La Ascensión del Señor (A)

¡El Señor asciende entre aclamaciones de alegría!

Con la fiesta de la Ascensión del Señor, llegamos al final de la vida terrenal de Jesús. Para los apóstoles, ha sido un viaje desde el sufrimiento y la muerte hasta la alegría de la resurrección. La Ascensión es otro gran paso para experimentar la presencia del Señor mientras continúan su trabajo.
La primera lectura da cuenta de la Ascensión de los Hechos de los Apóstoles. Habiendo sido instruidos por Jesús durante cuarenta días, ahora son testigos de su Ascensión y se les promete el don del Espíritu Santo.
El salmo se regocija en alabanza al Señor, que se eleva en lo alto y es aclamado como el rey de toda la tierra.
San Pablo, en la segunda lectura, reza para que podamos realizar plenamente nuestra propia gloriosa esperanza. Dios, nuestro Padre, al elevar a Jesús en alto, nos otorga la esperanza de compartir su gloria.
El Evangelio es corto y va al grano. Los once reciben la bendición de Jesús, ya que son enviados a difundir su Palabra por toda la tierra. También se les da la promesa de que Jesús estará con ellos para siempre.
Después de algunos meses muy difíciles, exigentes y dolorosos, a nosotros también se nos recuerda que el Señor siempre está con nosotros, ya que estamos siendo enviados continuamente en su Nombre.

fuente: https://stbeunosoutreach.wordpress.com/2020/05/14/the-ascension-of-the-lord-year-a-21st-may-2020/

«Jesús antes de irse dice: «Ve al mundo y haz discípulos». Ve: el lugar del cristiano es el mundo para anunciar la Palabra de Jesús, para decir que somos salvados, que Él vino para darnos gracia, para llevarnos a todos con Él ante el Padre».

Papa Francisco,
26 de mayo 2017

Orígenes de la Solemnidad

El jueves de la sexta semana de Pascua, 40 días después de la Resurrección, se celebra la Solemnidad de la Ascensión en el Vaticano y en algunos países del mundo, que en Italia, hasta 1977 también era una fiesta civil, el calendario pasa al siguiente domingo. En este día se conmemora el recuerdo del ascenso de Jesús al cielo, quien de hecho concluye su estadía terrenal entre los hombres para unirse físicamente con el Padre y no aparecer más en la Tierra hasta su Segunda Venida (Parusìa) para el Juicio final. Es una fiesta muy antigua cuyas huellas ya son evidentes desde el siglo IV. En el Credo de los Apóstoles se la menciona con estas palabras: “Jesús ha resucitado al cielo, se sienta a la derecha del Padre. Y nuevamente vendrá, en gloria, a juzgar a los vivos y a los muertos, y su reino no tendrá fin». El episodio está bien descrito en los Evangelios de Marcos y Lucas y en los Hechos de los Apóstoles.

fuente: https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2020-05/papa-francisco-solemnidad-ascension-jesus-resucitado-testimonio.html

Lectura de los Hechos de los Apóstoles 1, 11
Lo vieron elevarse

En mi primer Libro, querido Teófilo, me referí a todo lo que hizo y enseñó Jesús, desde el comienzo,  hasta el día en que subió al cielo, después de haber dado, por medio del Espíritu Santo, sus últimas instrucciones a los Apóstoles que había elegido.
Después de su Pasión, Jesús se manifestó a ellos dándoles numerosas pruebas de que vivía, y durante cuarenta días se les apareció y les habló del Reino de Dios.  En una ocasión, mientras estaba comiendo con ellos, les recomendó que no se alejaran de Jerusalén y esperaran la promesa del Padre: «La promesa, les dijo, que yo les he anunciado.  Porque Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados en el Espíritu Santo, dentro de pocos días».  Los que estaban reunidos le preguntaron: «Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?».  
Él les respondió: «No les corresponde a ustedes conocer el tiempo y el momento que el Padre ha establecido con su propia autoridad.  Pero recibirán la fuerza del Espíritu Santo que descenderá sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra».
Dicho esto, los Apóstoles lo vieron elevarse, y una nube lo ocultó de la vista de ellos.  Como permanecían con la mirada puesta en el cielo mientras Jesús subía, se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco,  que les dijeron: «Hombres de Galilea, ¿por qué siguen mirando al cielo? Este Jesús que les ha sido quitado y fue elevado al cielo, vendrá de la misma manera que lo han visto partir».

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 46, 2-3. 6-9
R: El Señor asciende entre aclamaciones

Aplaudan, todos los pueblos, 
aclamen al Señor con gritos de alegría; 
porque el Señor, el Altísimo, es temible, 
es el soberano de toda la tierra. R

El Señor asciende entre aclamaciones, 
asciende al sonido de trompetas. 
Canten, canten a nuestro Dios,
canten, canten a nuestro Rey. R

El Señor es el Rey de toda la tierra, 
cántenle un hermoso himno. 
El Señor reina sobre las naciones 
el Señor se sienta en su trono sagrado. R

Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los cristianos de Éfeso 1, 17-23
Lo hizo sentar a su derecha en el cielo

Hermanos:
Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, les conceda un espíritu de sabiduría y de revelación que les permita conocerlo verdaderamente. Que él ilumine sus corazones, para que ustedes puedan valorar la esperanza a la que han sido llamados, los tesoros de gloria que encierra su herencia entre los santos,  y la extraordinaria grandeza del poder con que él obra en nosotros, los creyentes, por la eficacia de su fuerza.
Éste es el mismo poder  que Dios manifestó en Cristo, cuando lo resucitó de entre los muertos y lo hizo sentar a su derecha en el cielo, elevándolo por encima de todo Principado, Potestad, Poder y Dominación, y de cualquier otra dignidad que pueda mencionarse tanto en este mundo como en el futuro. 
Él puso todas las cosas bajo sus pies y lo constituyó, por encima de todo, Cabeza de la Iglesia,  que es su Cuerpo y la Plenitud de aquel que llena completamente todas las cosas.

Palabra del Señor

Aleluia Mt 28, 19a. 20b
«Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos.
Yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo»
, dice el Señor

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según
Mi carne es verdadera comida y mi sangre la verdadera bebida

Gloria a Ti, Señor

Jesús dijo a los judíos:

Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la Vida del mundo».  Los judíos discutían entre sí, diciendo: «¿Cómo este hombre puede darnos a comer su carne?».  Jesús les respondió:«Les aseguro que si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán Vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día.  Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida.  El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él.  Así como yo, que he sido enviado por el Padre que tiene Vida, vivo por el Padre, de la misma manera, el que me come vivirá por mí.  Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron sus padres y murieron. El que coma de este pan vivirá eternamente».

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Te invitamos a escuchar la reflexión de RezandoVoy, un proyecto de los Jesuitas de España: https://rezandovoy.org/reproductor/oracion/2020-05-24

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.