Lecturas del Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario (Ciclo C)

¡Canta un cántico nuevo al Señor!


Las lecturas de la Liturgia de esta semana destacan la importancia de la gratitud. Se muestra que es esa respuesta perfecta a la bondad constante del Señor para con nosotros.
Cualquier limpieza interior que estemos buscando o las dificultades que podamos soportar (Primera Lectura), el Señor ha obrado y obrará para nuestro bien. Él hará esto por nosotros a través de su diestra y de su santo brazo (Salmo).
Y por más vacilante que sea nuestra propia postura hacia Dios, Él siempre es fiel con nosotros (Segunda Lectura).
Para San Ignacio, la ingratitud era “el más abominable de todos los pecados” y en el Evangelio vemos que es el “extranjero”, un samaritano, quien se vuelve para dar gracias por su curación. Jesús aprecia esto y lo alienta en su fe, algo que los otros nueve no tienen.
Esta próxima semana, podría reflexionar en silencio sobre las formas en que nuestra gratitud puede verse como un simple eco de la gracia: nuestra respuesta a lo que Dios ya ha dado. Seguimos orando por la paz del mundo, y por todos los que sufren.

En los evangelios, algunos reciben la gracia y se van: de los diez leprosos curados por Jesús, solo uno volvió a darle las gracias. Incluso el ciego de Jericó encuentra al Señor mediante la sanación y alaba a Dios. Pero debemos orar con el «valor de la fe», impulsándonos a pedir también aquello que la oración no se atreve a esperar: es decir, a Dios mismo:
Pedimos una gracia, pero no nos atrevemos a decir: ‘Ven Tú a traerla’. Sabemos que una gracia siempre es traída por Él: es Él que viene y nos la da. No demos la mala impresión de tomar la gracia y no reconocer a Aquel que nos la porta, Aquel que nos la da: el Señor. Que el Señor nos conceda la gracia de que Él se dé a nosotros, siempre, en cada gracia. Y que nosotros lo reconozcamos, y que lo alabemos como aquellos enfermos sanados del evangelio. Debido a que, con aquella gracia, hemos encontrado al Señor.

papa francisco
Homilía, casa santa marta
10 octubre 2013

Lectura del segundo libro de los Reyes 5, 10. 14-17
Volvió Naamán adonde estaba el hombre de Dios y alabó al Señor

El profeta Eliseo mandó un mensajero para que dijera a Naamaán, el leproso, «Ve a bañarte siete veces en el Jordán; tu carne se restablecerá y quedarás limpio».
Naamán bajó y se sumergió siete veces en el Jordán, conforme a la palabra del hombre de Dios; así su carne se volvió como la de un muchacho joven y quedó limpio.
Luego volvió con toda su comitiva adonde estaba el hombre de Dios. Al llegar, se presentó delante de él y le dijo: «Ahora reconozco que no hay Dios en toda la tierra, a no ser en Israel. Acepta, te lo ruego, un presente de tu servidor.» Pero Eliseo replicó: «Por la vida del Señor, a quien sirvo, no aceptaré nada.» Naamán le insistió para que aceptara, pero él se negó. Naamán dijo entonces: «De acuerdo; pero permite al menos que le den a tu servidor un poco de esta tierra, la carga de dos mulas, porque tu servidor no ofrecerá holocaustos ni sacrificios a otros dioses, fuera del Señor.»

Palabra del Señor

Salmo Responsorial– 97
R: El Señor manifestó su victoria

Canten al Señor un canto nuevo,
porque el hizo maravillas:
su mano derecha y su santo brazo
le obtuvieron la victoria. R

El Señor manifestó su victoria,
reveló su justicia a los ojos de las naciones:
se acordó de su amor y su fidelidad
en favor del pueblo de Israel. R

Los confines de la tierra
han contemplado el triunfo de nuestro Dios.
Aclame al Señor toda la tierra,
prorrumpan en cantos jubilosos. R

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a Timoteo 2, 8-13
Si somos constantes, reinaremos con Cristo

Querido hijo;
Acuérdate de Jesucristo, que resucitó de entre los muertos y es descendiente de David. Esta es la Buena Noticia que yo predico, por la cual sufro y estoy encadenado como un malhechor. Pero la palabra de Dios no está encadenada. Por eso soporto estas pruebas por amor a los elegidos, a fin de que ellos también alcancen la salvación que está en Cristo Jesús y participen de la gloria eterna.
Esta doctrina es digna de fe: Si hemos muerto con Él, viviremos con Él. Si somos constantes, reinaremos con Él. Si renegamos de Él, Él también renegará de nosotros. Si somos infieles, Él es fiel, porque no puede renegar de sí mismo.

Palabra del Señor

Aleluya 1Tes 5, 18
Den gracias a Dios en toda ocasión:
esto es lo que Dios quiere de todos ustedes, en Cristo Jesús

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 17, 11-19
Ninguno volvió a dar gracias a Dios, sino este extranjero

Gloria a Ti, Señor

Mientras se dirigía a Jerusalén, Jesús pasaba a través de Samaría y Galilea. Al entrar en un poblado, le salieron al encuentro diez leprosos, que se detuvieron a distancia y empezaron a gritarle: «¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!»
Al verlos, Jesús les dijo: «Vayan a presentarse a los sacerdotes.» Y en el camino quedaron purificados.
Uno de ellos, al comprobar que estaba curado, volvió atrás alabando a Dios en voz alta y se arrojó a los pies de Jesús con el rostro en tierra, dándole gracias. Era un samaritano. Jesús le dijo entonces: «¿Cómo, no quedaron purificados los diez? Los otros nueve, ¿dónde están? ¿Ninguno volvió a dar gracias a Dios, sino este extranjero?» Y agregó:
«Levántate y vete, tu fe te ha salvado.»

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Te compartimos la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España, para este Domingo: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2022-10-09

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de la semana

Salmo 97 (98)

Los Salmos 47 (48) y 93–99 (94–100) forman un grupo conocido como ‘salmos de entronización’. Su tema principal es celebrar el reinado de Dios: el Señor reina, él es rey. El salmo de hoy es también un salmo de alabanza, y como tal sigue el típico patrón.
Comienza con una invitación a la alabanza: “Canten un cántico nuevo al ¡Señor!», seguido de una buena razón para hacerlo: «porque ha obrado maravillas». Los primeros cuatro versículos se enfocan en las maravillas que el Señor ha hecho en el pasado para la liberación de Israel (incluso si el contexto histórico exacto aún no está claro).
A pesar de su difícil historia temprana, la esclavitud y el exilio, el pueblo judío están deseosos de alabar al Señor y animar a todos a exclamar en asombro: «¡Aclamen al Señor toda la tierra, resuenen en su alegría!»
Pero la salvación de Dios no se limita al pueblo judío: se refiere todos, dondequiera que estén: ‘Él ha mostrado su justicia a los naciones… Todos los confines de la tierra han visto la salvación de nuestro Dios. La palabra hebrea ‘Yeshuah’ se traduce aquí como ‘salvación’, y aparece tres veces en estos pocos versos. También puede significar ‘victoria’, y se encuentra como un nombre propio: ‘Josué’ en el Antiguo Testamento, o ‘Jesús’ en el Nuevo Testamento.
Nos acordamos aquí del ángel Gabriel diciéndole a María: ‘Tú llamarán su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1, 21).

Evangelio ~ Lc 17, 11-19

Tradicionalmente se piensa que Lucas era médico. Su evangelio ciertamente muestra una gran preocupación por la curación de hombres y mujeres, y para Lucas, la curación significa la restauración del bienestar tanto físico como espiritual, como vemos en esta historia de los diez leprosos. El diagnóstico de la lepra fue en muchos sentidos un sentencia al exilio. La ropa que había estado en contacto con los enfermos se quemaba; las casas afligidas por ella eran derribadas; las personas acosadas por la enfermedad eran evitadas ‘como la Plaga’.
También hay otra dimensión en la historia ya que aquí el leproso curado es un Samaritano. En tiempos de Jesús, el odio había existido durante mucho tiempo entre judíos y samaritanos, a pesar de que compartían la Torá y veneraban a Moisés.
Como la mayoría de los odios profundamente arraigados, el origen de sus diferencias no era realmente conocido por la gente. Pero a lo largo del Evangelio de Lucas, son los marginados, como el samaritano, que reconocen a Jesús por lo quien realmente es. Los marginados ven y responden libremente a la gracia que han experimentado.

‘¡Jesús! ¡Maestro! Ten piedad de nosotros.
Todos los leprosos fueron sanados inmediatamente por Jesús, pero solo uno vino volver a darle las gracias. No sólo esa persona sufría de lepra, sino que siendo samaritano, los judíos ya lo consideraban como un «segundo ciudadano de clase, de condición inferior a la de los gentiles, y hereje. La lepra en la época de Jesús incluía enfermedades de la piel como la psoriasis y el acné, y quizás fue una de estas condiciones la que afectó a Naamán (el Primera Lectura), ya que podía moverse libremente. Los diez en el La historia del evangelio, sin embargo, sufría de lepra ‘genuina’ y estaba marginado

‘Preséntense a los sacerdotes’
Los sacerdotes en ese momento representaban tanto la religión como la medicina, y habrían tenido la autoridad para certificar como limpios a los leprosos sanados.

‘Levántate… tu fe te ha salvado’
El acto del samaritano de arrojarse a los pies de Jesús para alabar y agradecerle significa no solo su curación física, sino también su conversión.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.