Lecturas del Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario (B)

¡La Palabra de Dios es viva y eficaz!

Las lecturas de esta semana nos dan la oportunidad de alejarnos del ajetreo de nuestra vida cotidiana para considerar más profundamente las riquezas que se nos han dado y lo que realmente valoramos.
En la primera lectura, el espíritu de sabiduría ha llegado al escritor a través de la oración. A su lado, todo lo demás que pueda ser valorado en la tierra parece inútil y palidece hasta convertirse en insignificante.
El salmista se deleita con el gozo que proviene de conocer el amor de Dios y dar testimonio de la gloria de Dios. Es a través de la búsqueda constante de la sabiduría del corazón la que nos sostiene en nuestro servicio al Señor.
En la segunda lectura, el autor de la carta a los Hebreos compara la palabra de Dios con una espada que puede penetrar todos los aspectos de nuestra vida. Vivir y actuar de acuerdo con la palabra nos acerca cada vez más al Dios que nos conoce y nos ama hasta la médula.
Estos temas de sabiduría, valores desinteresados ​​y servicio al Señor se combinan en la historia del Evangelio del joven rico, cuyo apego a la riqueza le impide seguir verdaderamente a Jesús. A través de este encuentro, Jesús enseña que todo lo que dejemos para seguirlo será superado con creces por los tesoros que heredaremos en el cielo.
Durante esta semana, podemos orar por el don de una sabiduría que nos ayude a reconocer y aprovechar cada oportunidad de mostrar nuestro amor por Dios a través del bien que hacemos cada día.

El bien más precioso que podemos tener en la vida es nuestra relación con Dios. ¿Lo creen así de verdad? ¿Son conscientes del valor inestimable que tienen a los ojos de Dios? ¿Saben que Él los valora y los ama incondicionalmente? Cuando esta convicción desaparece, el ser humano se convierte en un enigma incomprensible, porque precisamente lo que da sentido a nuestra vida es sabernos amados incondicionalmente por Dios. ¿Recuerdan el diálogo de Jesús con el joven rico? El evangelista Marcos dice que Jesús lo miró con cariño, y después lo invitó a seguirle para encontrar el verdadero tesoro.

papa francisco
mensaje para la jornada mundial de la juventud 2015

Lectura del libro de la Sabiduría 7, 7-11
Tuve por nada las riquezas en comparación con la Sabiduría

Oré, y me fue dada la prudencia, supliqué, y descendió sobre mí el espíritu de la Sabiduría.
La referí a los cetros y a los tronos, y tuve por nada las riquezas en comparación con ella.
No la igualé a la piedra más preciosa, porque todo el oro, comparado con ella,
es un poco de arena; y la plata, a su lado, será considerada como barro.
La amé más que a la salud y a la hermosura, y la quise más que a la luz del día,
porque su resplandor no tiene ocaso.
Junto con ella me vinieron todos los bienes,
y ella tenía en sus manos una riqueza incalculable.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 89, 12-17
R: Señor, sácianos con tu amor

Enséñanos a calcular nuestros años,
para que nuestro corazón alcance la sabiduría.
¡Vuélvete, Señor! ¿Hasta cuándo…?
Ten compasión de tus servidores. R

Sácianos en seguida con tu amor,
y cantaremos felices toda nuestra vida.
Alégranos por los días en que nos afligiste,
por los años en que soportamos la desgracia. R

Que tu obra se manifieste a tus servidores,
y que tu esplendor esté sobre tus hijos.
Que descienda hasta nosotros la bondad del Señor;
que el Señor, nuestro Dios,
haga prosperar la obra de nuestras manos. R

Lectura de la carta a los Hebreos 4, 12-13
La Palabra de Dios discierne los pensamientos y las intenciones del corazón

La Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de doble filo: ella penetra hasta la raíz del alma y del espíritu, de las articulaciones y de la médula, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.
Ninguna cosa creada escapa a su vista, sino que todo está desnudo y descubierto a los ojos de aquel a quien debemos rendir cuentas.

Aleluya Mt 5, 3
Felices los que tienen alma de pobres,
porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 10, 17-30
Vende lo que tienes y sígueme

Gloria a Ti, Señor

Jesús se puso en camino. Un hombre corrió hacia él y, arrodillándose, le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la Vida eterna?»
Jesús le dijo: «¿Por qué me llamas bueno? Sólo Dios es bueno. Tú conoces los mandamientos: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no perjudicarás a nadie, honra a tu padre y a tu madre.»
El hombre le respondió: «Maestro, todo eso lo he cumplido desde mi juventud.»
Jesús lo miró con amor y le dijo: «Sólo te falta una cosa: ve, vende lo que tienes y dalo a los pobres; así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme.»
El, al oír estas palabras, se entristeció y se fue apenado, porque poseía muchos bienes.
Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: «¡Qué difícil será para los ricos entrar en el Reino de Dios!»
Los discípulos se sorprendieron por estas palabras, pero Jesús continuó diciendo: «Hijos míos, ¡qué difícil es entrar en el Reino de Dios! Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de Dios.»
Los discípulos se asombraron aún más y se preguntaban unos a otros: «Entonces, ¿quién podrá salvarse?»
Jesús, fijando en ellos su mirada, les dijo: «Para los hombres es imposible, pero no para Dios, porque para él todo es posible.» Pedro le dijo: «Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.»
Jesús respondió: «Les aseguro que el que haya dejado casa, hermanos y hermanas, madre y padre, hijos o campos por mí y por la Buena Noticia, desde ahora, en este mundo, recibirá el ciento por uno en casas, hermanos y hermanas, madres, hijos y campos, en medio de las persecuciones; y en el mundo futuro recibirá la Vida eterna.»

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Segunda Lectura ~ Hebreos 4, 12-13

Nuestra lectura de la Carta a los Hebreos comenzó el domingo pasado y continúa hasta el domingo 33 del Tiempo Ordinario (siete domingos consecutivos en total). Se desconoce su autor, aunque siempre se ha aceptado la calidad inspirada del texto. Se lee más como una exhortación o sermón escrito que como una carta, y su teología es muy rica. Habla del sacerdocio eficaz de Cristo y de su naturaleza divina y humana, que le permite compartir y simpatizar con el sufrimiento humano.
El breve pasaje establecido para hoy se ve a veces como el texto de referencia para cualquier persona llamada a leer las Escrituras en la Iglesia. Enfatiza que la palabra de Dios no es simplemente una letra muerta registrada en un libro de hace mucho tiempo. Más bien está viva, es eficaz y no debe tomarse a la ligera. Es tan afilado como cualquier espada de doble filo y puede «descubrir todo», incluso nuestros pensamientos más íntimos. Si lo dejamos ir al centro de nuestro ser, exigirá nuestra respuesta.

La expresión «palabra de Dios» no se limita simplemente al significado literal de «Escritura». En griego, logos (‘la palabra’) proviene de la filosofía estoica griega y tiene varios otros significados, incluyendo ‘esencia’ o ‘sustancia de lo Divino’, recordándonos el comienzo del Evangelio de San Juan: ‘En el principio era el Verbo: el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios ‘ (Juan 1, 1).
Cuando consideramos lo que puede hacer la palabra, como, por ejemplo, su capacidad para «juzgar las emociones y pensamientos secretos», como se describe en el pasaje de hoy, queda claro que estas propiedades son las de Dios.

La imagen de la espada de la palabra de Dios no es exclusiva de este pasaje. San Pablo también lo usa en su carta a los Efesios: «Reciban la palabra de Dios del Espíritu como una espada» (Efesios 6, 17). También encontramos espadas en el Antiguo Testamento a la entrada del jardín del Edén para ‘guardar el camino al árbol de la vida’ (Génesis 3, 24), mientras que en el Libro de la Sabiduría, la ‘palabra todopoderosa de Dios’. … como una espada afilada que ‘trae la muerte a los egipcios’ (Sabiduría 18, 14-18).

Evangelio ~ Marcos 10, 17-30

Este pasaje es la tercera enseñanza de Jesús mientras viaja las 80 millas hacia el sur desde Galilea hasta Jerusalén (Marcos 8, 25 a 10, 45). Hemos leído en las últimas semanas cómo Jesús trata las cuestiones del matrimonio, el divorcio y los hijos. Hoy se centra en el dinero y las riquezas en el contexto del discipulado. Es un desarrollo de su mandato al comienzo del Evangelio de Marcos: «Ven y sígueme» (Marcos 1, 16).

«¿Qué debo hacer para heredar la vida eterna?»
La vida eterna mencionada aquí también podría llamarse el Reino de Dios o salvación. La respuesta de Jesús mostrará que lo que importa no es tanto «hacer» sino «dar».

«Tú conoces los mandamientos»
Jesús cita los mandamientos tal como aparecen en la Torá judía, como lo hubiera hecho cualquier rabino de la época. En primer lugar, defiende la necesidad de seguir la moral judía tradicional.

«Desde mis primeros días …»
Aunque a menudo se hace referencia a esta historia como la del «joven rico», no hay nada en la versión de Marcos que indique la edad del hombre.

«Hay una cosa que te falta …»
Marcos muestra a Jesús abogando por guardar los mandamientos tradicionales, pero también yendo más allá de ellos. Para ser discípulo hay que ‘amarse unos a otros como él los ha amado a ustedes’ (Juan 13, 34). Esto, por supuesto, implica abnegación y negación.

Los discípulos estaban asombrados
Sus creencias todavía estaban moldeadas por el Antiguo Testamento. En esa época se sostenía ampliamente que la riqueza era una señal del favor de Dios. En el Libro de Job, por ejemplo, Dios le devuelve a Job su fortuna como una señal de que ha recuperado el favor de Dios (Job 42, 10-17).

«Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja»
Mucho se ha escrito sobre esta frase. Para algunos eruditos es simplemente una expresión proverbial o una exageración aramea; para otros, el «ojo de la aguja» era una puerta real en Jerusalén. Tales puertas existían en la mayoría de las ciudades y permitían la entrada de la gente a la ciudad después de que se cerrara la puerta principal. Miden 3 pies x 4 pies, y un camello solo puede entrar arrodillado si todo lo que lleva ha sido descargado. El paralelo entre la descarga de un camello y la descarga de nuestras posesiones es claro. Sin embargo, muchos teólogos piensan que esta interpretación se dio para que el pronunciamiento de Jesús fuera menos severo y más aceptable para los oyentes.

fuente: https://stbeunosoutreach.files.wordpress.com/2021/08/prego-plus-28th-sunday-otb-2021.pdf

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.