Lecturas del Domingo IV del Tiempo Ordinario (ciclo C)

Cristo, el profeta

Siguiendo el uso del propio Jesús de las palabras del profeta de Isaías en el Evangelio de la semana pasada, las lecturas de este domingo nos llevan a considerar el rechazo que enfrentan los profetas de Dios. Pero también recibimos palabras en las que podemos confiar, palabras de amor y confianza.
Las palabras de Dios a Jeremías, en la primera lectura, lo confirman en su llamado y le aseguran que, a pesar de las pruebas, nunca será abandonado.
El salmista canta sobre la ayuda, la justicia, la fuerza y ​​la dependencia de Dios. Desde su juventud Dios nunca le ha fallado.
La segunda lectura es el hermoso himno de Pablo al amor en la carta a los Corintios. El amor es la única forma de vida verdadera que nos sostiene pase lo que pase.
En el Evangelio, la gente de Nazaret reacciona con ira a las palabras desafiantes de Jesús y algunos incluso intentan matarlo.
Al principio del Evangelio de Lucas vemos a Jesús acercándose a los de afuera, y en su rechazo la cruz ya está presente. Quizás esta semana podamos orar por el don de la confianza en el amor de Dios que vence todas las cosas.

«Personas que siguen el empuje del Espíritu Santo, que los envía a anunciar esperanza y salvación a los pobres y excluidos; personas que siguen la lógica de la fe y no del milagro; personas dedicadas al servicio de todos, sin privilegios ni exclusiones. En pocas palabras: personas que se abren a acoger en sí mismas la voluntad del Padre y se comprometen a testimoniarla fielmente a los demás».

papa francisco
ángelus, 3 de febrero 2019

Lecturas del libro del profeta Jeremías 1, 4-5. 17-19
Te constituí profeta para las naciones

En tiempos del rey Josías,
la palabra del Señor llegó a mí en estos términos:
Antes de formarte en el vientre materno,
yo te conocía; antes de que salieras del seno,
yo te había consagrado, te había constituido profeta para las naciones.
En cuanto a ti, cíñete la cintura,
levántate y diles todo lo que yo te ordene.
No te dejes intimidar por ellos,
no sea que te intimide yo delante de ellos.
Mira que hoy hago de ti una plaza fuerte,
una columna de hierro, una muralla de bronce, frente a todo el país:
frente a los reyes de Judá y a sus jefes,
a sus sacerdotes y al pueblo del país.
Ellos combatirán contra ti, pero no te derrotarán,
porque yo estoy contigo para librarte.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 70, 1-4a. 5-6ab. 15ab. 17
R: Mi boca, Señor, anunciará tu salvación

Yo me refugio en ti, Señor,
¡que nunca tenga que avergonzarme!
Por tu justicia, líbrame y rescátame,
inclina tu oído hacia mí, y sálvame. R

Sé para mí una roca protectora,
tú que decidiste venir siempre en mi ayuda,
porque tú eres mi Roca y mi fortaleza.
¡Líbrame, Dios mío, de las manos del impío! R

Porque tú, Señor, eres mi esperanza
y mi seguridad desde mi juventud.
En ti me apoyé desde las entrañas de mi madre;
desde el seno materno fuiste mi protector. R

Mi boca anunciará incesantemente
tus actos de justicia y salvación,
Dios mío, tú me enseñaste desde mi juventud,
y hasta hoy he narrado tus maravillas. R

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto 12, 13––13, 13
Existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grande es el amor

Hermanos:
Aspiren a los dones más perfectos. Y ahora voy a mostrarles un camino más perfecto todavía.
Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe. Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada. Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada.
El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad.
El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá; porque nuestra ciencia es imperfecta y nuestras profecías, limitadas. Cuando llegue lo que es perfecto, cesará lo que es imperfecto.
Mientras yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño, pero cuando me hice hombre, dejé a un lado las cosas de niño.
Ahora vemos como en un espejo, confusamente; después veremos cara a cara.
Ahora conozco todo imperfectamente; después conoceré como Dios me conoce a mí. En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grande todas es el amor.

Palabra del Señor

Aleluya Lc 4, 18
El Señor me envió a evangelizar a los pobres,
a anunciar la liberación a los cautivos

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 4, 21-30
Jesús, como Elías y Eliseo, no es enviado solamente a los judíos

Gloria a Ti, Señor

Después de que Jesús predicó en la sinagoga de Nazaret, todos daban testimonio a favor de Él y estaban llenos de admiración por las palabras de gracia que salían de su boca. Y decían: «¿No es este el hijo de José?»
Pero Él les respondió: «Sin duda ustedes me citarán el refrán: «Médico, cúrate a ti mismo». Realiza también aquí, en tu patria, todo lo que hemos oído que sucedió en Cafarnaúm.»
Después agregó: «Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra.
Yo les aseguro que había muchas viudas en Israel en el tiempo de Elías, cuando durante tres años y seis meses no hubo lluvia del cielo y el hambre azotó a todo el país. Sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda de Sarepta, en el país de Sidón. También había muchos leprosos en Israel, en el tiempo del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue curado, sino Naamán, el sirio.»
Al oír estas palabras, todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron y, levantándose, lo empujaron fuera de la ciudad, hasta un lugar escarpado de la colina sobre la que se levantaba la ciudad, con intención de despeñarlo. Pero Jesús, pasando en medio de ellos, continuó su camino.

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Te invitamos a escuchar la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España, para este Domingo: https://www.rezandovoy.org/reproductor/2022-01-30

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Segunda Lectura ~ 1Corintios 12, 31 –– 13, 13

Ahora hemos estado leyendo y orando la primera carta de Pablo a los Corintios por tres semanas consecutivas, y seguiremos durante otros cuatro. Pablo está respondiendo cartas que ha recibido sobre la falta de armonía entre la comunidad de la iglesia en Corinto. Él está señalando que el propósito principal de los dones del Espíritu es construir una comunidad, y los corintios no deben dejarse llevar por ningún don en particular si socava a la comunidad.
En este contexto, parece que los corintios dieron demasiada importancia a el don de lenguas y la elocuencia. En una cultura donde la palabra escrita era escasos, la gente apreciaba la oratoria; en ese momento, los rabinos habían estado discutiendo qué lengua hablaban los ángeles.
Otros dones valiosos fueron la profecía y la fe. Podríamos esperar ver sabiduría enumerado aquí también, ya que se tenía en alta estima en la cultura griega, pero su la omisión podría indicar que faltaba sabiduría entre los corintios.
El pasaje sobre el amor, tan usado en las bodas, puede haber sido inserción posterior, ya que su estilo es bastante diferente al resto de la carta. Pero es también es útil recordar que las palabras de Pablo están dirigidas a una iglesia comunidad, y no a una pareja a punto de casarse.
Tres palabras griegas se traducen por la palabra ‘Amor’:
Eros: el amor romántico de una novia y un novio
Philos: el amor afectuoso de las reuniones de amigos y familiares
Ágape: el amor que tenemos por los demás en una comunidad, inspirados en el amor de Dios tiene para nosotros. La palabra ‘Caridad’ se usa a veces para traducir ágape. Es este último tipo de amor del que habla Pablo aquí. Más que ser un descripción estática de lo que es el amor, el griego original describe lo que hace mediante el uso de quince verbos diferentes, simplemente traducidos al español como tal. Así que literalmente, no es el amor “es” paciente, sino que el amor “muestra” paciencia. Ese amor es lo que mantiene unida a la comunidad.
Pablo usa la imagen de un espejo oscuro para describir nuestro imperfecto conocimiento de Dios. En ese momento, los únicos espejos disponibles estaban hechos de metal pulido y no daba una imagen tan clara como nuestros espejos actuales.

Evangelio ~ Lucas 4, 21-30

El Evangelio de hoy es la continuación de la lectura del domingo pasado. Jesús está predicando en la sinagoga de Nazaret, y acaba de terminar de leer los versos de Isaías. Al principio, los oyentes están llenos de elogios por su predicación.

¿No es éste el hijo de José?
En la estructura social de la Galilea del primer siglo, había poco movimiento entre clases sociales. Se esperaba que siguieras a tu padre en su oficio. La gente habría sospechado de la creciente fama de Jesús. ¿Por qué no era carpintero como su padre?

Hemos oído todo lo que ha sucedido en Capernaum: haz lo mismo en tu propia patria.
La gente de la época habría esperado que la lealtad de Jesús hubiera sido para su propio pueblo. Nazaret está muy lejos de Jerusalén, y es una ciudad rodeada de fenicios, samaritanos, griegos; todos extranjeros y paganos. Los nazarenos esperaban que Jesús ayudara a arreglar las cosas y a cambiarlas, pero él parecía favorecer a Cafarnaúm.

Ningún profeta es aceptado en su propio país
Jesús se identifica como profeta. Su audiencia habrá estado familiarizada con los profetas del Antiguo Testamento cuyo mensaje a menudo implicaba confrontar gente con sus propios fracasos. Como resultado, a menudo fueron rechazados (Nehemías 9, 26–31); expulsado a la fuerza del pueblo (Amós 7, 12); o arrestado y encarcelado (Jeremías 37, 12-16).

Dos historias del Antiguo Testamento

* Elías y la viuda (1 Reyes 17)
Al ver la falta de fe entre su propio pueblo, Dios envía a su siervo Elías a Sidón, una ciudad al norte de Israel, en el actual Líbano, donde el profeta realiza milagros. Era territorio gentil.

No hubo lluvia en el cielo durante tres años y medio.
Los antiguos judíos creían que el cielo era un cuenco azul sobre una tierra plana. El cuenco contenía toda el agua de la creación. Si las puertas del cielo se abrían, llovía; si permanecían cerrados, había sequía. Este período de tiempo particular se usa a menudo en la literatura apocalíptica para tiempos de persecución o angustia.

* La curación de Naamán, el sirio (2 Reyes 5, 1–27)
Naamán era un general del rey de Aram. No creía en el Dios de Israel. Dios obró a través de los profetas para ayudar a las personas fuera de Israel, solo como Jesús ayudó a la gente en Cafernaum y no en Nazaret y esto parecía implicar que Dios favorecía a los paganos y gentiles más que a los judíos. La gente estaba indignada.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.