Lecturas del Domingo XXXI del Tiempo Ordinario (Ciclo B)

El Señor, nuestro Dios, es el único Señor

Las lecturas de esta semana nos recuerdan que el amor de Dios y del prójimo es el fundamento y la roca de nuestra fe y nuestra vida.

El texto de Deuteronomio (primera lectura) es la famosa oración Shemá Yisrael, amada por el judaísmo y utilizada todas las mañanas y tardes. Israel guarda la ley de Dios porque ama a Dios con toda su alma.

En el Evangelio, Jesús usa el mismo texto para responder a la pregunta del escriba sobre cuál es el mandamiento más importante. Sin embargo, Jesús lo lleva más allá al agregar un segundo mandamiento, amar al prójimo. Estos dos mandamientos son inseparables.

Los pocos versículos del Salmo 17 (18) en nuestro Salmo Responsorial son un cántico de amor y alabanza a nuestro Dios. El Salmo es una oración de acción de gracias al Dios que tanto ha hecho por nosotros y continúa haciéndolo.

El autor de la carta a los Hebreos (segunda lectura), representa a Cristo como el sumo sacerdote ideal de la Nueva Alianza quien intercede incesantemente por nosotros ante el Padre.

Esta semana, que el mandamiento de amar a Dios con todo lo que somos y en todo lo que hacemos encuentre expresión en nuestra conciencia de todos los que conocemos.

Dios, que es amor, nos ha creado por amor y para que podamos amar a los otros permaneciendo unidos a Él. Sería ilusorio pretender amar al prójimo sin amar a Dios y sería también ilusorio pretender amar a Dios sin amar al prójimo. Las dos dimensiones, por Dios y por el prójimo, en su unidad caracterizan al discípulo de Cristo.

papa francisco
ángelus, 4 de noviembre 2018

Lectura del Deuteronomio 6, 1-6
Escucha Israel: Amarás al Señor con todo tu corazón

Moisés habló al pueblo diciendo:
Este es el mandamiento, y estos son los preceptos y las leyes que el Señor, su Dios, ordenó que les enseñara a practicar en el país del que van a tomar posesión, a fin de que temas al Señor, tu Dios, observando constantemente todos los preceptos y mandamientos que yo te prescribo, y así tengas una larga vida, lo mismo que tu hijo y tu nieto.  
Por eso, escucha, Israel, y empéñate en cumplirlos. Así gozarás de bienestar y llegarás a ser muy numeroso en la tierra que mana leche y miel, como el Señor, tu Dios, te lo ha prometido. 
Escucha, Israel: el Señor, nuestro Dios, es el único Señor. Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.  
Graba en tu corazón estas palabras que yo te dicto hoy.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 17, 2-4. 47. 51ab
R: Yo te amo, Señor, mi fortaleza

Yo te amo, Señor tú eres mi fuerza,
Señor, mi roca, mi fortaleza, mi libertador. R

Mi Dios, el peñasco en que me refugio,
mi escudo, mi fuerza salvadora, mi baluarte.
Invoqué al Señor que es digno de alabanza
y quedé a salvo de mis enemigos. R

¡Viva el Señor! ¡Bendita sea mi Roca!
¡Glorificado sea el Dios de mi salvación!
Él concede grandes victorias a su rey
y trata con fidelidad a su Ungido. R

Lectura de la carta a los Hebreos 7, 23-28
Como permanece para siempre, posee un sacerdocio inmutable

Hermanos:
En la antigua Alianza los sacerdotes tuvieron que ser muchos, porque la muerte les impedía permanecer; pero Jesús, como permanece para siempre, posee un sacerdocio inmutable.
De ahí que él puede salvar en forma definitiva a los que se acercan a Dios por su intermedio, ya que vive eternamente para interceder por ellos.  
Él es el Sumo Sacerdote que necesitábamos: santo, inocente, sin mancha, separado de los pecadores y elevado por encima del cielo.  Él no tiene necesidad, como los otros sumos sacerdotes, de ofrecer sacrificios cada día, primero por sus pecados, y después por los del pueblo. Esto lo hizo de una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo.  La Ley, en efecto, establece como sumos sacerdotes a hombres débiles; en cambio, la palabra del juramento –que es posterior a la Ley– establece a un Hijo que llegó a ser perfecto para siempre.

Palabra del Señor

Aleluya Jn 14, 23
«El que me ama será fiel a mi palabra,
y mi Padre lo amará e iremos a él», dice el Señor

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 12, 28b-34
Amarás al Señor, tu Dios. Amarás a tu prójimo

Gloria a Ti, Señor

Un escriba que los oyó discutir, al ver que les había respondido bien, se acercó y le preguntó: «¿Cuál es el primero de los mandamientos?».  
Jesús respondió: «El primero es: Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor;  y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas.  El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento más grande que estos». 
El escriba le dijo: «Muy bien, Maestro, tienes razón al decir que hay un solo Dios y no hay otro más que él, y que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios».  
Jesús, al ver que había respondido tan acertadamente, le dijo: «Tú no estás lejos del Reino de Dios». Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Salmo 17 (18)

El salmo responsorial de esta semana incluye el primer y último versículo de un salmo de acción de gracias mucho más largo de un rey, que generalmente se cree que es David.
El mismo texto también aparece, con algunas variaciones menores, en el Segundo Libro de Samuel, Cap. 22. David se la cantó al Señor cuando «lo había librado de todos sus enemigos y de las manos de Saúl» (2 Samuel 22, 1).
También es posible ver un significado simbólico en este salmo. Aquí las grandes victorias dadas al rey no son históricas, sino que representan la victoria escatológica final del fin de los tiempos de «su ungido», el Mesías tan ansiosamente esperado por los judíos. El Mesías vendrá, conquistará el mal y nos salvará de nuestros «enemigos». Hoy, por supuesto, reconocemos a Jesucristo en este Mesías.
El salmo comienza con una afirmación muy personal del amor del salmista por el Señor. La palabra usada aquí en hebreo es muy tierna, mostrando compasión. Su raíz está relacionada con la palabra «útero» y se usa a menudo para el amor de una madre por sus hijos. Destaca la vulnerabilidad de la persona que ora, que confía en la fuerza y ​​la protección de su Señor. En la última estrofa, sin embargo, la palabra que se usa para el amor es diferente. Es una palabra que a menudo se traduce como amor fiel; expresa un vínculo entre dos personas. En el Nuevo Testamento, se usa para representar el amor entre el Padre y el Hijo. A su vez, es ese mismo amor el que une al Padre y al Hijo con sus seguidores.

Evangelio ~ Marcos 12, 28b-34

En el episodio previo a este evento, los Saduceos habían interrogado a Jesús sobre la ley judía para probarlo; el escriba de la lectura de hoy se acercó a Jesús de buena voluntad. Los escribas y saduceos diferían mucho en sus creencias.

¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?
El trabajo de un escriba era interpretar la ley, y la cuestión vital que planteaba era una de las que se debatían a menudo entre los eruditos de la época. Había no menos de 613 mandamientos en la Torá, y era común que los escribas intentaran combinarlos en un solo mandato que los resumiera todos. Otros pensaron que este enfoque era peligroso y que cada pequeño detalle de la ley era igualmente vinculante.

El Señor nuestro Dios es el único Señor, deberás amar al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.
Jesús respondió citando el Shemá, porque de esta manera sus oyentes sabrían que él no vino a rechazar el judaísmo, sino a cumplirlo. El Shemá es la oración central de los judíos, que consta de tres pasajes bíblicos: Deuteronomio 6, 4-9, 11, 13-21; y Números 15, 37–41. Hasta el día de hoy, los judíos devotos recitan el Shemá todas las mañanas y tardes. Se entendió que esta declaración significaba que Yahvé no solo era el Dios de los judíos, sino del Universo. Jesús detalla las cuatro formas en que debemos mostrar nuestro amor por Dios: esto involucra todos los aspectos de nuestro ser:

  • nuestro corazón (kardia); las profundidades internas de una persona;
  • nuestra alma (psychē): todo el yo;
  • nuestra mente: nuestros pensamientos y razonamientos;
  • nuestra fuerza: un compromiso que tomará todas nuestras energías.

Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
No hay mandamiento mayor que estos. Jesús completa su respuesta citando de nuevo el Antiguo Testamento (Levítico 19, 18). Aunque en su contexto original «prójimo» significaba el compañero israelita, en otros lugares Jesús deja en claro que nuestro amor debe extenderse a todos (Mateo 5, 43-44; Lucas 10, 29-37). El resto de la ley se cumple con los dos primeros mandamientos (Romanos 13, 8-10; Santiago 2, 8).

Esto es más importante que cualquier holocausto o sacrificio.
El escriba responde citando Deuteronomio 4, 39, y está de acuerdo con todo lo que Jesús ha dicho. Luego agrega un comentario que se hace eco de 1 Samuel 15, 22: amar a Dios y al prójimo se puede hacer en cualquier lugar, mientras que los holocaustos solo se pueden hacer en el Templo de Jerusalén.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.