Lecturas del Domingo XXII del Tiempo Ordinario (B)

«Pongan en práctica la Palabra»

Las lecturas de esta semana nos animan a prestar atención a las formas en que la palabra de Dios realmente influye en la forma en que vivimos nuestras vidas. Aunque con demasiada frecuencia fallamos en vivir de acuerdo con el ejemplo que se nos dio, no obstante, tenemos la seguridad de una abundancia de dones, debido al amor infinito de Dios por todos y cada uno.

En la primera lectura, Moisés explica al pueblo que es al obedecer las leyes que se les dan en los mandamientos que tendrán vida en la tierra, como les prometió el Señor.

La importancia de vivir activamente nuestra fe se enfatiza aún más en la segunda lectura. Aquí el autor exhorta a los judíos cristianos no solo a escuchar la Palabra, sino a hacer lo que la Palabra les dice, cuidando a los necesitados y viviendo una vida buena y honesta.

En el Evangelio, Jesús describe la palabrería de los fariseos, quienes, como se predijo en las palabras de Isaías, ofrecen «adoración sin valor». Su adhesión a las tradiciones y valores humanos aleja sus corazones de Dios.

Esta semana, es posible que queramos dedicar un tiempo para reflexionar, con la ayuda del Señor, en qué medida nuestras propias vidas reflejan los ideales descritos en el Salmo, que habla de la morada justa en la presencia del Señor. Entonces podemos pedir con confianza que el Señor nos muestre el camino que nos acercará cada vez más a su presencia.


Por tanto, ¿en qué consiste la felicidad que sale de un corazón puro? Por la lista que hace Jesús de los males que vuelven al hombre impuro, vemos que se trata sobre todo de algo que tiene que ver con el campo de nuestras relaciones. Cada uno tiene que aprender a descubrir lo que puede «contaminar» su corazón, formarse una conciencia recta y sensible, capaz de “discernir lo que es la voluntad de Dios, lo bueno, lo que agrada, lo perfecto”. Si hemos de estar atentos y cuidar adecuadamente la creación, para que el aire, el agua, los alimentos no estén contaminados, mucho más tenemos que cuidar la pureza de lo más precioso que tenemos: nuestros corazones y nuestras relaciones. Esta «ecología humana» nos ayudará a respirar el aire puro que proviene de las cosas bellas, del amor verdadero, de la santidad.

papa Francisco
mensaje jornada mundial de la juventud
15 de febrero 2015


Lectura del libro del Deuteronomio 4, 1-2. 6-8
No añadan nada a lo que yo les ordeno… observen los mandamientos del Señor

Moisés habló al pueblo, diciendo:
Y ahora, Israel, escucha los preceptos y las leyes que yo les enseño para que las pongan en práctica. Así ustedes vivirán y entrarán a tomar posesión de la tierra que les da el Señor, el Dios de sus padres. No añadan ni quiten nada de lo que yo les ordeno. Observen los mandamientos del Señor, su Dios, tal como yo se los prescribo.
Obsérvenlos y pónganlos en práctica, porque así serán sabios y prudentes a los ojos de los pueblos, que al oir todas estas leyes, dirán: «¡Realmente es un pueblo sabio y prudente esta gran nación!»
¿Existe acaso una nación tan grande que tenga sus dioses cerca de ella, como el Señor, nuestro Dios, está cerca de nosotros siempre que lo invocamos? ¿Y qué gran nación tiene preceptos y costumbres tan justas como esta Ley que hoy promulgo en presencia de ustedes?

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 14, 2-5
R: Señor, ¿quién habitará en tu Casa?

El que procede rectamente
y practica la justicia;
el que dice la verdad de corazón
y no calumnia con su lengua. R

El que no hace mal a su prójimo
ni agravia a su vecino,
el que no estima a quien Dios reprueba
y honra a los que temen al Señor. R

El que no se retracta de lo que juró,
aunque salga perjudicado.
El que no presta su dinero a usura
ni acepta soborno contra el inocente.
El que procede así, nunca vacilará. R

Lectura de la carta de Santiago 1, 17-28. 21b-22. 27
Pongan en práctica la Palabra

Queridos hermanos:
Todo lo que es bueno y perfecto es un don de lo alto y desciende del Padre de los astros luminosos, en quien no hay cambio ni sombra de declinación. El ha querido engendrarnos por su Palabra de verdad, para que seamos como las primicias de su creación.
Reciban con docilidad la Palabra sembrada en ustedes, que es capaz de salvarlos. Pongan en práctica la Palabra y no se contenten sólo con oírla, de manera que se engañen a ustedes mismos.
La religiosidad pura y sin mancha delante de Dios, nuestro Padre, consiste en ocuparse de los huérfanos y de las viudas cuando están necesitados, y en no contaminarse con el mundo.

Palabra del Señor


Aleluya Sant 1, 18
El Padre ha querido engendrarnos
por su Palabra de verdad,
para que seamos como las primicias de su creación.

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 7, 1-8. 14-15. 21-23
Dejan de lado el mandamiento de Dios, por seguir la tradición de los hombres

Gloria a Ti, Señor

Los fariseos con algunos escribas llegados de Jerusalén se acercaron a Jesús, y vieron que algunos de sus discípulos comían con las manos impuras, es decir, sin lavar.
Los fariseos, en efecto, y los judíos en general, no comen sin lavarse antes cuidadosamente las manos, siguiendo la tradición de sus antepasados; y al volver del mercado, no comen sin hacer primero las abluciones. Además, hay muchas otras prácticas, a las que están aferrados por tradición, como el lavado de los vasos, de las jarras y de la vajilla de bronce.
Entonces los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: «¿Por qué tus discípulos no proceden de acuerdo con la tradición de nuestros antepasados, sino que comen con las manos impuras?»
Él les respondió: «¡Hipócritas! Bien profetizó de ustedes Isaías, en el pasaje de la Escritura que dice:
Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me rinde culto: las doctrinas que enseñan no son sino preceptos humanos. Ustedes dejan de lado el mandamiento de Dios, por seguir la tradición de los hombres.»
Y Jesús, llamando otra vez a la gente, les dijo: «Escúchenme todos y entiéndanlo bien. Ninguna cosa externa que entra en el hombre puede mancharlo; lo que lo hace impuro es aquello que sale del hombre. Porque es del interior, del corazón de los hombres, de donde provienen las malas intenciones, las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, los engaños, las deshonestidades, la envidia, la difamación, el orgullo, el desatino. Todas estas cosas malas proceden del interior y son las que manchan al hombre.»

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Escucha la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España, para este Domingo: https://rezandovoy.org/reproductor/2021-08-29

~ Creciendo en la Fe ~
Notas sobre las lecturas de esta semana


Salmo 14 (15)

A menudo se piensa que este salmo es para una liturgia de entrada, o también podría verse como una especie de «curso de actualización» para los peregrinos que llegan a Jerusalén en su peregrinación anual. El templo tenía porteros, «para que no entrara nadie inmundo de alguna manera» (2 Crónicas 23, 19). Los que llegan preguntan quién puede entrar y el sacerdote (un levita) responde. Al hacerlo, les recuerda lo que se necesita para ser un verdadero discípulo.

Para el salmista, Dios vive en un «monte santo», y el templo es la casa de Dios; el lugar donde habita Dios. Las cualidades necesarias para encontrar a Dios aquí requieren que una persona:

  • Hacer buenas obras («caminar sin falta») y ser justo y veraz («actuar con justicia, decir la verdad»).
  • Cuidar de la propia familia y ser un buen vecino («no hagas daño a los parientes, no insultes al vecino»)
  • Manténgase en compañía de los que reverencian al Señor («honren a los que temen al Señor»)
  • No cobrar intereses por los préstamos y no aceptar sobornos («no cobrar intereses … no aceptar sobornos»)

Aquellos que hacen esto se ‘mantendrán firmes’ – a veces también traducido como ‘no tropezar’ ya que en el Antiguo Testamento era similar a estar arruinado.
La sociedad israelita primitiva era en su mayoría agraria y pobre, por lo que solo se prestaban las necesidades absolutas, y cobrar a los necesitados se consideraba irrazonable. Cuando la economía, más tarde, se volvió basada en el comercio, se podían cobrar intereses, pero solo sobre los bienes no esenciales (ver Éxodo 22, 15, Levítico 25, 36, Deuteronomio 23, 19).
Estos puntos de conducta recta no se relacionan con las prácticas litúrgicas correctas, sino con llevar una buena vida y confiar en el apoyo de Dios.

Evangelio Marcos 7, 1-8. 14-15. 21-23

Hoy volvemos a leer el Evangelio de San Marcos, donde retomamos la historia después de la alimentación de los cinco mil. La fama de Jesús creció entre la gente local que le traía a los enfermos para curarlos.

Los fariseos y los escribas vinieron de Jerusalén
Representan a la élite urbana de Judea, líderes judíos prominentes que han oído hablar de Jesús y sus discípulos. Siguen al pie de la letra la tradición de los ancianos, un conjunto de leyes no escritas que consideran tan vinculantes como la Ley de Moisés.

Sus discípulos estaban comiendo con manos inmundas
Ésta es una crítica velada de Jesús; no entrenó adecuadamente a sus discípulos.
El punto aquí no es de higiene, sino de no seguir las prácticas rituales de purificación. Al principio, esta ley solo se aplicaba a los sacerdotes (Éxodo 30, 17-21), pero los fariseos buscan extenderla a todos los judíos, posiblemente para afirmar su identidad como un grupo diferente, especialmente durante la ocupación romana.
Sin embargo, era mucho más difícil para los judíos que vivían en el país seguir esas reglas; no tenían el mismo acceso al agua, ni al tiempo ni al dinero necesarios.

Hay tantas otras prácticas (observancias)
Marcos se toma el tiempo para explicar a su audiencia gentil las leyes judías que eran el estándar con respecto a la purificación ritual.

Hipócritas
En griego antiguo, la palabra significa «actor», alguien que desempeña un papel. Para Jesús, el lavado ritual detallado es una acción fingida.

Dejas a un lado el mandamiento de Dios
Esta es la piedra angular de la fe cristiana: «Ama al Señor tu Dios y ama a tu prójimo como a ti mismo».

Te aferras a las tradiciones humanas
Jesús no condena el lavado ritual como tal; lo que objeta es que los fariseos buscan desplazar a Dios de ser el centro de sus vidas a favor de reglas transmitidas por la tradición. Están más preocupados por la letra de la Ley que por su espíritu.
Para Marcos era importante tranquilizar a sus lectores gentiles. Hay tensiones entre cristianos judíos y gentiles. San Pablo también los menciona en su carta a los Gálatas (capítulo 2).

Es desde adentro de donde surgen las malas intenciones
Ser inmundo no proviene de comer tal o cual alimento, o de lavarse o no lavarse, sino de un corazón impuro. En ese momento, el corazón era visto como el asiento del libre albedrío: la conciencia y las emociones.

fuente: https://stbeunosoutreach.files.wordpress.com/2021/07/prego-plus-22nd-sunday-otb-2021.pdf

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Un comentario sobre “Lecturas del Domingo XXII del Tiempo Ordinario (B)

  1. Es interesante saber que la palabra en griego para ‘hipocritas’ significa ‘actor’, alguien que desempeña un papel. Si se hubiese traducido como ‘actor’, no tendria la misma fuerza que ‘hipocritas’.

Responder a John Kelley Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.