo ‘Gaudete’, la liturgia comienza con una invitación a ‘¡alegrarse!’ Así como en la oscuridad anhelamos la luz, así en la oscuridad de un mundo que sufre las consecuencias de la guerra y la codicia humana, anhelamos la luz transformadora de Cristo. Pero a nuestro alrededor hay señales proféticas del amor de Dios en acción, brindándonos esperanza en la oscuridad y recordándonos la vida gozosa que estamos llamados a vivir.
Hoy las Escrituras nos animan a escuchar y a ver las voces proféticas y los signos de nuestro tiempo. En la Primera Lectura, Isaías proclama una visión gozosa de la venida de Cristo. Se abrirán los ojos de los ciegos; los cojos saltarán de alegría; y podemos tener ánimo porque el Señor está cerca.
El salmista comparte una visión del Señor venciendo nuestras dificultades humanas, trayendo justicia y sanidad al mundo.
La Segunda Lectura es una carta de aliento, aconsejándonos que seamos vigilantes y pacientes. El Señor está cerca.
El Evangelio describe un encuentro entre Jesús y los seguidores de Juan que está encarcelado. Jesús responde a sus preguntas haciendo referencia tanto a las profecías de Isaías como al Salmo de hoy. Juan es un profeta de su tiempo, y Jesús anima a los discípulos de Juan a no perder la fe. Jesús mismo es aquel de quien hablaron los antiguos profetas.
Como seguidores de Cristo, tomemos coraje y apoyémonos unos a otros en oración para ser pacientes y fieles al mensaje liberador de la Buena Nueva. Pertenecemos a una comunidad amorosa que anhela y confía en la luz de Cristo, incluso durante estos tiempos difíciles.

El Adviento es un tiempo de gracia. Nos dice que no basta con creer en Dios: es necesario purificar nuestra fe cada día. Se trata de prepararnos para acoger no a un personaje de cuento de hadas, sino al Dios que nos llama, que nos implica y ante el que se impone una elección. El Niño que yace en el pesebre tiene el rostro de nuestros hermanos más necesitados, de los pobres, que «son los privilegiados de este misterio y, a menudo, aquellos que son más capaces de reconocer la presencia de Dios en medio de nosotros»

papa francisco
ángelus, 15 de diciembre 2019

Lectura del libro de Isaías 35, 1-6a. 10
Dios mismo viene a salvarnos

¡Regocíjense el desierto y la tierra reseca, alégrese y florezca la estepa!
¡Sí, florezca como el narciso, que se alegre y prorrumpa en cantos de júbilo!
Le ha sido dada la gloria del Líbano, el esplendor del Carmelo y del Sarón.
Ellos verán la gloria del Señor, el esplendor de nuestro Dios.
Fortalezcan los brazos débiles,
robustezcan las rodillas vacilantes;
digan a los que están desalentados:
«¡Sean fuertes, no teman: ahí está su Dios!
Llega la venganza, la represalia de Dios:
Él mismo viene a salvarlos.»
Entonces se abrirán los ojos de los ciegos
y se destaparán los oídos de los sordos;
entonces el tullido saltará como un ciervo
y la lengua de los mudos gritará de júbilo.
Volverán los rescatados por el Señor;
y entrarán en Sión con gritos de júbilo,
coronados de una alegría perpetua:
los acompañarán el gozo y la alegría,
la tristeza y los gemidos se alejarán.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 145, 6-10
R: Señor, ven a salvarnos

El Señor mantiene su fidelidad para siempre,
hace justicia a los oprimidos
y da pan a los hambrientos.
El Señor libera a los cautivos. R

El Señor abre los ojos de los ciegos
y endereza a los que están encorvados.
El Señor ama a los justos,
y protege a los extranjeros. R

Sustenta al huérfano y a la viuda;
y entorpece el camino de los malvados.
El Señor reina eternamente,
reina tu Dios, Sión, a lo largo de las generaciones. R

Lectura de la carta de Santiago 5, 7-10
Anímense, porque la Venida del Señor está próxima

Tengan paciencia, hermanos, hasta que llegue el Señor. Miren cómo el sembrador espera el fruto precioso de la tierra, aguardando pacientemente hasta que caigan las lluvias del otoño y de la primavera. Tengan paciencia y anímense, porque la Venida del Señor está próxima. Hermanos, no se quejen los unos de los otros, para no ser condenados. Miren que el Juez ya está a la puerta.
Tomen como ejemplo de fortaleza y de paciencia a los profetas que hablaron en nombre del Señor.

Palabra del Señor

Aleluya Is 61, 1
El Espíritu del Señor está sobre mí,
él me envió a llevart la buena noticia a los pobres.

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo 11, 2-11
¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?

Juan el Bautista oyó hablar en la cárcel de las obras de Cristo, y mandó a dos de sus discípulos para preguntarle:
«¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?»
Jesús les respondió:
«Vayan a contar a Juan lo que ustedes oyen y ven: Los ciegos ven y los paralíticos caminan; los leprosos son purificados y los sordos oyen; los muertos resucitan y la Buena Noticia es anunciada a los pobres. ¡Y feliz aquel para quien yo no sea motivo de tropiezo!»
Mientras los enviados de Juan se retiraban, Jesús empezó a hablar de él a la multitud, diciendo:
«¿Qué fueron a ver al desierto? ¿Una caña agitada por el viento? ¿Qué fueron a ver? ¿Un hombre vestido con refinamiento? Los que se visten de esa manera viven en los palacios de los reyes.
¿Qué fueron a ver entonces? ¿Un profeta? Les aseguro que sí, y más que un profeta. El es aquel de quien está escrito:
«Yo envío a mi mensajero delante de ti, para prepararte el camino».
Les aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que él».

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Los invitamos a escuchar la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España, para este Domingo: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2022-12-11

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Segunda Lectura ~ St 5, 7-10

Esta carta a veces también se conoce como una de las ‘Epístolas católicas’: el significado original de la palabra ‘católico’ es ‘universal’.
De hecho, es más una exhortación que una carta, dirigida a los judíos cristianos de Palestina. Su conversión los liberó de la estricta restricciones de la Ley Mosaica y como resultado algunos estaban inclinados a liderar vidas disolutas. Santiago busca mostrarles que deben llevar una vida basada sobre los deberes éticos del Derecho. Esto está en la línea de lo que el profeta Oseas enseñó: ‘Lo que quiero es amor, no sacrificio; conocimiento de Dios, no holocaustos’ (Oseas 6, 6).
Por razones de contenido y estilo, muchos ahora creen que un anónimo creyente bien versado en griego y judaísmo escribió esta carta usando el nombre de Santiago. Esta práctica era común en la época. Fue hecho sin ánimo de engañar, sino como un homenaje al nombrado persona, reflejando la tradición de ese autor y dando así al libro autoridad.
En ese momento se esperaba la Segunda Venida del Señor, la Parusía, que sería inmediata, y su retraso causó dificultades y quejas entre la gente.
Aquí, el autor (a quien llamaremos Santiago) aconseja paciencia, usando un analogía agrícola. El clima del desierto en Palestina hizo la siega de cultivos muy dependientes de las lluvias estaciones: las lluvias de otoño cayeron en octubre y noviembre y la primavera lluvias en abril y mayo.
Con la Segunda Venida vendrá el juicio. Santiago usa el ejemplo de los profetas, que ejercieron paciencia incluso cuando estaban perseguido (ver Hechos 7, 52).

Evangelio ~ Mt 11, 2-11

Juan el Bautista en prisión
Juan ha sido arrestado por hablar en contra del matrimonio de Herodes Antipas con la esposa de Felipe, Herodías. Felipe era el hermano de Herodes y todavía estaba vivo en el tiempo del matrimonio. También es posible que Herodes temiera que Juan incitara a los judíos a la rebelión. Está detenido en Macaerus, una fortaleza a unas cinco millas al este del Mar Muerto. Abatido y ansioso en su celda, escuchando acerca de los hechos de Jesús y dándose cuenta eran diferentes de lo que había anunciado previamente (ver el Evangelio de la semana pasada), Juan comienza a dudar y envía a sus mensajeros para aclarar el situación.

La respuesta de Jesús
Jesús no responde directamente pero cita a Isaías (29, 18; 35, 5; 42, 18; 61, 1). Mateo enfatiza que Jesús es el Mesías prometido en el Antiguo Testamento —un tema prominente en este Evangelio. Jesús no reprocha a Juan por tener dudas. Los mensajeros son simplemente para decirle lo que ven a Jesús hacer. Sus obras hablan por sí solas.

Dichoso el que no pierde la fe
Ser ‘Feliz’ o ‘Bendito’ es un tema importante para Mateo. Recordamos el comienzo de las Bienaventuranzas. Son palabras de seguridad para todos los discípulos. Esto es lo que les espera mientras trabajan por el Reino, a pesar de su dudas o miedos.

Cañas y túnicas
Algunos eruditos ven una alusión indirecta a Herodes en esta frase. Imágenes de cañas figuraba en la moneda de Herodes y era famoso por sus finas vestiduras en contraste con el vestido de pelo de camello de Juan. Otros sugieren que las cañas oscilantes se refieren a las dudas de Juan.

Juan el profeta
Jesús alaba a Juan. Es el mensajero anunciado por el profeta Malaquías (3, 1). De hecho, Juan el Bautista es el último de los grandes profetas del antiguo orden. El cumplimiento del Reino, prometido en el Antiguo Testamento, anunciado como siendo inminente por Juan el Bautista, se realiza en Jesús. Tenemos aquí uno de los temas principales del Evangelio de Mateo.

El más pequeño en el Reino de los Cielos
Juan puede ser el último profeta, pero estar en el Reino de los Cielos es tal gran privilegio que la persona menos importante aquí es más grande que el Bautista.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.