Al Dios Santo, Uno y Trino, ¡Gloria!: La Santísima Trinidad (S)

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo

El domingo pasado celebramos la fiesta de Pentecostés con la cual el tiempo de Pascua llega a su culminación. La fiesta de hoy de la Santísima Trinidad pareciera encerrar el tiempo pascual y todo el año litúrgico en la celebración del misterio central de nuestra fe.

Moisés, en la primera lectura, recuerda al pueblo todo lo que Dios ha hecho por ellos. Él es el único Dios, majestuoso y poderoso, pero cercano a ellos.

El Salmo alaba a Dios por su amor y fidelidad. Dios es la esperanza de todos los que le reverencian.

San Pablo, en la segunda lectura, nos recuerda que hemos recibido el Espíritu como hijos e hijas del Padre, a quien, como Cristo, podemos llamar Abba.

En el Evangelio, los discípulos reciben la comisión de salir y bautizar a todas las naciones en el nombre de la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Esta semana, oremos para comprender mas profundamente el misterio de la Santísima Trinidad mientras contemplamos estos textos bíblicos.

Queridos hermanos y hermanas, la fiesta de hoy nos invita a dejarnos fascinar una vez más por la belleza de Dios; belleza, bondad e inagotable verdad. Pero también belleza, bondad y verdad humilde, cercana, que se hizo carne para entrar en nuestra vida, en nuestra historia, en mi historia, en la historia de cada uno de nosotros, para que cada hombre y mujer pueda encontrarla y obtener la vida eterna.

Papa Francisco,
Ángelus, 31 de mayo 2020
Solemnidad de la Santísima Trinidad

Lectura del libro del Deuteronomio 4, 32-34. 39-40
El Señor es Dios – allá arriba, en el cielo, y aquí abajo, en la tierra – y no hay otro

Moisés habló al pueblo diciendo: «Pregúntale al tiempo pasado, a los días que te han precedido desde que el Señor creó al hombre sobre la tierra, si de un extremo al otro del cielo sucedió alguna vez algo tan admirable o se oyó una cosa semejante.
¿Qué pueblo oyó la voz de Dios que hablaba desde el fuego, como la oíste tú, y pudo sobrevivir? ¿O qué dios intentó venir a tomar para sí una nación de en medio de otra, con milagros, signos y prodigios, combatiendo con mano poderosa y brazo fuerte, y realizando tremendas hazañas, como el Señor, tu Dios, lo hizo por ustedes en Egipto, delante de tus mismos ojos?
Reconoce hoy y medita en tu corazón que el Señor es Dios – allá arriba, en el cielo, y aquí abajo, en la tierra — y no hay otro.
Observa los preceptos y los mandamientos que hoy te prescribo. Así serás feliz, tú y tus hijos después de ti, y vivirás mucho tiempo en la tierra que el Señor, tu Dios, te da para siempre.»

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 32, 4–6. 9. 18-20. 22
R: ¡Feliz el pueblo que el Señor se eligió como herencia!

La palabra del Señor es recta
y Él obra siempre con lealtad;
Él ama la justicia y el derecho,
y la tierra está llena de su amor. R

La palabra del Señor hizo el cielo,
y el aliento de su boca, los ejércitos celestiales;
porque él lo dijo, y el mundo existió,
Él dio una orden, y todo subsiste. R

Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles, 
sobre los que esperan en su misericordia,
para librar sus vidas de la muerte
y sustentarlos en el tiempo de indigencia. R

Nuestra alma espera en el Señor:
Él es nuestra ayuda y nuestro escudo.
Señor, que tu amor descienda sobre nosotros,
conforme a la esperanza que tenemos en ti. R

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma 8, 14-17
Ustedes han recibido el espíritu de hijos adoptivos que nos hace llamar a Dios «Abbá», es decir «Padre»

Hermanos: Todos los que son conducidos por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y ustedes no han recibido un espíritu de esclavos para volver a caer en el temor, sino el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios «¡Abbá!», es decir, «¡Padre!».
El mismo Espíritu se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios. Y si somos hijos, también somos herederos, herederos de Dios y coherederos de Cristo, porque sufrimos con Él para ser glorificados con Él.

Aleluya Cf. Apoc 1, 8
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,
al Dios que es, que era y que viene.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo 28, 16-20
Bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo

Gloria a Ti, Señor

Después de la Resurrección del Señor, los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús los había citado. Al verlo, se postraron delante de Él; sin embargo, algunos todavía dudaron.
Acercándose, Jesús les dijo: «Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Y yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo».

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Les compartimos, como cada fin de semana, la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España: https://rezandovoy.org/reproductor/oracion/2021-05-30

Notas sobre las lecturas de hoy

Hoy la Iglesia celebra la fiesta de la Santísima Trinidad, un misterio que está en el corazón de nuestra fe cristiana. Aunque la palabra «Trinidad» no aparece en la Biblia y no se define fácilmente, fue fundamental para la experiencia de los primeros creyentes, como lo es fundamental para nosotros. Nuestra identidad cristiana se define por nuestro bautismo «en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo», y reconocemos la Trinidad cada vez que hacemos la señal de la cruz.

Segunda lectura – Romanos 8: 14-17

La carta de San Pablo a los Romanos ocupa el primer lugar en el Nuevo Testamento, aunque de ninguna manera es la primera de las epístolas. Aquí Pablo le escribe a la iglesia en Roma, que incluía tanto a judíos como a gentiles, una iglesia que espera visitar en un futuro cercano. Su intención no es corregir problemas específicos allí, sino proporcionar una base sólida para la vida cristiana y su futuro ministerio entre ellos. En lugar de buscar que los romanos cambien sus vidas por miedo, Pablo enfatiza la confianza y la gratitud que surgen de lo que Dios ha hecho por ellos y seguirá haciendo.
En el pasaje de hoy para el Domingo de la Trinidad, Pablo no «explica» la Trinidad como tal, pero usa un «lenguaje trinitario» claro donde el Padre, el Hijo y el Espíritu están todos estrechamente relacionados.
Los romanos valoraban mucho a los niños como herederos de su riqueza. Las parejas ricas e infértiles a menudo adoptan niños no deseados. Estos niños adoptados tenían los mismos derechos de herencia que los niños biológicos.
Jesús recibió el Espíritu en su bautismo y la voz de Dios lo proclamó como el Hijo de Dios (Mateo 3:17). De la misma manera, recibimos el Espíritu a través de nuestro bautismo y así nos convertimos en hijos de Dios, coherederos con Cristo. Así es como también nosotros podemos llamar con confianza a Dios ‘Abba, Padre’ como lo hizo Jesús en Getsemaní (Marcos 14, 36), y podemos decir la oración que Jesús nos ha dado con la misma confianza: ‘Padre nuestro …’
Al igual que con Cristo, esta identidad conlleva, sin embargo, sufrimiento «para compartir su gloria». Jesús mismo explicó esto a los discípulos en el camino a Emaús: «¿No estaba escrito que el Mesías padeciera para entrar en la gloria?» (Lucas 24, 26).


Evangelio Mateo 28: 16–20

Estos cuatro versículos se encuentran al final del evangelio de Mateo, registrando el último encuentro conocido entre Jesús y sus discípulos, y sus últimas palabras para ellos.

La montaña de Galilea
Las montañas tienen un valor simbólico. Suelen ser lugares de difícil acceso. Al hacer arreglos para encontrarse con los discípulos en Galilea, Jesús los invita implícitamente a recordar el comienzo de su viaje juntos.

La reacción de los discípulos: adoración y duda
Las reacciones de los discípulos están en consonancia con la forma en que se comportaron durante las apariciones de la Resurrección: algunos creyeron; otros dudaban. Sin embargo, el griego original puede implicar no que haya dos grupos distintos de personas («los adoradores» y «los que dudan»), sino que la frase podría significar «ellos adoraron, pero tenían dudas».

La Gran Comisión
Este es el nombre que tradicionalmente se da a los tres dichos de Jesús que se dan a continuación. Es una descripción concisa de lo que la Iglesia Primitiva consideraba que era su papel. Los nuevos cristianos actúan en virtud de esta comisión. Esta misma comisión se da a todos los discípulos y a nosotros, incluso si nosotros y, como ellos, a veces tenemos dudas o vacilaciones.

  • «Se me ha dado toda la autoridad»
    En otro lugar Jesús muestra su autoridad sobre la naturaleza (la calma de la tormenta Mc 4: 35-41) y sobre los espíritus (el endemoniado geraseno: Mc 5: 1–21). Dios es la fuente de su autoridad, como Jesús menciona anteriormente en su ministerio (Mt 11:27).
  • «Hagan discípulos de todas las naciones»
    Mientras que la audiencia principal de Mateo está compuesta por judíos, Jesús ahora busca llegar a todas las nacionalidades y razas.
  • «Bautícenlos y enséñenles»
    El trabajo de los discípulos está claramente definido. Deben hacer esto en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. La palabra griega para bautizar también significa «sumergir», no necesariamente en agua. Los discípulos, a través de su enseñanza del estilo de vida cristiano, deben «sumergir» a sus nuevos seguidores en la presencia de Dios: por encima de ellos (el Padre); junto a ellos (el Hijo); y dentro de ellos (el Espíritu).
    ‘Estaré con ustedes siempre’
    Estas últimas palabras del Evangelio de Mateo nos remontan a su inicio, recordando la Anunciación (cf. IV domingo de Adviento): «Le pondrán por nombre Emmanuel, que significa» Dios con nosotros «(Mt 1, 23).

La presencia viva de Jesús entre nosotros nos conforta y tranquiliza en nuestra misión evangelizadora.

fuente: https://stbeunosoutreach.files.wordpress.com/2021/04/prego-plus-trinity-year-b-2021.pdf

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.