Lecturas del Domingo XVII del Tiempo Ordinario (B)

«Sus manos eran como tierra debajo
del pan y su voz como un trueno sobre el»

San Efrén, el sirio (m. 373)

Las lecturas de este domingo nos recuerdan que Dios nos provee tanto física como espiritualmente.

En la primera lectura, Eliseo asegura a su siervo que cien personas serán alimentadas con solo veinte panes de cebada porque el Señor lo ha prometido, mientras que el salmista alaba al Señor que, al alimentarnos de su propia mano, ‘responde a todas nuestras necesidades’ .

San Pablo, escribiendo a la Iglesia de Éfeso (segunda lectura), asegura a la comunidad cristiana que, a pesar de cualquier evidencia en contrario, Dios, que unifica al pueblo, tiene el control.

Las tres lecturas se reúnen en el relato evangélico de la alimentación de los cinco mil (que es un presagio de la Eucaristía y el único milagro de Jesús que se narra en los cuatro evangelios). Jesús no solo supera el milagro de Eliseo, sino que demuestra que, al alimentar a la gente con sus propias manos divinas, Dios está unificando a la gente al satisfacer sus necesidades.

Oremos, esta semana, para tomar conciencia de que estamos en las manos del Señor, y para que nuestra vida dé frutos abundantes como resultado.

La multitud quedó impresionada por el prodigio de la multiplicación de los panes; pero el don que Jesús ofrece es plenitud de vida para el hombre hambriento. Jesús sacia no sólo el hambre material, sino el más profundo, el hambre de sentido de la vida, el hambre de Dios. Ante el sufrimiento, la soledad, la pobreza y las dificultades de tanta gente, ¿qué podemos hacer nosotros? Lamentarse no resuelve nada, pero podemos ofrecer ese poco que tenemos, como el joven del Evangelio. Seguramente tenemos alguna hora de tiempo, algún talento, alguna competencia… ¿Quién de nosotros no tiene sus «cinco panes y dos peces»? ¡Todos los tenemos! Si estamos dispuestos a ponerlos en las manos del Señor, bastarían para que en el mundo haya un poco más de amor, de paz, de justicia y, sobre todo, de alegría. ¡Cuán necesaria es la alegría en el mundo! Dios es capaz de multiplicar nuestros pequeños gestos de solidaridad y hacernos partícipes de su don.

Papa francisco
ángelus, 26 de julio 2015

Lectura del segundo libro de los Reyes 4, 42-44
Comerán y sobrará

En aquellos días:
Llegó un hombre de Baal Salisá, trayendo al hombre de Dios pan de los primeros frutos: veinte panes de cebada y grano recién cortado, en una alforja.
Eliseo dijo: «Dáselo a la gente para que coman.»
Pero su servidor respondió: «¿Cómo voy a servir esto a cien personas?»
«Dáselo a la gente para que coman, replicó él, porque así habla el Señor: Comerán y sobrará.»
El servidor se lo sirvió; todos comieron y sobró, conforme a la palabra del Señor.

Palabra del Señor

Salmo Responsorial 145, 10-11. 15-18
R: Abres tu mano, Señor, y nos colmas con tus bienes

Que todas tus obras te den gracias, Señor,
y tus fieles te bendigan;
que anuncien la gloria de tu reino
y proclamen tu poder. R

Los ojos de todos esperan en ti,
y tú les das la comida a su tiempo;
abres tu mano y colmas de favores
a todos los vivientes. R

El Señor es justo en todos sus caminos
y bondadoso en todas sus acciones;
está cerca de aquellos que lo invocan,
de aquellos que lo invocan de verdad. R

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Éfeso 4, 1-6
Un solo Cuerpo, un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo

Hermanos:
Yo, que estoy preso por el Señor, los exhorto a comportarse de una manera digna de la vocación que han recibido. Con mucha humildad, mansedumbre y paciencia, sopórtense mutuamente por amor. Traten de conservar la unidad del Espíritu, mediante el vínculo de la paz.
Hay un solo Cuerpo y un solo Espíritu, así como hay una misma esperanza, a la que ustedes han sido llamados, de acuerdo con la vocación recibida. Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo. Hay un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, lo penetra todo y está en todos.

Palabra del Señor

Aleluya Lc 7, 16
Un gran profeta ha aparecido en medio de nosotros
y Dios ha visitado a su pueblo.

✠ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 6, 1-15
Distribuyó a los que estaban sentados, dándoles todo lo que quisieron

Gloria a Ti, Señor

Jesús atravesó el mar de Galilea, llamado Tiberíades. Lo seguía una gran multitud, al ver los signos que hacía curando a los enfermos. Jesús subió a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Se acercaba la Pascua, la fiesta de los judíos.
Al levantar los ojos, Jesús vio que una gran multitud acudía al y dijo a Felipe: «¿Dónde compraremos pan para darles de comer?» El decía esto para ponerlo a prueba, porque sabía bien lo que iba a hacer.
Felipe le respondió: «Doscientos denarios no bastarían para que cada uno pudiera comer un pedazo de pan.»
Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: «Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero ¿qué es esto para tanta gente?»
Jesús le respondió: «Háganlos sentar.»
Había mucho pasto en ese lugar. Todos se sentaron y eran unos cinco mil hombres. Jesús tomó los panes, dio gracias y los distribuyó a los que estaban sentados. Lo mismo hizo con los pescados, dándoles todo lo que quisieron.
Cuando todos quedaron satisfechos, Jesús dijo a sus discípulos: «Recojan los pedazos que sobran, para que no se pierda nada.»
Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos que sobraron de los cinco panes de cebada.
Al ver el signo que Jesús acababa de hacer, la gente decía: «Este es, verdaderamente, el Profeta que debe venir al mundo.»
Jesús, sabiendo que querían apoderarse de él para hacerlo rey, se retiró otra vez solo a la montaña.

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Les compartimos hoy la reflexión de RezandoVoy.org, un proyecto de los Jesuitas de España, dedicada a Santiago, Apóstol, cuya fiesta se celebra este Domingo, 25 de Julio: https://rezandovoy.org/reproductor/2021-07-25

:Creciendo en la fe: Notas sobre las lecturas de hoy

Salmo 144

Algunos eruditos piensan que este salmo fue, en algún momento, el último de todo el libro, y que más tarde se agregaron otros cinco salmos para la gloria de Dios.
Su estructura es inusual. La primera palabra de cada verso comienza con una letra diferente del alfabeto hebreo, desde la primera hasta la última. Este dispositivo se utilizó para ayudar a memorizar el texto, para recitación privada o pública. También expresa plenitud total, más bien como un elogio «de la A a la Z». Textos como estos, llamados acrósticos, fueron obra de artistas altamente calificados.

El salmista alaba a un Dios cuyos atributos desea resumir y ensalzar. Se dirige a un Dios a quien reconoce como Rey (la gloria de tu reinado) y como un padre atento y amoroso (justo, amoroso, cercano, que concede los deseos de todos).
Dios también es quien nos da de comer. De hecho, la segunda estrofa se ha utilizado a menudo en monasterios y lugares de aprendizaje como una gracia antes de las comidas. Nuestra comida, ya sea para mantenernos físicamente bien o espiritualmente saludables en la Eucaristía, es siempre un regalo de Dios.
En el último versículo del salmo de esta semana también hay una indicación del tipo de oración que agrada a Dios. Es uno que viene «del corazón».

Evangelio ~ Juan 6, 15

Hoy y durante las próximas cinco semanas, el Leccionario deja de lado a Marcos por un tiempo y se centra en el sexto capítulo del Evangelio de San Juan. Este capítulo, que comienza con Jesús alimentando a los 5000, nos llevará a reflexionar sobre el Pan de Vida. Esta misma historia también se cuenta en los otros tres evangelios con ligeras variaciones.
En el Evangelio de Juan, los milagros se denominan «signos»; hay siete en total, de los cuales el de hoy es el cuarto. Cada signo nos dice más sobre quién es Jesús e indica claramente la presencia de Dios obrando entre la gente.
Hay varios paralelos entre esta historia y el episodio del Éxodo de Moisés, con la alimentación de los israelitas en el desierto.

La ladera evoca el monte Sinaí, y las preguntas y respuestas entre Felipe y Jesús recuerdan el intercambio entre Dios y Moisés sobre un tema similar (Números 11, 13-23).
También hay otros milagros de alimentación en el Antiguo Testamento, como lo demuestra la primera lectura de hoy (2 Reyes 4, 42–44).

El mar de Galilea o de Tiberíades
En el Nuevo Testamento, los lagos de Palestina se denominan «mares». Juan parece ansioso por localizar el lugar exacto de la alimentación, por lo que menciona Tiberias, una ciudad en la orilla occidental del lago, que lleva el nombre del emperador romano Tiberio.

200 denarios
Un denario corresponde al salario de un día.

Cinco panes de cebada
La harina de cebada era mucho más barata que el trigo y la usaban los pobres.

Jesús tomó los panes, dio gracias y los repartió.
El lenguaje aquí es muy eucarístico.

Este es realmente el Profeta que vendrá
Los judíos esperaban un profeta / Mesías. Muchos pensaron que sería Elías, cuyo regreso se había prometido antes del fin de los tiempos (Malaquías 4, 5).

Querían hacerlo rey
La verdadera naturaleza del reinado de Jesús se revelará en su juicio ante Pilato (Juan 18, 36).

fuente: https://stbeunosoutreach.files.wordpress.com/2021/06/prego-plus-17th-sunday-otb-2021.pdf

Escrito por

El lugar de encuentro de los Católicos latinos en Bangkok... de la mano de Cristo y bajo el amparo de María ... celebrando la fe en comunidad desde el 2002 ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.