Lecturas del Domingo XXV del Tiempo Ordinario (B)

«Cualquiera que reciba a uno de estos pequeños
en mi Nombre, me recibe a mí».

Las lecturas de este domingo hablan de sabiduría, pero desde diferentes perspectivas.

Podemos ver la primera lectura como una profecía de la Pasión del Señor, donde los ‘impíos’ miran con desprecio a quienes escuchan y siguen la voz de Dios, condenándolos a una muerte cruel.

El Salmo también habla de aquellos que no tienen respeto por Dios. Buscando la protección de Dios de las amenazas circundantes, el salmista ora con certeza: «Tengo a Dios por mi ayuda. El Señor sostiene mi vida «.

La segunda lectura señala que los celos y la ambición provocan división y rivalidad, en contraste con la sabiduría que viene de arriba. Tal sabiduría, que desea humildad y no gloria, nos lleva a la paz con nosotros mismos y se puede alcanzar mediante la oración. Es «esencialmente algo puro … es amable y considerado; está lleno de compasión y se muestra haciendo el bien «.

Jesús predice su propia muerte y resurrección a los discípulos, quienes no comprenden lo que esto significa (Evangelio). Han estado discutiendo cuál de ellos es el mayor, pero Jesús les enseña que la verdadera grandeza radica en ser siervo o esclavo de todos, especialmente de los débiles y los indefensos, simbolizado por el niño que abraza y coloca en medio de ellos. Al acoger y servir a los «niños pequeños», le damos la bienvenida a Dios.

Pidamos esta semana sabiduría para ver a Cristo en todos los «pequeños» que encontremos, y oremos por un espíritu de humildad y paz.

Jesús invita a sus discípulos  a hacerse como niños porque “a quien es como ellos pertenece el Reino de Dios”. Queridos hermanos y hermanas, los niños llevan vida, alegría, esperanza, también disgustos, pero la vida es así. Ciertamente llevan también preocupaciones y a veces problemas; pero es mejor una sociedad con estas preocupaciones y estos problemas, que una sociedad triste y gris porque se ha quedado sin niños. 

Papa Francisco
Homilía, 18 de marzo 2015

Lectura del libro de la Sabiduría 2, 12. 17-20
Condenémosle a una muerte infame

Dicen los impíos:
«Tendamos trampas al justo, porque nos molesta
y se opone a nuestra manera de obrar;
nos echa en cara las transgresiones a la Ley
y nos reprocha las faltas contra la enseñanza recibida.
Veamos si sus palabras son verdaderas
y comprobemos lo que le pasará al final.
Porque si el justo es hijo de Dios, él lo protegerá
y lo librará de las manos de sus enemigos.
Pongámoslo a prueba con ultrajes y tormentos,
para conocer su temple y probar su paciencia.
Condenémoslo a una muerte infame,
ya que él asegura que Dios lo visitará.»

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 53, 3-6. 8
R: El Señor es mi apoyo verdadero

Dios mío, sálvame por tu Nombre,
defiéndeme con tu poder.
Dios mío, escucha mi súplica,
presta atención a las palabras de mi boca. R

Dios mío, sálvame por tu Nombre,
porque gente soberbia se ha alzado contra mí,
hombres violentos atentan contra mi vida,
sin tener presente a Dios.  R

Pero Dios es mi ayuda,
el Señor es mi verdadero sostén:
Te ofreceré un sacrificio voluntario,
daré gracias a tu Nombre, porque es bueno. R

Lectura de la carta de Santiago 3, 16 – 4, 3
Un fruto de justicia se siembra pacíficamente para los que trabajan por la paz

Hermanos:
Donde hay rivalidad y discordia, hay también desorden y toda clase de maldad. En cambio, la sabiduría que viene de lo alto es, ante todo, pura; y además, pacífica, benévola y conciliadora; está llena de misericordia y dispuesta a hacer el bien; es imparcial y sincera. Un fruto de justicia se siembra pacíficamente para los que trabajan por la paz.
¿De dónde provienen las luchas y las querellas que hay entre ustedes? ¿No es precisamente de las pasiones que combaten en sus mismos miembros? Ustedes ambicionan, y si no consiguen lo que desean, matan; envidian, y al no alcanzar lo que pretenden, combaten y se hacen la guerra. Ustedes no tienen, porque no piden. O bien, piden y no reciben, porque piden mal, con el único fin de satisfacer sus pasiones.

Palabra del Señor

Aleluya Cf. 2Tes 2, 14
Dios nos llamó, por medio del Evangelio,
para que poseamos la gloria de nuestro Señor Jesucristo.

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 9, 30-37
El Hijo del hombre va a ser entregado. El que quiera ser el primero debe hacerse el servidor de todos

Gloria a Ti, Señor

Jesús atravesaba Galilea junto con suys discípulos y no quería que nadie lo supiera, porque enseñaba y les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo matarán y tres días después de su muerte, resucitará.» Pero los discípulos no comprendían esto y temían hacerle preguntas.
Llegaron a Cafarnaún y, una vez que estuvieron en la casa, les preguntó: «¿De qué hablaban en el camino?» Ellos callaban, porque habían estado discutiendo sobre quién era el más grande.
Entonces, sentándose, llamó a los Doce y les dijo: «El que quiere ser el primero, debe hacerse el último de todos y el servidor de todos.»
Después, tomando a un niño, lo puso en medio de ellos y, abrazándolo, les dijo: «El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí, y el que me recibe, no es a mí al que recibe, sino a aquel que me ha enviado.»

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Los invitamos a escuchar la reflexión de este Domingo en RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España: https://rezandovoy.org/reproductor/2021-09-19

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana

Segunda Lectura ~ Carta de Santiago

Hemos estado leyendo la Epístola de Santiago durante las últimas cuatro semanas, y Santiago es un escritor que se dirige a su audiencia en un lenguaje claro y directo.
La pregunta implícita en todo momento es: «¿Cómo puedo vivir una buena vida?»
En esto, Santiago está muy influenciado por la literatura sapiencial; en particular el Libro de Proverbios.
La cultura griega consideraba la sabiduría como la virtud más deseada. Es atractivo. Viene «de arriba», es decir, no es un logro humano, sino que viene de Dios. La sabiduría y la piedad están vagamente relacionadas: «Porque el Señor mismo es el dador de sabiduría» (Proverbios 2, 6). Santiago en realidad no dice cómo es la Sabiduría celestial, pero describe sus resultados. En muchos sentidos, estos son similares a los frutos del Espíritu enumerados por San Pablo en su Carta a los Gálatas: «amor, alegría, paz, paciencia, bondad, bondad, mansedumbre y dominio propio» (Gálatas 5, 22).
Al leer las líneas de Santiago sobre los pacificadores, no podemos dejar de recordar la séptima de las ocho bienaventuranzas del Evangelio de San Mateo: «Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios» (Mateo 5, 9).
Santiago escribe en un contexto de conflictos en las comunidades que lo rodean, y las «guerras y batallas» que menciona deben tomarse como una tendencia general, más que como eventos precisos.
Habiendo examinado la causa general del conflicto, da ejemplos específicos de por qué ocurre: «Es porque no rezas» por lo que quieres. Su consejo se hace eco del de los escritores de los Evangelios: p. Ej. Marcos 6, 33; Mateo 7, 7–11; Juan 14, 13-14.

Evangelio ~ Marcos 9, 30-37

El relato de San Marcos del viaje de Jesús a Jerusalén (8, 27- 10, 52) está en el corazón de su Evangelio. La lectura de hoy se enfoca en Jesús enseñando a sus discípulos lejos de las multitudes.

“El Hijo del Hombre será entregado en manos de los hombres; lo matarán … «
Jesús ha dejado ahora el norte, donde estaba a salvo, y se dirige a Jerusalén, donde sabe que lo traicionarán. Evita las multitudes para seguir instruyendo y preparando a sus discípulos para los próximos eventos.

«¿De qué hablaban en el camino?»
Cuando Jesús hizo esta pregunta a sus discípulos, ellos guardaron silencio, avergonzados. Todavía no habían entendido el verdadero significado de lo que Jesús les había estado diciendo. Todavía estaban pensando en su reino en términos terrenales y en el estatus que podrían obtener al ser parte de él.

Así que se sentó, llamó a los Doce …
Cuando un rabino estaba oficialmente enseñando y haciendo un pronunciamiento, se sentaba. Jesús tomó esta posición para enseñar a sus discípulos lo que significaba ser grande en su Reino. Pero su ambición de estatus debe canalizarse hacia el servicio: «Si alguien quiere ser el primero, debe ser el último de todos, el servidor de todos».

Luego tomó a un niño pequeño, lo puso frente a ellos …
En la sociedad de esa época, no había clase media: la gente era muy rica o pobre. La gente era juzgaba por quienes lo acompañaban.
Para ilustrar aún mas su enseñanza, Jesús abraza un niño pequeño, un ejemplo de uno de las más criaturas indefensas en la sociedad. Los niños tenían el
mismo estatus que los esclavos. (La gente a menudo tenía muchos niños ya que la tasa de mortalidad infantil era muy alta (50% menores de 16 años).)
Los cristianos debemos mostrar hospitalidad a personas con el mismo estatus delos niños en la sociedad: los marginados, los pecadores, los enfermos; todos aquellos que fueron tratados como niños en la comunidad. No tienen ninguna influencia en la que confiar y no pueden darte nada a cambio cuando les das la bienvenida en el nombre de Dios.

fuente: https://stbeunosoutreach.files.wordpress.com/2021/08/prego-plus-25th-sunday-otb-2021.pdf

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.