Lecturas del Domingo XV del Tiempo Ordinario (Ciclo C)

‘¿Y quién es mi prójimo?’

Las lecturas de hoy celebran la cercanía del Señor con nosotros. Creados por Dios y para Dios, la paz y la reconciliación nos acercan cada vez más. No solo eso. También estamos llamados a ser como el Señor en nuestro servicio a todos.
La Primera Lectura nos manda a amar y nos da los medios para hacerlo. La ley, o la palabra, no está fuera de nuestro alcance, sino que está tan cerca de nosotros como nuestro corazón. Y la ayuda y la compasión del Señor por los pobres y necesitados se pueden ver en nuestro servicio. Es a través de esto que los corazones revivirán (Salmo).
La Segunda Lectura deja claro que todo es posible por Cristo y su cruz. Él mantiene todo en existencia desde el principio e, incluso ahora, nos está uniendo en una unidad más profunda.
Finalmente, la parábola del Buen Samaritano (Evangelio) nos da un ejemplo concreto de cómo es este servicio, este mandato de amar, esta unidad más profunda sin prejuicios ni preferencias.
Oremos, esta semana, para que podamos tener confianza; confianza y esperanza renovadas en el Buen Samaritano que se acerca a nosotros en nuestra necesidad, para que podamos salir para que los deseos de Dios para todas las personas se muestren en una respuesta llena de amor. Seguimos orando por la paz del mundo y por todos los que sufren como resultado de conflictos y ataques violentos.

Jesús, por lo tanto, propone al samaritano como modelo, ¡precisamente uno que no tenía fe! También nosotros pensamos en tantas personas que conocemos, quizás agnósticas, que hacen el bien. Jesús eligió como modelo a quien no era un hombre de fe. Y este hombre, amando a su hermano como a sí mismo, muestra que ama a Dios con todo su corazón y con todas sus fuerzas ―¡el Dios que no conocía!―, y al mismo tiempo expresa verdadera religiosidad y plena humanidad.

papa francisco
ángelus, 14 de julio 2019

Lectura del libro del Deuteronomio 30, 9-14
La palabra está muy cerca de ti, para que la practiques

Moisés habló al pueblo, diciendo: El Señor, tu Dios, te dará abundante prosperidad en todas tus empresas, en el fruto de tus entrañas, en las crías de tu ganado y los productos de tu suelo. Porque el Señor volverá a complacerse en tu prosperidad, como antes se había complacido en la prosperida de tus padres.
Todo esto te sucederá porque habrás escuchado la voz del Señor, tu Dios, y observado sus mandamientos y sus leyes, que están escritas en este libro de la Ley, después de haberte convertido al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma.
Este mandamiento que hoy te prescribo no es superior a tus fuerzas ni está fuera de tu alcance. No está en el cielo, para que digas: «¿Quién subirá por nosotros al cielo y lo traerá hasta aquí, de manera que podamos escucharlo y ponerlo en práctica?» Ni tampoco está más allá del mar, para que digas: «¿Quién cruzará por nosotros a la otra orilla y lo traerá hasta aquí, de manera que podamos escucharlo y ponerlo en práctica?» No, la palabra está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para que la practiques.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 68, 14. 17. 30-31. 36-37
R: Busquen al Señor, y vivirán

Mi oración sube hasta ti, Señor,
en el momento favorable:
respóndeme, Dios mío, por tu gran amor,
sálvame, por tu fidelidad. R

Respóndeme, Señor, por tu bondad y tu amor,
por tu gran compasión vuélvete a mí;
Yo soy un pobre desdichado, Dios mío,
que tu ayuda me proteja:
así alabaré con cantos el nombre de Dios,
y proclamaré su grandeza dando gracias. R

Porque el Señor salvará a Sión
y volverá a edificar las ciudades de Judá:
el linaje de sus servidores la tendrá como herencia,
y los que aman su nombre morarán en ella. R

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Colosas 1, 15-20
Todo fue creado por medio de Él y para Él

Cristo Jesús es la Imagen del Dios invisible,
el Primogénito de toda la creación, porque en Él fueron creadas todas las cosas,
tanto en el cielo como en la tierra, los seres visibles y los invisibles,
Tronos, Dominaciones, Principados y Potestades: todo fue creado por medio de Él y para Él.
Él existe antes que todas las cosas y todo subsiste en Él.
Él es también la Cabeza del Cuerpo, es decir, de la Iglesia.
Él es el Principio, el Primero que resucitó de entre los muertos,
a fin de que Él tuviera la primacía en todo, porque Dios quiso que en Él residiera toda la Plenitud.
Por Él quiso reconciliar consigo todo lo que existe en la tierra y en el cielo,
restableciendo la paz por la sangre de su cruz.

Palabra del Señor

Aleluya Cf. Jn 6, 63c. 68c
Tus palabras, Señor, son Espíritu y Vida;
Tú tienes palabras de Vida Eterna.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 10, 25-37
¿Quién es mi prójimo?

Gloria a Ti, Señor

Un doctor de la Ley se levantó y le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la Vida eterna?»
Jesús le preguntó a su vez: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?»
Él le respondió: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu espíritu, y a tu prójimo como a ti mismo.»
«Has respondido exactamente, le dijo Jesús; obra así y alcanzarás la vida.»
Pero el doctor de la Ley, para justificar su intervención, le hizo esta pregunta: «¿Y quién es mi prójimo?»
Jesús volvió a tomar la palabra y le respondió: «Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos ladrones, que lo despojaron de todo, lo hirieron y se fueron, dejándolo medio muerto. Casualmente bajaba por el mismo camino un sacerdote: lo vio y siguió de largo. También pasó por allí un levita: lo vio y siguió su camino. Pero un samaritano que viajaba por allí, al pasar junto a él, lo vio y se conmovió. Entonces se acercó y vendó sus heridas, cubriéndolas con aceite y vino; después lo puso sobre su propia montura, lo condujo a un albergue y se encargó de cuidarlo. Al día siguiente, sacó dos denarios y se los dio al dueño del albergue, diciéndole: «Cuídalo, y lo que gastes de más, te lo pagaré al volver.» ¿Cuál de los tres te parece que se portó como prójimo del hombre asaltado por los ladrones?» «El que tuvo compasión de él», le respondió el doctor.
Y Jesús le dijo: «Ve, y procede tú de la misma manera.»

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Te invitamos a escuchar la reflexión de Rezando Voy.org, un proyecto de los Jesuitas de España, para este Domingo: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2022-07-10

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Segunda Lectura ~ Col 1, 12-20

Colosas era una ciudad en el actual suroeste de Turquía. Aunque hay había una gran población judía, parece que la mayoría de los nuevos cristianos eran gentiles. La economía local giraba en torno a la lana y los textiles.
Esta carta fue originalmente aceptada como una de las cartas verdaderamente escritas por San Pablo pero, desde el siglo XIX, los eruditos han comenzado a dudar de esto por razones de lenguaje, estilo e ideas teológicas. Hoy, la mayoría de los exegetas, acepta que fue parte de los escritos de alguien familiarizado con la tradición paulina hacia finales del siglo I d.C. En ese momento, escribir en el nombre de un autor importante y respetado era aceptado como una forma de rendile homenaje.
El objetivo principal de la carta es brindar aliento y apoyo a los cristianos de Colosas, a menudo perseguidos, sufriendo por su fe. El autor también quiere corregir errores de creencias que han sido reportados (ver Colosenses 2). Los versos que oramos hoy constituyen un himno cristológico. (Ver también Filipenses 2, 6–11, o Efesios 1, 3–14 para himnos similares.) Un buen número de estudiosos piensa que es una adaptación de un texto preexistente. El tema principal es el papel de Cristo, donde se describe a Cristo como la imagen del Dios invisible. Además, también se le describe como (i) el que tiene dominio sobre todo creación; (ii) la cabeza, es decir, según el pensamiento griego, la misma fuente de vida – de la Iglesia (es decir, de todos nosotros que somos el Cuerpo de la Cristo Resucitado); y (iii) el que nos reconcilia con Dios. El pecado había alejado a toda la creación de Dios, pero a través de Jesucristo, quien “restableció la paz con su muerte en la cruz”, se nos da acceso directo a Dios.

Evangelio ~ Lc 10, 25-37

La Parábola del Buen Samaritano

Este episodio sigue a la puesta en marcha de los setenta y dos discípulos (Evangelio de la semana XIV). Solo se encuentra en el Evangelio de Lucas.

Había un abogado…
Como su nombre lo indica, es un especialista en Derecho. En otras historias como ésta a las personas, a menudo, se las llama escribas.

¿Qué está escrito en la Ley?
La respuesta que da el hombre es, en primer lugar, la oración tradicional judía llamada el ‘Shemá’, que los judíos observantes hasta el día de hoy recitan dos veces al día (Deuteronomio 6, 5), seguida de una cita de Levítico sobre el amor del prójimo (Levítico 19, 18). Son dos textos muy conocidos, pero hasta ahora no se suelen citar juntos.

Una vez un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó
Esta es una distancia de unas 17 millas a través de bandoleros, terrenos muy inhóspitos y traicioneros. También hay un cambio brusco de altitud (de 2500 pies a 800 pies bajo el nivel del mar). Los viajeros judíos a menudo tomaban un ruta más larga a través de Transjordania (literalmente, «el otro lado del río») para evitar esta zona.

Un sacerdote… y un levita viajaban por el mismo camino.
Estos dos hombres, uno un líder religioso, el otro un asistente en el Templo, se atienen muy estrictamente a la Ley. Habrían sido contaminados si hubieran tocó al herido.

Un viajero samaritano… se conmovió.
Juan en su Evangelio simplemente nos dice: «Los judíos no se asocian con samaritanos” (Juan 4, 9). Esto es algo así como un eufemismo. Los judios ortodoxos los consideraban herejes e impuros. Ellos siguieron el Pentateuco pero se habían mezcladocon la población local y consideraron el centro principal de su fe el Monte Gerizim y no Jerusalén. En este caso, el samaritano sigue el espíritu más que la letra de la Ley.

Derramó aceite y vino sobre sus heridas
Estos se usaban comúnmente como medicamentos en ese momento, a menudo se mezclaban a manera de ungüento.

Sacó dos denarios
Esto representa aproximadamente dos días de salario para un trabajador en ese momento.

¿Cuál de estos tres demostró ser prójimo?
Esta pregunta es la respuesta de Jesús a la consulta original del abogado «¿Quién es mi prójimo?’ Un ‘prójimo’ no se define por la ubicación o por pertenecer a un grupo particular de personas, sino por nuestras acciones.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.