Lecturas del Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario: VI Jornada Mundial de los Pobres (Ciclo C)

Para ti brillará el sol de justicia que trae salud en sus rayos

A medida que nos acercamos al final del año de la Iglesia, las lecturas de hoy nos llevan a pensar en el paso del tiempo y el fin del mundo. Aunque aparentemente desalentadores, brindan un mensaje de esperanza para aquellos que se mantienen fieles al amor de Dios.
El profeta Malaquías (primera lectura) usa imágenes crudas para representar el destino de aquellos que no respetan al Señor. Pero los que se mantienen fieles a Él verán el día que viene como un tiempo de alegría y sanación.
En el Evangelio, Jesús predice la destrucción del Templo de Jerusalén, pero nos dice que no temamos guerras, persecuciones ni desastres naturales. Si bien estas cosas pueden parecer el final, de hecho no lo son: nos advierte que no nos dejemos engañar por aquellos que afirman que «ha llegado el momento». Incluso cuando estamos en dificultad, no debemos preocuparnos por qué decir: el Espíritu de Jesús nos dará palabras y sabiduría, mientras damos testimonio de Cristo. Si nos mantenemos seguros en el amor que Dios tiene por nosotros, estaremos a salvo.
Pablo se presenta como modelo a la iglesia de Tesalónica (Segunda Lectura), difundiendo la Buena Nueva y ganándose el sustento. Él enfatiza la importancia de que toda la comunidad trabaje por el bien de todos, en lugar de sentarse a pensar en el futuro.
El salmista está seguro de la venida del Señor, cuando prevalecerá la justicia. Toda la creación está invitada a unirse al gozoso anuncio de esa venida.
Esta semana oremos por confianza y fortaleza interior, manteniendo a Cristo a nuestro lado y respondiéndole en cada momento de la vida diaria. Recordamos en nuestra oración durante esta Jornada Mundial de los Pobres – que hoy celebramos – a todos los hermanos que están pasando hambre, los que no tienen trabajo, quienes viven en situación de calle, para que, a través de actos solidarios, nunca les falta el pan, el trabajo y un techo para vivir con la dignidad de todos los hijos amados de Dios.
Seguimos, también, orando por la paz del mundo.

Sabemos que el problema no es el dinero en sí, porque este forma parte de la vida cotidiana y de las relaciones sociales de las personas. Más bien, lo que debemos reflexionar es sobre el valor que tiene el dinero para nosotros: no puede convertirse en un absoluto, como si fuera el fin principal. Tal apego impide observar con realismo la vida de cada día y nubla la mirada, impidiendo ver las necesidades de los demás. Nada más dañino le puede acontecer a un cristiano y a una comunidad que ser deslumbrados por el ídolo de la riqueza, que termina encadenando a una visión de la vida efímera y fracasada.
Por lo tanto, no se trata de tener un comportamiento asistencialista hacia los pobres, como suele suceder; es necesario, en cambio, hacer un esfuerzo para que a nadie le falte lo necesario. No es el activismo lo que salva, sino la atención sincera y generosa que permite acercarse a un pobre como a un hermano que tiende la mano para que yo me despierte del letargo en el que he caído.

papa francisco
mensaje ~ VI jornada mundial de los pobres (2022)

Lectura del libro de la profecía de Malaquías 3, 19-20a
Para ustedes brillará el sol de la justicia

Llega el Día, abrasador como un horno.
Todos los arrogantes y los que hacen el mal serán como paja;
el Día que llega los consumirá, dice el Señor de los ejércitos,
hasta no dejarles raíz ni rama.
Pero para ustedes,
los que temen mi Nombre,
brillará el sol de justicia que trae la salud en sus rayos.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 97, 5-9
R: El Señor viene a gobernar los pueblos

Canten al Señor con el arpa
y al son de instrumentos musicales;
con clarines y sonidos de trompeta
aclamen al Señor, que es Rey. R

Resuene el mar y todo lo que hay en él,
el mundo y todos sus habitantes;
aplaudan las corrientes del océano,
griten de gozo las montañas al unísono. R

Griten de gozo delante del Señor,
porque Él viene a gobernar la tierra;
Él gobernará al mundo con justicia,
y a los pueblos con rectitud. R

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Tesalónica 3, 6-12
El que no quiera trabajar, que no coma

Hermanos:
Les ordenamos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo, que se aparten de todo hermano que lleve una vida ociosa, contrariamente a la enseñanza que recibieron de nosotros. Porque ustedes ya saben cómo deben seguir nuestro ejemplo. Cuando estábamos entre ustedes, no vivíamos como holgazanes, y nadie nos regalaba el pan que comíamos. Al contrario, trabajábamos duramente, día y noche, hasta cansarnos, con tal de no ser una carga para ninguno de ustedes. Aunque teníamos el derecho de proceder de otra manera, queríamos darles un ejemplo para imitar.
En aquella ocasión les impusimos esta regla: el que no quiera trabajar, que no coma. Ahora, sin embargo, nos enteramos de que algunos de ustedes viven ociosamente, no haciendo nada y entrometiéndose en todo. A estos les mandamos y los exhortamos en el Señor Jesucristo que trabajen en paz para ganarse su pan.

Palabra del Señor

Aleluya Lc 21, 28
Tengan ánimo y levanten la cabeza,
porque está por llegarles la liberación.

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 21, 5-19
Gracias a la constancia salvarán sus vidas

Gloria a Ti, Señor

Como algunos, hablando del Templo, decían que estaba adornado con hermosas piedras y ofrendas votivas, Jesús dijo: «De todo lo que ustedes contemplan, un día no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido.»
Ellos le preguntaron:«Maestro, ¿cuándo tendrá lugar esto, y cuál será la señal de que va a suceder?»
Jesús respondió: «Tengan cuidado, no se dejen engañar, porque muchos se presentarán en mi Nombre, diciendo: «Soy yo», y también: «El tiempo está cerca.» No los sigan. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin.»
Después les dijo: «Se levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá grandes terremotos; peste y hambre en muchas partes; se verán también fenómenos aterradores y grandes señales en el cielo.
Pero antes de todo eso, los detendrán, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán ante reyes y gobernadores a causa de mi Nombre, y esto les sucederá para que puedan dar testimonio de mí.
Tengan bien presente que no deberán preparar su defensa, porque yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá resistir ni contradecir.
Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán. Serán odiados por todos a causa de mi Nombre. Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza. Gracias a la constancia salvarán sus vidas.»

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Como cada Domingo, te invitamos a escuchar la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2022-11-13

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Salmo 96 (97) vv. 5-9

He Qi, Las Siete Trompetas

Los Salmos 47 (48) y 93–99 (94–100) forman un grupo conocido como el de Salmos de entronización; su tema principal es celebrar a Dios como Rey. El Señor reina, él es Rey.
El Salmo 96 (97) es también un salmo de alabanza, y como tal sigue el típico patrón: una invitación a alabanza (‘Canten salmos a el Señor’), seguida de una buena razón para hacerlo (‘porque el Señor viene’).
Las indicaciones dadas a los músicos indican claramente que el lugar de este salmo es el Templo. El lenguaje del salmo es similar al de Segundo Isaías (capítulos 40 a 55): ver por ejemplo Isaías 44, 23. Dios es Rey sobre toda la tierra, las personas y la naturaleza; por lo tanto, la invitación a ríos y cerros para que se unan a alabarlo. Es interesante tener en cuenta que incluso en la creación, los lugares húmedos (ríos) y la tierra seca (colinas) son ejemplos de toda la naturaleza que participan en esta acción de alabanza.
Los cristianos de hoy ven a Jesús en la referencia a esta venida del Señor, y la Iglesia usa este salmo durante sus liturgias navideñas. En Cristo, tenemos al que vino no solo por Israel, sino ‘a reunir en unidad a los Hijos de Dios dispersos’ (Juan 11, 52) y gobernar con ‘justicia y equidad’.

Evangelio ~ Lc 21, 5-19

El anuncio de la destrucción del Templo de Jerusalén

El Templo en Jerusalén
Jesús está predicando en el Templo; algo que hacía a diario. El templo mismo, construido por instigación de Herodes, probablemente para apaciguar a los judíos, fue una maravilla arquitectónica; estuvo en construcción durante la mayor parte del vida de los discípulos y era un símbolo de orgullo nacional para los judíos. No se ahorraron gastos en el uso de las mejores piedras y las mejores decoraciones. Allí se reunía la Iglesia Primitiva, y su destrucción por los romanos, que Jesús aquí predice cuarenta años antes de que el evento realmente sucediera: sería un acontecimiento crucial en la vida del pueblo.

El fin del mundo
Había una preocupación general de que el fin del mundo era inminente. Lucas menciona el fin de los tiempos en tres episodios precedentes: sobre la viaje a Jerusalén (Lucas 12, 35–53; 17, 20–37) y al entrar en el ciudad (19, 41–44).

Fecha probable y signos
Los judíos habían esperado el Día del Juicio durante siglos. Los profetas de el Antiguo Testamento lo habían anunciado: Dios salvará a su pueblo y aplastará a los perseguidores de Israel. El grito de los discípulos es muy familiar para todos los que sufren: “¿Cuándo sucederá?», «¿Cuánto tiempo más tenemos que soportar esto?»
Pero Lucas indica claramente que el fin de los tiempos aún está lejano. En esta parte del discurso, el relato de Lucas sobre el fin de los tiempos se centra más en las reacciones de las personas que en los eventos apocalípticos. Él entiende la naturaleza humana. En momentos de eventos catastróficos, el pánico se establece y a menudo es seguido por el odio, incluso dentro de la familia. Los cristianos tendrán que soportar la persecución tal como lo hizo Jesús; serán acusados por las autoridades religiosas y civiles.

Ansiedad y tranquilidad
Jesús anima a tus seguidores: séan ustedes mismo; continúen predicando la Buena Noticia. No se preocupes por qué decir; perseveren y el Espíritu Santo le dará las palabras correctas (como sucedería más tarde cuando Pedro compareció ante el Sanedrín, en Hechos 4, 8–13). La soberanía de Dios a través de la presencia del Espíritu Santo eventualmente triunfa sobre el mal en todo el universo.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.